“Un baldado de agua helada”
Su  ministerio: ¿Un sacrificio?


----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Texto en referencia: 2ª Corintios 6.3-13
“…antes bien, nos recomendamos en todo como Ministros de Dios…”
 
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La llamada de aquel hermano me llegó como un balde de agua helado a un moribundo por hipotermia. Sus primeras palabras luego del saludo fueron: 
“¿Cómo esta? -apenas si pude balbucear y continuo- Pero por favor no me diga nada negativo, El Evangelio es positivo, solo buenas noticias, no acepte en su corazón la tristeza, rechace todo aquello que le haga pensar en enfermedad, Dios es su medicina y respecto de lo material –lo económico- no sea hombre de poca fe, piense y viva como hijo del rey, Usted es un siervo y merece lo mejor de lo mejor.Usted esta pasando prueba por ser conformista". Es probable que a Usted – un erudito en la Escritura- esto le parezca risible, hoy a mí también –no siendo erudito por supuesto-.

Pero si cuando Usted recibe la llamada, está presidiendo una pequeña comunidad cuya economía arroja saldo en rojo al final del año, y que durante la última temporada ha visto atacada la salud de su familia por todo los flancos. Dos hospitalizaciones seguidas de la hija  de apenas siete años, una urgente y complicada operación a otra hija adolescente, muchas necesidades materiales, no poseer una sede propia para su Iglesia y vivir corriendo para pagar el arriendo, limitaciones en muchas áreas para los suyos, su esposa, sus cinco hijos, aun en las cosas más básicas, no tener una casa propia y vivir muy humildemente, ¿No es cierto que tal llamada es como un balde de agua helada a un moribundo por hipotermia? Y si al tratar de animar a su esposa, el hermano del auricular, (el del balde de agua) le dice: “No acepte la enfermedad para sus hijos, rechácela, Cristo murió por nuestras enfermedades, no importa su estado, para Usted, mujer de fe ya están sanos”. Ciertamente Usted quisiera tirar el auricular.

Bien, por providencial fortuna   “…yo y mi casa servimos al Señor [1]  y hemos sido medianamente instruidos por El a la luz de sus Benditas Escrituras y estamos, como dice Pablo, acostumbrados a vivir cualquiera que sean las circunstancias. Sabemos vivir en la abundancia y lo mismo en la escasez, todo lo podemos en Cristo que nos fortalece [2]. Sin embargo ¿cuántos cree usted,  de los que hoy recibieren una llamada como esta, entrarían en pánico espiritual? Lo más probable es que debido a la “anorexia espiritual”, por falta de alimento sólido [3], sean muchos los que entren en la depresión poniendo en duda si poseen o no la fe verdadera, si la tiene suficientemente grande como para alcanzar esos renglones de éxito que presuntamente deben alcanzar o, por lo menos, si deberían entrar a revisar si su teología es correcta o será que han defraudado al buen Dios que da tanto y a ellos tan poco. Quizá el Evangelio de aquellos es el correcto y el suyo no etc., etc., etc.


1. Su Ministerio ¿un Sacrificio o un sacrilegio?

Para hacerme entender en este punto entraré a definir que sacrificio es “La rendición o la destrucción de algo apreciado a cambio de algo que se considera de mayor valor[4]. Así por ejemplo los Israelitas – por ley mosaica- debían presentar sacrificios a Jehová, un palomino, un carnero etc. Sin duda ilustraciones, en mayor o menor grado, o tipificaciones, en otros casos, del sacrificio Glorioso y Eterno de nuestro Señor Jesucristo.

Ahora bien, sacrilegio por el contrario es “robar algo consagrado al servicio de Dios[5] o,  en otras palabras, si prefiere, darle un destino o uso distinto para lo cual ha sido consagrado. Los israelitas constantemente pecaron dándole un uso inadecuado a personas, animales, cosas, uso distinto de aquel para el cual Dios las ha había consagrado. Ejemplo, el pecado de Acán quien tomó el manto babilónico y le dio un uso distinto al que Dios dijo que debía dársele. En Deuteronomio 7.25 el Señor había advertido y mandado sobre el tema: “Las esculturas de sus dioses quemarás en el fuego;  no codiciarás plata ni oro de ellas para tomarlo para ti,  para que no tropieces en ello,  pues es abominación a Jehová tu Dios”."Advirtamos la forma en que Dios lo dice. No solo les advierte sobre la codicia de los ídolos recubiertos de oro: dice: No codicies siquiera el oro que tienen[6].

Mientras el sacrificio está fundamentado en el despojarse así mismo, dar, darlo todo, hasta el derroche, considerando que nada es suficiente para agradar a aquel que por su Gracia nos llamó a ser colaboradores en el ministerio de la reconciliación [7]; el sacrilegio está motivado por la codicia. Y ésta, la codicia, es la madre de los obreros fraudulentos [8], los falsos maestros, los falsos profetas.

Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo,  como habrá entre vosotros falsos maestros,  que introducirán encubiertamente herejías destructoras,  y aun negarán al Señor que los rescató,  atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones,  por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas.  Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda,  y su perdición no se duerme. 2a Pedro 2:1-3 

Noten que el fundamento de su falsedad es su avaricia y por ello le dan al Ministerio un uso sacrílego que dista a años luz del propósito para el cual, queridos hermanos, Dios nos llamó con mandamiento santo [9]. Hacen del ministerio comercio y de los creyentes mercadería. Estos “piratas espirituales” no solo enseñan, sino lo enseñan porque creen que la vida cristiana es una especie de dolce vita [10] , son como los Tobías del tiempo de Nehemias [11] , intrusos en el templo que no tienen parte en El Reino de Dios pero que viven para sus vientres y para sus propios deleites. Que no experimentan ni experimentaran nunca un verdadero dolor y amor por los perdidos y que solo buscan prosélitos para su provecho, nunca para presentarles el evangelio de Cristo. Permítanme citar a Brian H. Edwards, quien es su exposición del décimo mandamiento dice de estos “comerciantes de almas”:

[“La codicia no hará nada si no hay una recompensa de por medio. El capitán Cook desembarcó  en Tahití en 1769 y descubrió que una expedición anterior se había marchado dejando una cruz de madera pero sin ningún intento de llevar el cristianismo a los nativos. El gran explorador sopesó las probabilidades de que se estableciera una misión cristiana en el área y dijo: “No parece muy factible que se piense en tomar medidas de ese tipo, puesto que no pueden servir al propósito de la ambición publica ni a la avaricia privada; y, sin ese estimulo, puedo decir que nunca se llevará a cabo”] [12]


2. Definitivamente un sacrificio.

La pregunta continua ¿Es su ministerio un sacrificio o un sacrilegio? Es decir ¿nos fue dado para enriquecernos, llevar una vida lujosa, placentera y sin ningún tipo de incomodidad? O por el contrario la Escritura asegura que las marcas o cartas de presentación son lo opuesto. Bien, si estamos de acuerdo, Pablo es el teólogo por excelencia del ministerio y el Ministro en sus cartas, nunca pierde ocasión para apuntalar alguna enseñanza al respecto, más allá de las de Timoteo y Tito. Y en su segunda carta a los Corintios nos indica cuales son las cartas de presentación de un verdadero ministro de Dios:
 
No damos a nadie ninguna ocasión de tropiezo,  para que nuestro ministerio no sea vituperado; antes bien,  nos recomendamos en todo como ministros de Dios,  en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias; en azotes, en cárceles, en tumultos, en trabajos, en desvelos, en ayunos; en pureza, en ciencia, en longanimidad,  en bondad,  en el Espíritu Santo,  en amor sincero, en palabra de verdad,  en poder de Dios, con armas de justicia a diestra y a siniestra; por honra y por deshonra,  por mala fama y por buena fama;  como engañadores,  pero veraces; como desconocidos,  pero bien conocidos;  como moribundos, mas he aquí vivimos; como castigados, mas no muertos; como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo a muchos;  como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo. 2ª Corintios 6.3-13 Pasaje en referencia.

Necesidades, angustias, desvelos entre otras, son las marcas ineludibles, inconfundibles y siempre presentes del Ministerio de la Reconciliación al que hemos sido llamados como colaboradores de Dios [13]. Es una vida de constante sacrificio, muchas veces sacrificamos nuestra placentera vida conyugal, nuestra esposa, nuestros hijos, su salud y la nuestra. Su comodidad (que por cierto es también la nuestra) y la nuestra. Muchos trabajamos en países subdesarrollados a donde ni de postmodernidad se puede hablar cabalmente pues la modernidad no acaba de llegar. Donde poseer un terreno para edificar la congregación es un “sueño americano”. Donde sí se paga el arriendo del local, los pastores no tienen para las universidades o colegios de sus hijos, donde la seguridad social (salud, recreación etc.) son un lujo.

Como no teniendo nada… No hay duda que, si bien el cómo imprime en la oración el sentido de un símil o comparación, en la práctica es comúnmente una realidad. De todos los ministros del Señor que procuran predicar el Evangelio fielmente el porcentaje de los “pudientes” se cuenta de uno por cien mil, siendo esta una cifra bastante optimista. La realidad es que el ministerio es un sacrificio o no es ministerio.

Frank Dietz dijo: “Muchos tienen la idea que al sacrificar perdemos, no hay bendición, pero esto no es así. La iglesia de Antioquia participó del avance misionero de Pablo y Bernabé, las Iglesias  macedónicas  se convirtieron en un verdadero testimonio no solo a las Iglesias de Corinto, sino a nosotros”  [14].

Cuando el apóstol Pedro, mirando las cosas terrenales y no los intereses del reino quiso persuadir a Cristo a que desistiera del sufrimiento que significaba su ministerio mesiánico, luego de reprender a Satán quien sin duda estaba detrás de esto, reconvino a Pedro. La solicitud del apóstol parecía buena. Sin embargo estaba provocando a Jesús a la autocompasión  [15] (una de las muchas formas de egolatría). Y fue en este contexto en el que el Divino Maestro pronunció esta máxima cristiana del ministerio que Dios nos ha entregado:

Porque todo el que quiera salvar su vida,  la perderá;  y todo el que pierda su vida por causa de mí,  la hallará. Mateo 16:25 

Si el ministerio es un sacrificio. ¿Cuál ha sido el costo para Usted? ¿Qué cosas, personas u oportunidades a menospreciado por Amor al Pastor de Pastores, por amor a su Iglesia, por amor a Dios? ¿Cuál es su actitud hacia sus riquezas como el tiempo o posesiones materiales? Mientas veía una película de esas que uno no hubiera querido ver, donde el mal y el malvado son los héroes fui impresionado por la filosofía del gánster de gánsteres quién adoctrinando a los suyos les decía:
                                             
”Si quieren triunfar en el hampa y no ser atrapados deberán estar dispuestos a partir sin tener nada a lo cual deban apegarse. Y todo aquello a lo cual puedan abandonar sin dolor.

Créame, me parece frase de cajón para el ministerio. Con razón dijo el Señor que el impío es más listo para hacer el mal que el creyente para hacer lo bueno.


3. ¿Un baldado de agua helada?

Bien, a esta altura reconozco que el titulo de nuestra presente reflexión puede ser una exageración literaria para aquellos que conocen en verdad a su Dios y Salvador. Sus atributos, nombres, propósitos y bondades que ha revelado y quiere ministrar a su bendito pueblo escogido. Estos, sin duda, viven en una vida de piedad acompañada de contentamiento. Pero debo  confesar que a mí como quizás a muchos de los que leen esta nota no en pocas ocasiones me ha sucedido lo que aconteció a Asaf:

“Asaf, envidio a los arrogantes cuando vio “la prosperidad de los impíos”, pero más tarde, cuando hubo comprendido “el fin de ellos” llegó a la sabia conclusión de que salía mucho mejor parado simplemente “acercándose a Dios” (Salmo 73.3, 17,28) [16]
 
A pesar de que conocemos la verdad, sabemos a lo que fuimos llamados, se nos garantizó “aflicción en este mundo” Vivir como “ovejas en medio de lobos”, un mundo que “nos aborrece” y que nuestro reino "no es de este mundo", por tanto nuestra “corona” es de Gloria. A veces, como a Pedro, nos da no por mirar “Las cosas de Dios” sino “las cosas de los hombres”, y caemos de tal manera bajo la zaranda de Satán que de no ser porque Cristo ora “para que nuestra Fe no falte” ya hubiéramos vuelto atrás.

Por tanto, habiendo aceptado que a veces somos sorprendidos por estos baldados de agua helada, recordemos que hay quien ruega por nosotros y especialmente por nuestro ministerio. Así que, habiendo comprendido la lección, animemos a otros. Volvamos a nuestra tarea y confirmemos a nuestros hermanos. Terminemos recordando la promesa de nuestro Señor y Salvador:

…pero yo he rogado por ti,  que tu fe no falte;  y tú,  una vez vuelto,  confirma a tus hermanos. Lucas 22:32

Manuel Cendales S.

[1]   Josué 24.
[2]   Léase la carta a los Filipenses, especialmente el capitulo  4
[3]  (Hebreos 5.12-14)
[4]   Frank Dietz. La Restauración del Ministerio Bíblico. Editorial Unilit.
[5]  Frank Dietz. La Restauración del Ministerio Bíblico. Editorial Unilit.
[6]   Brian H Edwards. Los Diez Mandamientos para Hoy. Editorial Peregrino.
[7]   Léanse los capítulos 4 -6 de 2a Corintios.
[8]  2a Corintios 11.13.
[9]  2a Timoteo 1.9
[10] Foneticamente.
[11] Nehemias 13.1-8
[12] Brian H Edwards. Los Diez Mandamientos para Hoy. Editorial Peregrino.
[13] Lease su contexto
[14] Frank Dietz. La Restauración del Ministerio Bíblico. Editorial Unilit.
[15] Entonces Pedro,  tomándolo aparte,  comenzó a reconvenirle,  diciendo: Señor,  ten compasión de ti;  en ninguna manera esto te acontezca. Pero él,  volviéndose,  dijo a Pedro:   ¡Quítate de delante de mí,  Satanás!;  me eres tropiezo,  porque no pones la mira en las cosas de Dios,  sino en las de los hombres.
Entonces Jesús dijo a sus discípulos:   Si alguno quiere venir en pos de mí,  niéguese a sí mismo,  y tome su cruz,  y sígame. Mateo 16.22-23
[16] Brian H Edwards. Los Diez Mandamientos para Hoy. Editorial Peregrino. No codiciarás

Video-Felices los pacificadores

Pastor Manuel Cendales S.
Serie de sermones "Felices"

1. Felices los pobres en espíritu 2. Felices los que lloran
3. Felices los mansos
4. Felices los que tienen hambre y sed de justicia
5. Felices los misericordiosos 6. Felices los de limpio corazón
7. Felices los pacificadores
8. Felices los que padecen persecución por causa de la justicia

ESQUEMA DE LA PREDICACIÓN

"Felices los pacificadores"
Mateo 5.9

Mat 5:8  Bienaventurados los  pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios

Introducción
Quisiera anotar que:
Pobreza de espíritu y ser misericordioso están profundamente relacionadas.
Llorar por el pecado y ser limpio también están conectados.
De la misma forma mansedumbre y pacificadores tienen  directa relación.

Como hemos venido diciendo en todos los sermones de las bienaventuranzas. El sermón del monte, en el que son la introducción, describe el reino de Dios dentro, a  una persona no natural, una nueva creatura, regenerada por Dios.

Y es descrita en un ¨crescendo¨. En donde la humillación y la negación van en aumento.
Como dice El Dr. Martyn Lloyd-Jones¨: Esto debió ser humillante para los Judíos.

Esperaban que el  Mesías fuera:

Un gran rey y los liberara del yugo Romano.
Un Gran conquistador.
Una especie de Napoleón.

Incluso Juan el bautista pareciera tener esta idea. Pues le mando preguntar:

Lucas 7:19  y los envió a Jesús,  para preguntarle: ¿Eres tú el que había de venir,  o esperaremos a otro?

La gente luego del milagro de la multiplicación de panes y peces quisieron apoderarse de Él para hacerle Rey.

1.   Mi Reino no es de este mundo.

Juan 18:36  Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo;  si mi reino fuera de este mundo,  mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos;  pero mi reino no es de aquí.

A esta altura es importante resaltar que Bienaventurados los pacificadores y mi Reino no es de esté mundo están directamente relacionados.

No es de este mundo…
Si fuera de este mundo… sus siervos pelearían.

Cristo no está predicando un mundo ideal. Este mundo está bajo el gobierno de Satanás por soberana voluntad divina, si bien este fue vencido en la cruz por nuestro Señor, aun se le permite actuar, solo que  está atado por un eion, siglo, o era. La de la Iglesia a fin de Evangelizar el mundo, pero para la gran tribulación será desatado.

Gal 1:4  el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo,  conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,

Mat 24:4-14
4  Respondiendo Jesús,  les dijo:  Mirad que nadie os engañe.
5  Porque vendrán muchos en mi nombre,  diciendo:  Yo soy el Cristo;  y a muchos engañarán.
6  Y oiréis de guerras y rumores de guerras;  mirad que no os turbéis,  porque es necesario que todo esto acontezca;  pero aún no es el fin.
7 Porque se levantará nación contra nación,  y reino contra reino;  y habrá pestes,  y hambres,  y terremotos en diferentes lugares.
8  Y todo esto será principio de dolores.
9  Entonces os entregarán a tribulación,  y os matarán,  y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre.
10  Muchos tropezarán entonces,  y se entregarán unos a otros,  y unos a otros se aborrecerán.
11  Y muchos falsos profetas se levantarán,  y engañarán a muchos;
12  y por haberse multiplicado la maldad,  el amor de muchos se enfriará.
13  Mas el que persevere hasta el fin,  éste será salvo.
14  Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo,  para testimonio a todas las naciones;  y entonces vendrá el fin.

Los racionalistas pensaron cambiar el mundo para bien y lo empeoraron. Los postmodernistas lo llevaran a la bancarrota generalizada más allá del caos actual, es inevitable, está escrito.

Stg 4:1  ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros?  ¿No es de vuestras pasiones,  las cuales combaten en vuestros miembros?

¿Por qué fracasó la liga de las Naciones, la Naciones Unidas etc.… Por el pecado.
Esa es la raíz, como el lago estanque de aguas amargas que solo pudo ser endulzada por el Árbol de Jehová, prefigura de Cristo. El pecado ha de ser atacado por su raíz.

2.   ¿Cómo son los pacificadores?

Mat 5:9  Bienaventurados los  pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Los pacificadores son felices…. je, je, je
Los pacificadores son bienaventurados porque son distintos a todo el mundo.
Son diferentes porque son hijos de Dios.
No necesariamente son pacifistas. Son pacificadores.
No quiere decir una persona tranquila.
No es paz a todo costo.
No es un aplacador.
No es uno que no causa alborotos, si bien no se los propone.

Es pacifico porque no es pendenciero. Busca la paz en forma activa.
No se contenta con dejar las cosas como están.
´No quiere mantener el mantener el Satutos Quo.
Por encima de todo está siempre preocupado que todos los hombres estén en paz con Dios.
Ama, no busca lo suyo.
No es aquel que pone por encima de todo sus derechos.
Es indefectiblemente un siervo.
Busca siempre por objetivo final: La Gloria de Dios.
Controla su lengua.
Tardo en hablar, tardo en airarse.
Mide sus acciones y se pregunta:
No solo en que me afecta a mi sino
 ¿Cómo afecta a la Iglesia?
¿En que afecta a la Causa?
¿A toda la gente que depende de ello?
En cuanto comienza a pensar así comienza a contribuir a la paz.
Ama al enemigo y busca ayudarlo
A veces tendrá que humillarse y buscar a la otra persona.

3.    Cuán hermosos son sus pies

Rom 10:15  ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados?  Como está escrito:  ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz,  de los que anuncian buenas nuevas!

Los pacificadores, llevan la bandera de Gracia y Verdad.
Son Hijos de un Dios de Paz.

Heb 13:20  Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo,  el gran pastor de las ovejas,  por la sangre del pacto eterno,

Finalmente….

Y anuncian la paz mediante la sangre de Cristo.

Col 1:20  y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas,  así las que están en la tierra como las que están en los cielos,  haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.

Oremos…

Video-Felices los de limpio corazón

Pastor Manuel Cendales S.
Serie de sermones "Felices"


1. Felices los pobres en espíritu 2. Felices los que lloran
3. Felices los mansos
4. Felices los que tienen hambre y sed de justicia
5. Felices los misericordiosos 6. Felices los de limpio corazón
7. Felices los pacificadores
8. Felices los que padecen persecución por causa de la justicia


ESQUEMA DE LA PREDICACIÓN

"Felices los de limpio corazón"
Mateo 5.6

Mat 5:8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Introducción.
Hemos visto: Todos los hombres buscan ser felices pero equivocadamente, añadiendo cada vez más desgracia a sus vidas. Que Cristo comienza el Sermón del monte indicándonos “El camino para ir de dicha en dicha.
Que el Sermón del monte describe el carácter que debe tener todo cristiano. El Reino de Dios, No afuera, no arriba, sino dentro de si mismo.
Que las Bienaventuranzas son el comienzo del mismo y que describen las felicidades, que una tras otra y en orden lógico, son propias de un creyente, uno que ha sido llamado por Dios de manera eficaz.
Es Feliz al saberse “pobre de Espíritu” porque de tal manera accede al reino de los cielos.
Es feliz “al llorar su condición espiritual” porque es consolado, Hay esperanza para él, hay salvación mediante la FE.
ES feliz porque “los vituperios y aflicciones y vejámenes a los que se vea sometido” como creyente, son como señal apropiada que “La tierra será (es) suya”
Que estas felicidades no son naturales sino que vienen por La Gracia del Señor.

Mat 5:8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

1. Busca por dentro.
Quisiera que notáramos que hay un énfasis planeado, dirigido, intencionado de Cristo en esta felicidad. No el intelecto, no la voluntad, sino el corazón. ¿Qué significa esto?

No significa que Dios no se revele a nosotros por medio del intelecto, la primera razón por la que Jesús enfatiza en el corazón, sin duda fue por causa de los fariseos, la acusación que siempre les hizo fue que se interesaban en la apariencia externa de las cosas y no las de por dentro.

Así por ejemplo en el mismo sermón del monte unos versos adelante al referirse a la interpretación que estos hacían del 7º mandamiento "No adulteraras" el Maestro dice:

Mat 5:27 Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio.
Mat 5:28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.

La mayor preocupación de los fariseos era no caer físicamente en el adulterio, y si caían no ser sorprendidos en el acto. Más Cristo les muestra que el problema es de raíz, que no es simplemente evitar hacer el mal, sino el no querer hacer el bien.
El problema es radical. Depravación radical.
Como dijo en Génesis 6 ¨sus pensamientos son de continuo el mal¨
Desde el más sencillo deseo hasta el más ¨enaltecido pensamiento¨ está contaminado de maldad.

Esto fue revolucionario para aquellos religiosos. Cristo de ésta manera los encierra bajo pecado.

Como dice Martin Lloyd Jones: Los fariseos ¨desde el punto de vista externo aparecían irreprochables. Pero por dentro estaban llenos de rapacidad y maldad¨

Lo externo de la religión pero se olvidaban de lo más básico de la fe: EL AMOR A DIOS Y AL PROJIMO.

NO ALABA A LOS INTELECTUALES LO QUE LE INTERESA ES EL CORAZON.

El cristianismo no es meramente una cuestión de doctrinas, más allá de ello ES UN ESTADO DEL CORAZON.
Dice Lloyd Jones que ¨Cuando las personas, respecto del cristianismo, Han tenido solo interés intelectual, a menudo han sido una maldición para la Iglesia¨
¿Por qué este énfasis en el corazón y no en lo superficial? Bueno porque los fariseos todo querían resumirlo simplemente a una cuestión de conducta. Por que lo más importante es el estado del corazón.

Corazón aquí no es mero intelecto, no es solo afectos, ni voluntad puro. Corazón aquí es el centro de la personalidad. Mente, voluntad y afectos. Amaras al Señor tu Dios de esta manera integral.

Es decir ¨felices los de corazón puro¨ No solo pureza superficial, sino que brota de lo más profundo de su ser.
Luego inferimos que el corazón siempre es la raíz de todos nuestros problemas.

Mat 15:19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.

En este capítulo le está enseñando a los discípulos: lo que contamina al hombre. Al contrario de lo que dijo Russo: No es el medio el que daña al hombre, es el hombre quien daña al medio.


2. Engañoso Y perverso es…

Mat 5:8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Otra poderosísima razón por la que Cristo enfatiza en el corazón es porque este es descrito por Jeremías como un engendro de maldad:

Jeremías 17:9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?

No es un problema que se soluciona con solo cultivar el intelecto. Se puede ser muy culto…
No es un problema que se soluciona con solo cultivar las ¨buenas costumbres¨. Se puede ser muy cortes…
Es un problema de naturaleza…

En su libro Jeremías enfatiza una y otra vez en este punto:

Jeremías 13:23 ¿Mudará el etíope su piel, y el leopardo sus manchas? Así también, ¿podréis vosotros hacer bien, estando habituados a hacer mal?

La proclividad, inclinación natural del hombre, no es a hacer el bien, es hacer lo malo desde el vientre de su madre.

Es decir el hombre no puede hacerse cristiano… a no ser… que Alguien le cambie el corazón.

Jeremías 32:39 Y les daré un corazón, y un camino, para que me teman perpetuamente, para que tengan bien ellos, y sus hijos después de ellos.

O en palabras de Cristo, que reciba un corazón limpio. Y este es el camino verdadero a la máxima felicidad, máximo deleite, máxima satisfacción. Esta figura literaria significa haber sido limpiados por la sangre del cordero de Dios, Cristo:

Apocalipsis 22:14 Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad.
Apo 22:15 Mas los perros (homosexuales) estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira.

Ahora ser limpio de corazón connota: purificado, sin mancha. No hay duda que indica ser como Cristo. Quizá Usted ignore que cristianos connota Cristos pequeños.

3. Un corazón dividido

Mat 5:8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Un corazón puro, limpio es uno que no está dividido. Que tiene como su mayor deleite y objeto de su amor a Cristo, a Dios. Nadie puede tener realmente un corazón dividido:

Mat 6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

El hombre fue hecho para dirigir su amor en una sola dirección. De allí que el adultero sea infeliz, Pues que tiene que ver la luz con las tinieblas y Cristo con Belial.

De allí que la verdadero creyente aunque tenga el más tierno y fiel conyugue no le satisfaga completamente, sus hijos, sus tesoros sean solo sorbos de agua fresca en una camino en el desierto hacia el paraíso. Siendo ese paraíso Cristo mismo.

Esto significa que el cristiano ha de vivir para la Gloria de Dios en todos sus sentidos. Que ese debe ser el deseo supremo de su vida.

Hemos dicho en otros sermones invocando las palabras de Henry Scougal que la grandeza de un alma se mide por lo que ama. Por lo que es su deleite. Por lo que lo apasiona. Un hombre felicísimo es aquel que esta apasionado por Cristo, su Palabra, su Reino, su eternidad. Pero sobre todo por su persona. Desea más que todos los demás deseos. Le necesita más que a todas sus bendiciones, que a todos sus beneficios. Es desear por encima de todas las cosas conocerlo, amarlo, servirlo nuestro Señor afirma que solo así verán a Dios. Y con esto vamos al cuarto y último punto.

4. …Porque verán a Dios

Mat 5:8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

La máxima meta del cristianismo no es ser salvo.
La máxima meta del cristianismo no es ser perdonado.
La máxima meta del cristianismo no es ser adoptado como hijo de Dios.
La máxima meta del cristianismo no es ser coheredero con Cristo.
La máxima meta del cristianismo no es ser beneficiario de todos los afectos y bendiciones divinos.
La máxima meta del cristianismo no es ir al cielo.
La máxima meta del cristianismo no es heredar la tierra.
Su máxima meta es VER A DIOS…

Por eso es que es feliz el del limpio corazón por que se cumplirá su máximo deseo ver a Dios.

1Co 13:12 Ahora vemos por espejo, oscuramente; más entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.

Si bien es cierto hoy le vemos por la Fe en las cosas creadas…
Si bien es cierto hoy le vemos por la Fe en su benefactora providencia…
Si bien es cierto hoy vemos a Dios… como mirando al invisible..
La Biblia, su divina Palabra nos asegura que le veremos cara a cara…
Es decir que hoy es por la Fe, no será nada en comparación de lo que será aquel dia.

Es el Summun Bonum del Evangelio. Ver a Dios.
Para esto estamos destinados los creyentes, los escogidos.
De allí la importancia de poner la mirada en las cosas de arriba.

¿Cómo será esto? Bueno, por gracia, si bien Usted como creyente ha de esforzarse, su esfuerzo es deleitoso
Porque es como el esfuerzo de la crisálida.
Porque es como el esfuerzo de la mujer que va a dar a luz.
Porque es como el esfuerzo del naufrago que ha avistado tierra a poca distancia.

Aquí esta la razón medular de la declaración de Pablo:

Filipenses 1:21 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

No es el espíritu de depresión y existencialismo de Jean Paul Sartre.
No es la melancólica declaración de un suicida.
No es un grito de desesperación.
Es la voz de un hombre eternamente feliz.
Uno que le ha hallado sentido a la existencia.
Uno que sabe que este mundo de dolor y maldad es un pasar.
Es ganancia porque al morir llagaría a la meta señalada.

¿Pero cómo fue que comenzó todo esto?

Bien, porque Felices los de limpio corazón… porque ellos verán a Dios…
Esos son los cristianos… Gentes de corazón limpio… por la sangre de su Redentor.
Gentes Felices… pues tienen un futuro glorioso asegurado en la CRUZ DE CRISTO.

Pero y ¿Qué de aquellos que aun no conocen camino de salvación?

Que no se han reconocido pobres…
Que no lloran aun su condición pecadora…
Que no son mansos…
Que no tiene hambre y sed de la Justicia que es Cristo…
Que por no haber alcanzado misericordia no saben ser misericordiosos…

Bien, hoy puede Usted comenzar esa ruta hacia la Felicidad, hacia la bienaventuranza.
Hoy puede Usted invocar el nombre del Señor Jesucristo y ser Salvo.
Hoy por su Gracia , Dios por su espíritu puede darle un nuevo corazón:

Sal 51:7 Purifícame con hisopo, y seré limpio;
Lávame, y seré más blanco que la nieve.
Sal 51:8 Hazme oír gozo y alegría,
Y se recrearán los huesos que has abatido.
Sal 51:9 Esconde tu rostro de mis pecados,
Y borra todas mis maldades.
Sal 51:10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
Y renueva un espíritu recto dentro de mí.

Y esto será posible, porque Cristo lo gano para pecadores que vengan a ´El arrepentidos.

Oremos….

Video-Felices los misericordiosos

Pastor Manuel Cendales S.
Serie de sermones "Felices"

1. Felices los pobres en espíritu 2. Felices los que lloran
3. Felices los mansos
4. Felices los que tienen hambre y sed de justicia
5. Felices los misericordiosos 6. Felices los de limpio corazón
7. Felices los pacificadores
8. Felices los que padecen persecución por causa de la justicia


ESQUEMA DE LA PREDICACIÓN

"Felices los misericordiosos"
Mateo 5.7

Mat 5:7 Bienaventurados los misericordiosos,  porque ellos alcanzarán misericordia.

Introducción.
(En proceso de transcripción)

Video-Felices los que tienen hambre y sed de justicia

Pastor Manuel Cendales S.
Serie de sermones "Felices"

1. Felices los pobres en espíritu 2. Felices los que lloran
3. Felices los mansos
4. Felices los que tienen hambre y sed de justicia
5. Felices los misericordiosos 6. Felices los de limpio corazón
7. Felices los pacificadores
8. Felices los que padecen persecución por causa de la justicia


ESQUEMA DE LA PREDICACIÓN

"Felices los que tienen hambre y sed de justicia"
Mateo 5.6

Mat 5:6  Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia,  porque ellos serán saciados.

Introducción.

Hemos visto: Todos los hombres buscan ser felices pero equivocadamente, añadiendo cada vez más desgracia a sus vidas. Que Cristo comienza el Sermón del monte indicándonos “El camino para ir de dicha en dicha.
Que el Sermón del monte describe el carácter que debe tener todo cristiano. El Reino de Dios, No afuera, no arriba, sino dentro de si mismo.
Que las Bienaventuranzas son el comienzo del mismo y que describen las felicidades, que una tras otra y en orden lógico, son  propias de un creyente, uno que ha sido llamado por Dios de manera eficaz.
Es Feliz al saberse “pobre de Espíritu” porque de tal manera accede al reino de los cielos.
Es feliz “al llorar su condición espiritual” porque es consolado, Hay esperanza para él, hay salvación mediante la FE.
ES feliz porque “los vituperios y aflicciones y vejámenes a los que se vea sometido”  como creyente, son como señal apropiada que La tierra será (es) suya”

Que estas felicidades no son naturales sino que vienen por La Gracia del Señor.
Que las dos primeras tiene que ver con su actitud hacia si mismo.
Que la mansedumbre, su actitud hacia los demás.
Y que estas crecen en grado de dificultad, de humillación ya que en últimas reconocer así mismo pecador es mucho más fácil que oírlo de los demás.

Permítanme recordar una vez más que una Bienaventuranza conlleva  a la otra. Solo siendo “pobres de espíritu”  a nuestros propios ojos, nos llevara a “llorar” con un corazón quebrantado lo que nos conduce a ser personas mansas pues tal realidad nos muestra que “gracia y misericordia” hemos recibido y que somos como dijo Pablo “los primeros pecadores” y callaremos con toda seguridad  al ser afrentados si  recordamos de donde nos saco el Señor.


1.  En busca de la Felicidad

Mat 6:33  Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia,  y todas estas cosas os serán añadidas.

Todo el mundo busca la Felicidad.

El Dr. Martin Lloyd-Jones, quien antes de ser Pastor y teólogo fue medico de profesión por muchos años dice:
“De nuevo, hemos dicho que el hombre impío procura la Felicidad…  pero lejos de la justicia. Porque cada vez que coloca la felicidad delante de la justicia se condena  a la desgracia.
El mensaje del Evangelio es este: Solo pueden ser verdaderamente felices  los que buscan ser justos. Ponga la felicidad en lugar de la justicia y nunca alcanzará la verdadera felicidad…

… Pensemos que sufre una enfermedad dolorosa. En general el deseo de un enfermo tal es aliviar el dolor, y se entiende muy que así sea. A nadie le gusta el dolor. La única idea de este enfermo, por tanto, es hacer lo que  pueda para aliviarse  Sí; pero si el doctor que lo atiende también está preocupado solamente por aliviarle el dolor es muy mal doctor. Su principal deber es descubrir la causa del dolor y tratarla. El dolor es un síntoma maravilloso que la naturaleza provee para llamar la atención acerca de la enfermedad, y el tratamiento definitivo para el dolor es tratar la enfermedad, no el dolor. Así pues, si un doctor trata solamente el dolor sin descubrir la causa del mismo, no sólo actúa contra la naturaleza, hace algo que es sumamente peligroso para la vida del paciente. El paciente quizá no sienta dolor, quizá parezca estar bien; pero la causa del problema sigue presente. Pues bien, esta es la necedad de la que el mundo es culpable. Dice, 'Quiero verme libre del dolor, por tanto voy a ir al cine, o beber, o hacer lo que sea para olvidar el dolor.' Pero el problema es, ¿Cuál es la causa del dolor, de la infelicidad, de la desgracia?
No son felices los que tiene hambre y sed de Felicidad y Bienaventuranza. No, Bienaventurados los que tiene hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

2.  El deseo de liberación
Romanos 7:24  ¡Miserable de mí!  ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?

El deseo de liberarse del pecado y de todas sus manifestaciones.

El deseo de liberarse del pecado porque este le separa de Dios.

“El que tiene hambre y sed de justicia es el que ve que el pecado y la rebelión lo han apartado de Dios, y anhela restaurar esa antigua relación, la relación original de justicia en la presencia de Dios. Nuestros primeros padres fueron hechos justos en la presencia de Dios. Moraban en El y andaban con El. Esta es la relación que ese hombre anhela”

El deseo de ser justos ante Dios.

Pero también significa un deseo de verse libre del poder del pecado.

No solo en lo externo, sino en lo interno… Recordemos que el Sermón del monte hace referencia al Reino de Dios dentro de nosotros...

Es comprender que el mundo en el que vive esta bajo el dominio del pecado y de Satanás y a los tres aborrece y desea separarse absolutamente de ellos  Bajo el yugo de los cuales ha vivido.

3.  El deseo de Ser como Cristo.
1Co 11:1  Sed imitadores de mí,  así como yo de Cristo.

Gal 4:19  Hijitos míos,  por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto,  hasta que Cristo sea formado en vosotros,

Mat 5:6  Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia,  porque ellos serán saciados.
hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios,  a un varón perfecto,  a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;

“Desea verse libre del Yo”. En todas sus horribles manifestaciones, en todas sus formas. Ese monstruo horripilante que se manifiesta constantemente y que quiere controlarle.

Tener hambre y sed de justicia es desear ser santo positivamente.

Es desear mostrar los frutos del Espíritu

Es ansiar ser como el hombre  del Nuevo Testamento; En Cristo Jesús.

Significa que el deseo supremo que uno tiene en la vida es conocer al Padre y vivir en intimidad con El, andar con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. 'Nuestra comunión,' dice Juan, 'verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.' También dice, 'Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.' Estar en comunión con Dios quiere decir andar con Dios Padre, Hijo, y Espíritu Santo en la luz, en esa pureza y santidad benditas. El que tiene hambre y sed de justicia es el que anhela esto por encima de todo. Y a fin de cuentas no es nada más que un anhelo y deseo de ser como el Señor Jesucristo. Mirémoslo; contemplemos lo que los Evangelios dicen de él; contemplémoslo en la tierra encarnado; veámoslo en su obediencia a la ley santa de Dios; veámoslo cómo reacciona frente a otros, en su amabilidad, compasión y sensibilidad; veámoslo en sus reacciones ante sus enemigos y ante todo lo que le hicieron. Ahí está la imagen, y ustedes y yo, según la doctrina del Nuevo Testamento, hemos nacido de nuevo y hemos sido hechos otra vez según esa imagen y semejanza. El que, por tanto, tiene hambre y sed de justicia es el que desea ser así. Su deseo supremo es ser como Cristo.
Buscada primeramente el Reino de Dios y su justicia y todo lo demás…
  
4.  Quiere Decir; Conciencia de su  necesidad.
Romanos  7:24  ¡Miserable de mí!  ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?

No es un sentimiento pasajero; es algo que no deja de instarnos, conminarnos hasta que nos sea plena y absolutamente hecho realidad:
Gemimos… Duele… Incluso es algo que una vez aparece sigue en aumento hasta desesperarnos… Es algo que hace sufrir y agonizar…

5.  Es hambre y sed de Dios.
Salmo 42:1-2  Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas,
 Así clama por ti,  oh Dios,  el alma mía.
2  Mi alma tiene sed de Dios,  del Dios vivo;
 ¿Cuándo vendré,  y me presentaré delante de Dios?

Cuando el hijo prodigo tuvo hambre fue a alimentarse de algarrobas, pero cuando sintió morir de hambre, fue a su Padre

6.  La felicidad de Estos…
Mat 5:6  Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia,  porque ellos serán saciados.

“Serán saciados” ¿Por qué? …  porque recibirán lo que desean.
Cuando reconocemos esta muerte que hay en nosotros…
Esa hambre profunda… Entonces Dios nos concede este don bendito.

Esto es el Evangelio de la Gracia.
Todo Por Gracia.

“El cristiano debería saber que sus pecados son perdonados. No debería buscar esto, sino saber que lo posee”.

Ya fue saciado… Pero cuanto más es saciado… Más hambre y sed posee…  quiere ser absolutamente semejante A Cristo…

1 Juan 3:2  Amados,  ahora somos hijos de Dios,  y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser;  pero sabemos que cuando él se manifieste,  seremos semejantes a él,  porque le veremos tal como él es.

Oremos….