¿Confía en que sus buenas obras le salvaran?


¿Confía en que sus buenas obras le salvaran?

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.  Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. 
Efesios 2.8-10

En cierta ocasión un orgulloso rey convoco a toda su corte con el fin de que le hicieran el vestido más esplendoroso, valioso y ostentoso de todos los reinos. Se mostró dispuesto a pagar cualquier precio por alto que fuera. La noticia corrió por todo el reino y trajeron a cuanto sastre había. Uno tras otro vestido era desechado por el presumido monarca quien no hallaba uno que satisficiese su ególatra corazón.

Luego de cientos de frustrados intentos de sus sátrapas por satisfacer al soberano este dio un ultimátum asegurando que si en los próximos tres días no se lo confeccionaban todos los sátrapas de su corte serian ejecutados. En medio de la desesperación y gracias al instinto de supervivencia a dos de ellos se les ocurrió que engañarían al monarca presentándole un vestido “supuestamente” invisible que quien lo usara no podría verlo pero que despertaría la admiración y envidia de quienes lo observaran.

Llegado el día y persuadido el monarca se desnudó y vistió aquel supuesto vestido invisible y todos sus servidores levantaron voces de admiración. Al otro día se dio la exhibición delante de todo el pueblo y todos anonadados respondieron a los aplausos y vivas iniciados por los sátrapas, lo que hacía muy feliz al rey. Todo el pueblo aplaudía y admiraba el supuesto vestido sin mediar reparo hasta que un valeroso e imprudente niño se levantó y dio un grito que enmudeció al reino entero.... EL REY ESTA DESNUDO...


En la Biblia, la desnudez en muchas ocasiones hace referencia al estado de pecado y vergüenza del ser humano delante de un Dios tres veces Santo. Las buenas obras serian en este caso lo que el vestido invisible fue para el rey. No cubren su pecado porque solo evidencian su incapacidad para cubrirse.

En nuestra porción bíblica hallamos cinco puntos importantes a saber:
  •   Sola Gracia....
  •   Sola Fe...
  •   Solo Cristo...
  •   Solo Gloria a Dios.
  •   Solo Escritura.


Hoy veremos la primera.
Sola Gracia....
Porque por gracia sois salvos...
En el contexto de este pasaje, Pablo dice a los Efesios que Dios, que es rico en misericordia, da vida a los incrédulos que están muertos en sus delitos y pecados.


Muertos en el sentido espiritual y por tanto en cuerpo y alma entregados al mal. Sometidos por Satanás y esclavizados por su propia naturaleza pecaminosa. Y un muerto por definición no puede hacer nada a favor de sí mismo porque está muerto. Ni siquiera pedir ayuda, está muerto.

Ahora bien por su condición impía afrenta a Dios, y no hay nada bueno en el que pudiera influir la voluntad de Dios para darle vida, fue por GRACIA. La Gracia es aquella bondad, beneficio o bien que se otorga a alguien que no merece recibirlo.


Más aun, la decisión de otorgar esta tan apreciada salvación a ciertos pecadores fue tomada por Dios en su Santa Trinidad antes de crear lo creado, de la fundación del mundo, cuando tales personas favorecidas solo estaban en la mente de Dios. Fue allí donde fueron elegidas para recibir tan GRACIOSA Y ETERNA BONDAD.

Efesios 1:3-4 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, 4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.


Luego solo aquellos a quienes les es otorgada esta GRACIA responderán positivamente al llamado que Dios está hoy haciendo. Es por esto que Cristo dijo que ninguno puede venir a El sino le es dado por El Padre.

Notemos que aún no habían sido creados o como diría Pablo a los Romanos, no habían hecho ni lo bueno ni lo malo,

Rom 9:10-13 Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre 11 (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), 12 se le dijo: El mayor servirá al menor. 13 Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.

Para nuestro caso el favorecido es Jacob. El objeto de la gracia salvífica del Señor. En este pasaje es confirmada esta Gloriosa doctrina de la Elección por Gracia.

Notaremos que las obras presuntamente buenas que el pecador pretende hacer para justificarse ante Dios y con las que pretende hacerse “merecedor “del cielo, de la salvación, de la vida eterna, de las bendiciones del Señor, no tienen cabida.


Más adelante y en este mismo libro a los Romanos, Pablo les dice que Dios afirma que es por Gracia, que su propia conciencia (la del pecador) le debería anunciar su total indignidad y que lo único que pudiesen merecer seria la condenación eterna.

Que si prefieren auto engañarse tratando de ganar lo inganable por merito humano y solo posible de alcanzar por los méritos de Cristo, es porque están rechazando la GRACIA.

Rom 11:6 Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra.

Cuando el divino Hijo se encarnó, se hizo hombre vino facultado en su calidad de Mesías, de Salvador de Redentor para mediante su vida santa y obediente hasta la muerte y muerte de cruz otorgar GRACIA a los pecadores.

Juan 1:14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

De GRACIA porque no vino en esta primera ocasión para condenar sino para Salvar a los perdidos.

Por esto dice el Apóstol Juan aquí que vino Lleno...En griego χάρις (járis) que significa donativo, favor. Pero no es una GRACIA alcahueta o bonachona pues va de la mano con la verdad y Esta es la Verdad que siendo malvados e impíos los pecadores vino a salvar a los pecadores.

Pablo dice... por Gracia sois Salvos... refiriéndose a los escogidos.







Bajo esta perspectiva de méritos por obras en un mundo de hombres de corazón impío y muertos para Dios, hagámonos una pregunta de acuerdo a La Biblia, ¿quién podría ser salvo por sus propios méritos?

En la Biblia se nos dice que la vergüenza de la desnudez de Adán y Eva en su pecado, fue cubierta por Dios con vestidos que provenían de un sacrificio animal, símbolo del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

Recordemos nuestra ilustración del vestido invisible del rey. Este se creía cubierto pero su desnudez era evidente y absoluta frente a los ojos de aquel niño. Tal como sus intentonas de ganar a Dios por sus esfuerzos humanos.

No pretenda cubrir su maldad con supuestas buenas obras solo se hará acreedor a la ira de Dios porque estaría diciendo que en vano Cristo murió por los pecadores. A estos, los que tal hacen Dios los llama enemigos de la Cruz.

Filipenses 3:18 Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo;

Por último, quizás Usted se pregunte ahora, al ver la magnitud de su pecado, Cual es la altura, la anchura, la profundidad de tal GRACIA DIVINA.
Podría abrumarse hasta la muerte pensando que su pecado es demasiado grande y que su maldad es mucha, pero Cristo a esto responde:

Rom 5:20 Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia;


Donde abundó el pecado, la GRACIA TODOPODEROSA DIVINA es derramada desde la Cruz de Cristo y tal sacrificio es suficiente para perdonar no solo su condición pecadora, sino todos y cada uno de sus pecados.


No hay pecado, por abominable que sea, que LA GRACIA QUE ES EN CRISTO no pueda perdonar cuando el pecador viene a EL con arrepentimiento y FE.

Acójase hoy a esa Gracia que Cristo está salvando pecadores como Usted.



Que Dios premie vuestro esfuerzo queridos hermanos regalándoos muchas almas para su Reino. Gracias por predicar el EVANGELIO DE NUESTRO GLORIOSO SALVADOR Y REY.

Vuestro siervo,
                                           Manuel Cendales S.

Para descargar este mensaje evangelístico en formato PDF, dar un click aquí: !¿Confía en que sus buenas obras le salvaran?!