¿Qué cree que recibirá desde el cielo?


¿Qué cree que recibirá desde el cielo?


Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; Romanos 1.18


Para tener una ilustración apropiada para nuestra meditación bíblica de hoy, permítame citar, al famoso poeta libanés quien narro lo siguiente:  


Un día determinado, paso un perro sabio delante de un grupo de gatos. Y, reparando, que los gatos hablaban entre ellos, sin notar su presencia, se paro para oír la conversación. En ese instante uno de los gatos, de aspecto grave, se levanto y dijo así a sus camaradas: “Rezad hermanos míos pues   después de haber rezado mucho, no dudo que lloverán ratones del cielo.  Al oír esto, el perro rió para sí y, continuando su camino dijo: Son gatos sin  juicio e insensatos. ¿Acaso no está escrito desde siempre, lo que ya sabían mis antepasados? Que cuando rezamos no caen “ratones del cielo”, sino que llueven huesos.                                              Gibran Jalil Gibran (El loco) 



Es tal el desconocimiento que El hombre tiene de Dios, de su carácter y sus perfecciones que se ha imaginado insensatamente un “dios” a su estrecha y pecaminosa medida. Y un cielo que está a su disposición para satisfacer todos sus malvados deseos. 


Introducción.
Cuando un hombre o mujer desconoce a Dios no solo en cuanto a su existencia, sino mas bien en cuanto a su naturaleza  suele tener una imagen de El tan deformada que lleva  a concebirlo como un ‘Papa Noel” que solo está allí , en el cielo, para cumplir todos sus deseos. Algo así como el genio de la lámpara de Aladino.  Y que con solo frotar su “religión”  obtendrá todo aquello que su mente oscura le pide de aquel ser tonto dotado de poder y mucha complacencia.

Este mismo tipo de persona reflexiona de manera tan lineal sobre la persona de Dios,  que se convence así mismo que su manera de pensar y vivir no tiene relación con la manera como Dios responderá a sus peticiones. El, Dios, siempre estará a su despensa, él es demasiado bueno (y tonto) como para importarle su vida espiritual, sus buenas o malas obras. Piensa que Dios  siempre comprenderá y al final solo mostrará su infinito amor navideño. Se dice así mismo Es demasiado bueno para juzgar, castigar o enviar a alguien al infierno.

Qué lejos esta de la verdad si Usted piensa así. A la luz de nuestro versículo elegido, donde el apóstol Pablo hace referencia a uno de los atributos de Dios mas ignorados por la presente generación  a saber: La Ira de Dios. 

Desarrollaremos nuestra meditación en cuatro puntos:




1. La Santidad y la justicia de Dios.
Josué 24:19  Entonces Josué dijo al pueblo:   No podréis servir a Jehová,  porque él es Dios santo,  y Dios celoso;  no sufrirá vuestras rebeliones y vuestros pecados.

En el libro de Josué, este gran guerrero del pueblo de Dios afirma dos cosas a saber que Dios es Santo, es decir que no solo es Bueno, Amor, Omnipotente, Sabio, sino que todos sus atributos o perfecciones son...


...esencial, absoluta y eternamente incontaminadas, sin pecado. Que su Santidad es tal, que despierta un celo divino,  que no solo no consiente el pecado, sino que lo aborrece y esta siempre dispuesto a destruirlo. Y que por causa del pecado de Israel, no solo no podía servirlo, sino que Dios no está dispuesto a “sufrir”, admitir, soportar, consentir sus pecados y rebeliones.  Ningún pecador ni su pecado pueden estar delante de Él, sin que inevitablemente sufran las consecuencias de su justa ira.  


Isaías 6:1-5  En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime,  y sus faldas llenaban el templo. 2  Por encima de él había serafines;  cada uno tenía seis alas;  con dos cubrían sus rostros,  con dos cubrían sus pies,  y con dos volaban.3  Y el uno al otro daba voces,  diciendo:  Santo,  santo,  santo,  Jehová de los ejércitos;  toda la tierra está llena de su gloria.4  Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba,  y la casa se llenó de humo.5  Entonces dije:   ¡Ay de mí!  que soy muerto;  porque siendo hombre inmundo de labios,  y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos,  han visto mis ojos al Rey,  Jehová de los ejércitos.

2.  La Ley moral de Dios y vuestra imagen de El 

Que Dios no está dispuesto a permitir que nos hagamos de Él la imagen que se nos antoje: Veamos lo que dice el segundo mandamiento de su Santa ley: 

Éxodo  20:4-6  No te harás imagen,  ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo,  ni abajo en la tierra,  ni en las aguas debajo de la tierra.5  No te inclinarás a ellas,  ni las honrarás;  porque yo soy Jehová tu Dios,  fuerte,  celoso,  que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,6  y hago misericordia a millares,  a los que me aman y guardan mis mandamientos.


Prohíbe absolutamente hacer no solo imágenes de cera, sino cualquier tipo de imagen, incluso mental que perviertan su Santa Persona.  Notemos de nuevo aquí la Palabra Celoso. Es decir, dispuesto a castigar a aquellos que, como los gatos o el perro de nuestra ilustración, han hecho en sus corazones una imagen falsa de su SER.   Dios no permite que le comparemos con nada, El es único, Santo y Justo. 


Isaías 40:25   ¿A qué,  pues,  me haréis semejante o me compararéis?  dice el Santo.
Cuando una persona no conoce a Dios como debiera, construye un dios imaginario en su corazón que se acomode a su maldad.  

3. La naturaleza esencial del pecado del hombre.

Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; Ro 1:18



Noten que Dios esta airado contra este tipo de persona. La misma no  puede esperar de Él  sino su juicio, que tarde que temprano llegara.  Sin lugar a dudas, la razón por la cual el hombre y la mujer impía construyen en sus corazones dioses falsos, es decir distintos  al Dios verdadero de las Santas Escrituras, es porque en su pecaminosidad  pretende ignorar, ocultar, detener se halla en este mismo capítulo de la Biblia: 

Romanos  1:21  Pues habiendo conocido a Dios,  no le glorificaron como a Dios,  ni le dieron gracias,  sino que se envanecieron en sus razonamientos,  y su necio corazón fue entenebrecido. 22  Profesando ser sabios,  se hicieron necios,


No quieren reconocerlo tal y como El mismo se revela, se da a conocer por medio de la Biblia. Lo quieren adorar a su manera y no como Dios demanda. Son necios. Ignoran esta gran realidad espiritual y se engañan a sí mismos, por lo cual la Escritura dice: 


Gálatas  6:7  No os engañéis;  Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare,  eso también segará.

4. Y la ira de Dios sobre su hijo: Jesucristo.
Su mayor error es pensar “Un  Dios tan  bueno podría airarse contra mí”. Pero ¿cuál cree Usted que fue la razón por la que Cristo fue muerto en la Cruz? ¿Quien cree Usted que lo castigo así?  Dejemos que la Biblia misma no lo explique: 

2Co 5:21  Al que no conoció pecado,  por nosotros lo hizo pecado,  para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.


Cristo por amor a aquellos que reciben la verdad y la guardan se hizo pecado. Cuando Dios Padre miro a la cruz lo que vio fue la abominación y maldad de todos los que clamamos en Cristo misericordia. Y Dios que no transige con el pecado, ajustició  a su  Hijo en sustitución de los que creen, de los que aceptan su maldad y  arrepentidos, la abandonan y buscan la Santidad de Dios.  

¿Usted es uno de aquellos que retiene con injusticia la verdad, que ha hecho de Dios en su mente pecaminosa un “dios de bolsillo”?.  


Si Dios no retuvo su ira de su propio Hijo Divino, ¿cree Usted que va  a pasar por alto su pecado?  Ojala hoy Usted abrazara la Fe que es en Cristo y corriera a su cruz para recibir un nuevo corazón y fuera alumbrado su entendimiento para que alcanzara  la justicia de la Cruz. Y pudiera decir con los que creemos y procuramos vivir conforme a su Palabra: 


Isa 53:5  Mas él herido fue por nuestras rebeliones,  molido por nuestros pecados;  el castigo de nuestra paz fue sobre él,  y por su llaga fuimos nosotros curados.

Entonces ya no lo perseguiría la ira de Dios, ya nos estaría sobre Usted, sino que esa paz de Cristo, que sobrepasa todo entendimiento, le llenaría y garantizaría su Salvación del día del juicio de Dios. 

Que Dios premie vuestro esfuerzo queridos hermanos regalándoos muchas almas para su Reino. Gracias por predicar el EVANGELIO DE NUESTRO GLORIOSO SALVADOR Y REY.  

Vuestro siervo,   
                                           Manuel Cendales S. 


Para descargar este mensaje evangelístico en formato PDF, dar un click aqui: ¿Qué cree que recibirá desde el cielo?

!Amando las tinieblas!

¡Amando las tinieblas!

Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo,  
y los hombres amaron más las tinieblas que la luz,  porque sus obras eran malas.
Juan 3.19

El  profesor de sociología decía : El hombre es malo y sus obras son malas y que por esto merece  ser condenado por Dios, El estudiante de filosofía y letras, refunfuño ante tal aseveración y dijo: Eso es inaceptable profesor,  que en este siglo, en plena posmodernidad aun se crea ese viejo cuento de hadas, del pecado, del cielo y del infierno, nuestro buen maestro y pensador  Jean-Jacques Rousseau dijo  acertadísimamente que --El hombre es bueno por naturaleza- A esto replico pacifica pero firmemente el profesor: En cuanto a que el hombre es bueno o no por naturaleza, querido hijo, es tan verificable que basta ponerle en inmejorables condiciones y  ante la tentación cederá tan rápido como una barra de chocolate se derrite por el fuego o una mole de acero lanzada dos metros al aire cederá a la gravedad para estrellarse contra el piso. Permítame ilústraselo de otra manera –prosiguió le docente- Tanto tiene de bueno el hombre como la oscuridad tiene de luz o las tinieblas del sol del medio día.
El peor enemigo del pecador es la ignorancia de su propia condición” MOCS.

Introducción.
Al estudiar la naturaleza y sus criaturas  Usted encontrará  que todas ellas fueron hechas por Dios a fin de mostrarnos su Gloria y misericordia y contarnos de alguna forma la condición en que se encuentra el hombre sin Cristo. Hay sin duda ciertos animales que podríamos llamar  diurnos ya que desarrollan sus más importantes roles durante el tiempo que el sol están brillando, lo mismo podemos decir de algunas  plantas  e insectos. De la misma manera los hay que solo pueden vivir activamente bajo sombra y oscuridad, tal es el caso de los murciélagos,  los búhos, cierta clase ratones, serpientes, depredadores y muchísimas especies de lo que comúnmente llamamos alimañas.

Esta última clase de criaturas solo puede ser vista en actividad cuando el sol se oculta o las luces artificiales son apagadas. Y por naturaleza se esconden cuando ya la luz natural del sol o las linternas, lámparas o cualquier tipo de luz se hacen presentes.

En las Escrituras la oscuridad en lo general tipifica, ausencia de luz, turbación, maldad, engaño, ceguera, ignorancia de Dios y de sí mismo, caos y muerte. La luz por el contrario Bondad, paz, verdad, vista clara, conocimiento de Dios, santidad, vida eterna.

Martin Lutero el gran reformador dijo que EL hombre ignora su condición y naturaleza hasta que conoce a Dios, su Santidad sus perfecciones. Pero en el hombre viene a cumplirse aquel adagio popular que no hay peor ciego que el que no quiere ver.

De acuerdo a nuestro texto bíblico elegido veremos qué:


1. Dios es Luz, Cristo es Dios y por tanto es la luz.
Juan  1:1-4  En el principio era el Verbo,  y el Verbo era con Dios,  y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios.3  Todas las cosas por él fueron hechas,  y sin él nada de lo que ha sido hecho,  fue hecho.4  En él estaba la vida,  y la vida era la luz de los hombres.


Cristo, aquí llamado el Verbo, era con Dios, la segunda persona de la divina trinidad, Siendo tan divino como su Padre Celestial, fue el medio (La Palabra) por el cual Dios creó todas las cosas, El, Cristo fue imprescindible para crearlo todo; Eso lo incluye a Usted y el aire que respira así como el no solo corazón sino el palpito del  mismo. Usted vive, en términos biológicos, por que El vive.


Esa vida  que a Usted le parece tan natural, o propia de la “evolución” tiene su razón de ser en Cristo mismo. Y tal como lo dice al final del versículo cuatro, esta vida humana no solo es material sino sin duda espiritual. Adán y Eva Vivían espiritualmente antes de pecar. Pero junto con el pecado llego la muerte y no solo física sino ante todo espiritual:

Romanos  5:12  Por tanto,  como el pecado entró en el mundo por un hombre,  y por el pecado la muerte,  así la muerte pasó a todos los hombres,  por cuanto todos pecaron.

2. Cristo, la Luz vino al mundo.
Juan 1:9-11  Aquella luz verdadera,  que alumbra a todo hombre,  venía a este mundo.10  En el mundo estaba,  y el mundo por él fue hecho;  pero el mundo no le conoció.11  A lo suyo vino,  y los suyos no le recibieron.


El Mundo, la humanidad, viviendo en la oscuridad de maldad y pecado, ciego y sordo, ni quiso ver, ni oír a Cristo, quien vino con propósitos Salvadores. Su propio pueblo Judío le rechazo a pesar que todas las Escrituras del Antiguo Testamento advertían de su venida mesiánica, es decir redentora (Para morir en favor de muchos pecadores).  Cuando dice que  no le recibieron, es un eufemismo para decir que no solo no le recibieron, sino que le rechazaron, le blasfemaron, le escupieron y literalmente le mataron. Quisieron tapar del sol con un dedo. Qué ironía,  las tinieblas pretendiendo apagar la luz.

Juan 1:5  La luz en las tinieblas resplandece,  y las tinieblas no prevalecieron contra ella.

A pesar de su rechazo, la Luz siempre prevalece sobre las tinieblas. Es decir que cuando  el sol resplandece las tinieblas tienen obligatoriamente que huir. Lo que nos enseña este pasaje es muy sencillo. El pecado, la maldad, la muerte son la naturaleza de esta humanidad perdida, y Cristo, la Luz, vino a devolver la vista a los ciegos, a destruir las tinieblas del pecado, el mundo, Satanás, estas tinieblas fueron por El, Cristo, destruidas.
Con todo, todos los impíos, los pecadores, condenados justamente por su maldad, rechazan al Salvador. El profeta Isaías, nos dice que a pesar del rechazo generalizado, EL, Cristo, y su plan de Salvación  no puede ser frustrado.

Isaías 42:7  para que abras los ojos de los ciegos,  para que saques de la cárcel a los presos,  y de casas de prisión a los que moran en tinieblas.

El vino para dar vista a los ciegos, y no es una referencia al tema físico, sino a su condición espiritual. Aquí la oscuridad es comparada con una prisión. Es la prisión de pecado, de maldad, de hiel y amargura.  Sin duda, si Usted no tiene a Cristo, está preso en su propia oscuridad y su eternidad serán sin duda prisiones eternas.


3. ¡Amando las tinieblas!
Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo,  y los hombres amaron más las tinieblas que la luz,  porque sus obras eran malas. Juan 3.19


Tal como dijo el noble profesor de nuestra ilustración introductoria, El hombre es malo y sus obras son malas y que por esto es merece  ser condenado por Dios, con todo Dios envió a su divino Hijo para morir en la cruz, para salvar aquellos que en verdad lo aman. Es decir que reconocen su condición pecadora, y con FE y ARREPENTIDOS corren a Él para que le perdone y libre de la condenación Eterna.  Con todo, muchos no quieren a Cristo, porque no solo pecan sino que aman pecar, aman la condición de oscuridad en la viven, y por eso odian el Evangelio.


¿Sera por esto que Usted, huye, rechaza, repudia el Evangelio, vivir para Cristo, aceptar con fe y arrepentimiento al Bendito Salvador JESUCRISTO?
Cristo ya vino a la cruz, murió y resucitó, y le está ofreciendo a Usted Vida Eterna, El punto a resolver por su corazón es cuanto ama su maldad. No puede amar a Cristo y abrazar su maldad (su adulterio, su incredulidad, su idolatría, etc.) O ama a Cristo o ama sus obras que son malas, de esto depende su Salvación.


Isaías 5:20   ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno,  y a lo bueno malo;  que hacen de la luz tinieblas,  y de las tinieblas luz;  que ponen lo amargo por dulce,  y lo dulce por amargo!


Por último, una de las características de quienes rechazan a Cristo es calificar lo que hacen como bueno, justo, verdadero, apropiado y dan a sus conciencias palmaditas a fin de apaciguarla. Hacen de la verdad de Cristo, una mentira, diciendo que esto no es verdad, que es falso. Y tratan de sobrellevar la amargura de su corazón, propia de los inicuos, con traguitos de “dulce maldad”. Estos sin duda por su actitud ya están condenados.



Que Dios premie vuestro esfuerzo queridos hermanos regalándoos muchas almas para su Reino. Gracias por predicar el EVANGELIO DE NUESTRO GLORIOSO SALVADOR Y REY.


Vuestro siervo,
                                           Manuel Cendales S.


Para descargar este mensaje evangelístico en formato PDF, dar un click aqui: !Amando las tinieblas!