¿Por qué…los de limpio Corazón?

Pastor Manuel Cendales S.


¿Por qué…los de limpio Corazón?

Texto en referencia:
____________________________________________________________________
Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Mateo 5.8
____________________________________________________________________


En la última temporada en mi iglesia local vengo predicando una serie de sermones que he titulado FELICES, tratando, por segunda vez en los últimos años, de recorrer todo el sermón del monte. Esta serie tiene como base las “Bienaventuranzas” con las que nuestro Señor y Salvador da inicio al sermón.                                                                       

Coincido con aquella opinión histórica de los piadosos hombres que profundizaron en el tema y que concluyen que el sermón del monte es la descripción del carácter no de unos especiales creyentes, sino de todo cristiano. El Reino de Dios “en nosotros”.
                                                             

Las Bienaventuranzas son el camino seguro de felicidad eterna que emprende todo hombre que regenerado por el Espíritu Santo. Comienza por saberse “pobre de espíritu”, “llorando” su condición pecadora, bajo tal circunstancia tiene en poco el ser humillado, no se ofende por cuanto ahora es “manso”. Un “hambriento y sediento” de aquella justicia que no confía en sus propias obras (pues son inmundas) sino que espera por la fe en aquella alcanzada por su Salvador cuyo clímax fue la Cruz. Aquel que ha sido consolado y saciado. Ese que habiendo sido recibido en misericordia aprendió por el Espíritu de Dios a ser “misericordioso”.
                                                                                   

Quisiera profundizar mucho más en cada una de las “preposiciones” anteriores, sin embargo, quisiera ir al punto que dio lugar a nuestra presente reflexión “Felices los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”. ¿Por qué…de Corazón?
                                                                          

1. Un rotundo no al intelectualismo.
                                                                                 

Permítanme decirlo de otra forma. Quisiera que notáramos que hay un énfasis planeado, dirigido, intencionado de parte del Señor no hacia el intelecto per se, no a la voluntad, sino al corazón Creo que hay dos extremos sumamente peligrosos en cuanto a asumir la Fe cristiana se refiere. 
                                                                                 

El primero, es no darle ningún crédito al intelecto y asumir la “clásica postura” de desdeño frente a la importancia de la doctrina invocando equivocada y descontextualizadamente a Juan cuando dice: 
                                                                               

Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas. 1a Juan 2:20
                                                                                 

Noten que fuera del contexto pareciera que tener la “unción”-que refiere al Espíritu de Dios- niega la necesidad de prepararnos intelectualmente, de ignorar la importancia del conocimiento apropiado de la doctrina con el artilugio “que el creyente ya lo sabe todo”
Y pareciera que el apóstol Juan confirmase esta “extraña forma de interpretación” versículos más adelante:
                                                                             

Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él. 1a Juan 2:27.
                                                                                        

Si esta interpretación fuera correcta la “epistemología[1] de Juan se derrumbaría pues el mismo está enseñando a otros. Está instruyendo a la Iglesia. Contradiciendo lo que estos extraños intérpretes dicen que su carta enseña.
                                                                                     

Por otro lado no es lo que indica el contexto del pasaje. En los versículos 21 y 22 Juan les dice, a los destinatarios de su carta, que les ha escrito estas cosas a pesar que ellos ya las sabían. Al respecto Kistemaker dice:
                                                                              

“Juan escribe que los creyentes no son ignorantes sino que conocen la verdad, reconocen al Hijo y permanecen en El y en El Padre. Ellos deben tener bien en claro que hay personas que están tratando de extraviarlas del camino de la verdad de la palabra de Dios” [2] .
                                                                                

Esto es a lo que se refiere cuando dice que no tienen ya necesidad que se les enseñe. El Espíritu Santo ya se lo ha enseñando usando otras oportunidades, otros maestros- probablemente Pablo-, otras circunstancias. 
                                                                         

El segundo extremo es atribuirle al intelecto un papel de supremacía en cuanto a la Fe y vida cristiana. Lamentablemente el péndulo de la “cristiandad contemporánea” protestante oscila de tal manera que o está en el primer extremo o en éste. El del intelectualismo.
                                        
                                                                          

En filosofía, se denomina intelectualismo a la postura de quienes dan al intelecto preeminencia frente a lo afectivo y frente a lo volitivo. Por extensión, a cualquier exageración del papel del intelecto. ” [3] .
                                                                               

Ciertamente Dios hizo al hombre y le doto' de inteligencia porque quiere revelarse al hombre de una manera inteligente. Recordemos que al explicar a sus discípulos “la parábola del sembrador” dijo textualmente:
                                                                            

Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino. Mateo 13:19.
                                                                

Pero tal comprensión, si bien pasa por la mente ha de ser llevada al corazón. Leamos lo dicho por el rey Salomón en sus Proverbios:
                                                                                           

Hijo mío, no te olvides de mi ley,
Y tu corazón guarde mis mandamientos;
Porque largura de días y años de vida
Y paz te aumentarán.
Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad;
Átalas a tu cuello,
Escríbelas en la tabla de tu corazón;
Y hallarás gracia y buena opinión
Ante los ojos de Dios y de los hombres.
Fíate de Jehová de todo tu corazón,
Y no te apoyes en tu propia prudencia. Proverbios 3:1-5
                                                                                   

Permítame  citar al Dr. Martyn Lloyd-Jones, un hombre piadoso de corazón y fe reformada cuya obra teológica y exegética arroja mucha luz a la comprensión del texto sagrado:
                                                                          

Tenemos que volver a recordar que la fe cristiana no es en último término una cuestión de doctrina, o comprensión, o intelecto, sino que es un estado del corazón. Agrego inmediatamente, sin embargo, que la doctrina es absolutamente esencial; la comprensión intelectual es absolutamente esencial, vital. Pero no es solo esto. Tengamos siempre cuidado de no contentarnos con solo asentir intelectualmente a la fe o a un número dado de preposiciones. Tenemos que hacerlo así, pero que terrible es detenerse ahí. Cuando las personas han tenido solo interés intelectual en este terreno a menudo han sido maldición para la Iglesia. Esto se aplica no solo a la doctrina y a la teología. Se puede tener un interés puramente mecánico por la Palabra de Dios, de modo que ser tan solo estudioso de la Biblia no quiere decir que todo vaya bien[4] .


De nuestro pasaje en referencia: Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Mateo 5.8, dice Lloyd-Jones “No alaba a los intelectuales; lo que le interesa es el corazón
                                                                    

Notemos, para cerrar este punto, que Dios nos constituyo en nuestro fuero interior en tres dimensiones inseparables, igualmente prepodederantes y que jamás –dije bien- jamás se separan en el continuo y cotidiano “quehacer” del alma humana. Intelecto, afectos y voluntad. 
             

2. Busca por dentro.
                                                  
Si bien, la palabra para corazón en griego es καρδία –kardía- que connota pensamientos o sentimientos (mente). La primera intención es aludir al interior del hombre, su interioridad integral. En palabras del Dr. Martyn Lloyd –Jones: “…según el uso común bíblico esta palabra corazón significa el centro de la personalidad. No quiere decir tan solo la sede de los afectos y las emociones. Esta bienaventuranza no quiere indicar que la fe cristiana sea algo básicamente emotivo, no intelectual o perteneciente a la voluntad. En absoluto. Corazón en la biblia incluye las tres cosas[5].
                                                           

Buscar por dentro seria una frase apropiada. Además que sintoniza correctamente con aquello de que el tema principal del Sermón del monte, es el carácter del cristiano, el reino de Dios “en nosotros”-los creyentes por supuesto-.
                                                                 

Otra razón, sin duda primordial, del por que'…los de limpio corazón, es porque el mismo Señor a lo largo de toda la Escritura insiste que hay esta la raíz del problema humano, esto es el pecado. En el Antiguo Testamento encontramos muchas porciones textuales al respecto:
                                      

En Génesis 6 Dios mismo afirma que el problema del hombre es que lleva el mal por dentro. 
                                                               

Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Genesis  6:5
                                                                     


Notemos que Dios no atribuye los pensamientos al intelecto meramente, como algunos podrían pensar sino al Corazón. Depravación total. Corrupción radical. Todo su fuero interno esta corrupto por tanto toda la persona espiritual-material.

El salmista por ejemplo al amonestar a Israel y recordarle a su generación la importancia de preservar y ensennar la Palabra de Dios a sus hijos, les insiste en  cual fue la base del problema por el cual tantos perecieron bajo el juicio divino en el pasado y afirma:
                                                                  

Pues sus corazones no eran rectos con él,
Ni estuvieron firmes en su pacto. Salmo 78:37
                                                                  

Pero como para no alargar esta pequeña reflexión. Cuando vino el excelso e inerrante intérprete de la Escritura, pues esta su propia palabra y voluntad, El Señor Jesús dijo a los judíos y por implicación hoy a nosotros: 
                                                                

¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. Mateo 12:34
                                                             

Notemos, insisto, que el hombre es bueno (justo) o malo (impío) según sea su corazón. De donde inferimos que el cristianismo no es un mero sistema de pensamiento (o filosofía). Tampoco un sentimiento compulsivo [6] . Judas lloro su traición a Cristo pero eso no quiso decir que se hubiera arrepentido. Ni por supuesto que la voluntad sea autónoma e independiente del intelecto y los afectos sino que tal como lo muestra Martin Lutero [7] esta obedece a la naturaleza (justa o impía) del individuo. Esto es lo que podemos entender del siguiente texto expresado por Jesús:
                                                                    

El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. Mateo 12:35
                                                                      
3. Un rotundo No al ritualismo
                                          

Pretendiendo hacer claridad en lo que significa el término ritualismo- si prefiere, lo que quiero decir con ritualismo- me encontré con una sorprendente definición en el internet a saber:
                                                   

Ritualismo m. Secta protestante inglesa que da gran importancia a los ritos y tiende a acercarse al catolicismo[8] .
                                                                

Pues si bien tengo que confesar que no profundice en el por qué de esta definición, es, sin embargo, la idea esencial de lo que quiero comunicar. 
                                                           

Para ser puntual, en primer lugar, invocando otra vez el comentario del Dr. Lloyd – Jones, como él, yo creo que en el texto referencia, ...Felices los de limpio corazon... históricamente hablando, Jesús alude a los fariseos. “La gran acusación que siempre les hizo fue que se interesaban por la apariencia externa de las cosas y no por lo de adentro. Desde el punto de vista externo aparecían irreprochables. Pero por dentro estaban llenos de rapacidad y maldad[9] . 

                                                                

En segundo lugar, en otras ocasiones el divino Maestro acusó a los fariseos de cambiar la ley de Dios por tradiciones de hombres particularmente en el tema ritual, en el caso que sigue el “lavamiento de las manos”
                                                                     

Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo:
Este pueblo de labios me honra;
Mas su corazón está lejos de mí.
Pues en vano me honran,
Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.
Y llamando a sí a la multitud, les dijo: Oíd, y entended:
No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre. Mateo 15:7-11.
                                                    

Volviendo a la iglesia contemporánea y su péndulo de oscilación ¿no le parece que es altamente probable que caiga en esta práctica por no entender a que se refería el Señor con esto del corazón?
                                                       

Finalmente: Los de Limpio corazón
                                               

Manteniendo en este último texto de Mateo cabe preguntarnos ¿de dónde proviene la infelicidad humana? Ya que en nuestro texto en referencia… Felices los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios…  Cristo está indicando el único camino seguro hacia la felicidad real y permanente afirmando que lo se requiere no es un mero “cambio de pensar (Intelecto)” o “afectiva (actitud) positiva” sino radicalmente un cambio de corazón:
                                                             

Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero el comer con las manos sin lavar no contamina al hombre. Mat 15:18-20

Para terminar recordemos que cuando David cometió uno (de sus muchísimos [10] ) pecados, quizás el más execrable ya que lo llevo' al asesinato, que fue su adulterio con Betzabe, el que desembocó en la muerte del esposo de 'esta: Hurias Heteo. En su oración de arrepentimiento, el rey  no pidió…. Señor dame una actitud positiva o cámbiame mi manera de pensar, sino que pidió de manera urgente:

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
Y renueva un espíritu recto dentro de mí. Salmo 51:10.

Manuel Cendales S.



[1] En Palabras sencillas La epistemología “es la razón del porque creo lo que creo”
[2] Simón Kistemaker. Comentario al Nuevo Testamento pág. 225.
[3] http://es.wikipedia.org/wiki/Intelectualismo
[4] El Sermón del Monte. Tomo Uno. Pag145. El Estandarte de la Verdad
[5] El Sermón del Monte. Tomo Uno. Pag146. El Estandarte de la Verdad.
[6] Dicho de una persona, que padece necesidad irrefrenable de realizar determinados actos; Dicho de un acto, realizado por una compulsión irrefrenable; "La compra compulsiva comparte algunos rasgos con las conductas adictivas (se les llama también adictos a comprar o «shopaholics»), particularmente ...
es.wiktionary.org/wiki/compulsivo
[7] Recomiendo lea “La voluntad esclava”. Obras de Martin Lutero. Volumen 4. Editorial LA AURORA.
[8] http://www.wordreference.com/definicion/ritualismo
[9] El Sermón del Monte. Tomo Uno. Pag145. El Estandarte de la Verdad.
[10] Recomiendo que lea “El rey pastor”. Lecciones de la vida de David. Por Roger Ellsworth.Editorial Peregrino