¿El cristianismo una comunidad exclusiva?

                                                    Pr Manuel Cendales S                                         
   
¿El cristianismo una comunidad exclusiva?
(Tomado de Primera nota, Revista Palabra Profética Edición de Julio 2010)
                                                                                                                                                                    
No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Mateo 7.21-23
                                                                                                                                   

                                                                                                                         Quisiera empezar con una pregunta ¿Es la iglesia de Cristo exclusiva? O en otras palabras, para no ser tildada de segregacionista y discriminadora ¿Debería ser la Iglesia de Cristo totalmente incluyente?

Fue mucho el tiempo que me tome para decidir el título de la presente reflexión. En medio de mis meditaciones hallé providencialmente mis apuntes, que cinco años atrás tomé con El Dr. Peter Jones, quien trajo a mi ciudad (Bogotá) una serie de conferencias sobre el “Gnosticismo en la postmodernidad” [1], pero particularmente me llamó la atención cuando habló del Monismo[2] , doctrina que pretende encerrar toda la humanidad, su procedencia, existencia, propósito y Fe en una sola religión universal, sin importar qué idea tenga cada cual de Dios; al fin y al cabo su postulado es la unidad, la fraternidad, la tolerancia y el “amor”, que es en últimas el que nos debe unir. Para el Monismo, cualquier camino es bueno para llegar a cualquier dios, en “un” mundo globalizado nada debe impedir “un” mundo unido, bajo “un” solo lema y buscando “un” solo mito[3].                                                                                                                     Pero claro, surgió la piedra en el zapato. El cristianismo Bíblico es el único obstáculo que impide tal unidad, es, según este movimiento pagano, el enemigo a vencer. ¿Por qué? Bueno, porque si bien no hace acepción de personas en su llamado al arrepentimiento por considerar que esa fue la gran comisión dada por El Salvador [4], por naturaleza es exclusivo. Si, así como lo lee, EL Dios de la Biblia así lo determinó.                                   


1. No todo el que me dice: Señor, Señor entrará en el reino de los cielos
                                                                                                                                   
                                                                                                                                                                         
No todo el que… En primer lugar, hay muchos señores, cada religión o corriente filosófica tiene el suyo propio. La palabra usada para Señor en griego es κύριος kúrios; de κῦρος kúros (supremacía); supremo en autoridad, ice (como sustantivo) controlador; por implicación Señor (como título de respeto):-Señor, soberano, ungido, hacer, amo, Cristo, Dios, dueño [5] .

Para el cristianismo bíblico, la única razón por la que tenemos por Canon la Biblia, es porque ésta es la Palabra de Dios, y es mediante ésta, que EL Señor, que hizo los cielos y la tierra y que envió a su hijo a morir por pecadores, se nos revela. En últimas, Dios (Él de la biblia y no otro) es nuestro soberano, suprema autoridad, nuestro redentor y queremos hacer ésa, su voluntad revelada y no otra. Y eso ya nos delimita y a la vez nos excluye de otras corrientes religiosas que como veremos también son excluyentes per se.


… sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

A diferencia de cualquier tipo de “cristianismo nominal”[6] , el cristianismo bíblico, verdaderamente evangélico, tiene por Estandarte, meta y propósito lo declarado por el salmista, quien a su vez alude a Cristo, nuestro modelo y ejemplo perfecto a seguir:

El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón. Salmo 40.8


2. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad[7]  
                                                                                                                                    
                                                                                                                                   
Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor,… El cristianismo bíblico, evangélico, es tan exclusivo que para ser parte del Reino, por Él expuesto, no basta con pretenderlo; pues el tal, es el fruto de la Elección incondicional y eterna de Dios…
                                                                                                                           
...según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, Efesios 1.4-5.

Y sus evidencias han de ser manifiestas en aquellos que presumen ser parte de este cristianismo (y no hablamos de mero conductismo). Son aquellos que sinceramente responden con fe y arrepentimiento al llamado de tal Evangelio[8] , y voluntaria y gozosamente se someten al Señorío de Cristo revelado en su Santa Palabra. De tal manera es exclusivo, y no inclusivo este cristianismo, que El Dios del mismo en su soberanía se reserva el derecho, no el de la Iglesia o de unos cuantos ungidos, sino el de Dios, por ser Dios, de tener misericordia a su discreción:


¿Qué, pues, diremos? ¿Qué hay injusticia en Dios? En ninguna manera. Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. 
Romanos 9.14-16.


Suya es la salvación, Sólo a Él le pertenece y Él la da a quien quiere. Tamaña declaración con todas sus implicaciones hace indefectiblemente al cristianismo evangélico no sólo exclusivo, sino especial y de carácter celestial y por tanto sobrenatural y divino tal como lo expresa el Espíritu Santo por medio de Pedro:

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 1ª Pedro 2.9

Y no es para menos pues tenemos la Gloriosa tarea de anunciar y no sólo de labios, sino con todo nuestro ser y vida.

3. ¿Segregacionistas?

                                                                                                                                  
Como ya lo dijimos, hay una diferencia entre no ser una comunidad totalmente incluyente y ser segregacionista. El cristianismo exige ciertas creencias a los miembros de su comunidad; no está abierto para todos. Por eso nos tildan de divisivos. Pero como dice Timothy Keller[9] La idea de una comunidad totalmente incluyente es una ilusión” Toda comunidad tiene sus creencias y principios que la delimitan y la hacen excluyente per se. Por ejemplo, se nos tilda de homofóbicos (homofobia. -Del ingl. homophobia-. f. Aversión obsesiva hacia las personas homosexuales). Ya que la Biblia condena tal práctica porque la considera pecaminosa (no conforme a la moral de Dios expresada en sus mandamientos), Y siendo la Biblia la voluntad revelada de Dios, Dios no sólo condena tal pecado, sino que literalmente al que lo practica y no se arrepiente:

¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, Corintios 6.9
                                                                                                                                   
Ahora bien, esto no es segregacionismo, ya que nuestro Evangelio les es predicado con generosidad. Sería lo mismo decir que la comunidad de los homosexuales también lo es. Permítame explicarlo en palabras del Pastor Keller:

Cada comunidad tiene algunas creencias en común, las cuales crean necesariamente fronteras, incluyendo a algunas personas y excluyendo a  otras de su círculo. Veamos un ejemplo: Imagina que uno de los 
miembros de la junta del Centro Comunitario para los Gays, Lesbianas y Transformistas anuncia: -He tenido una experiencia religiosa y ahora creo que la homosexualidad es un pecado- . Varias semanas después, esta persona continúa afirmando lo mismo. Imagina ahora que un miembro de la junta de La Alianza Contra Matrimonios del Mismo Sexo anuncia:- He descubierto que mi hijo es gay, y creo que tiene derecho a casarse con su  compañero- Sin importar lo amables y flexibles que sean los miembros de cada grupo,  llegará el día en que digan: -debes retirarte de la junta porque no compartes un compromiso en común con nosotros- La primera de estas comunidades tiene fama de ser incluyente, y la segunda de ser excluyente; pero en la práctica ambas operan casi del mismo modo. Cada una está basada en creencias comunes que actúan como límites, incluyendo a algunos individuos y excluyendo a otros[10]                                  
Y les predicamos nuestro Evangelio no sólo por Amor a los perdidos, esto es a los pecadores, y todo hombre lo es; sino por causa de nuestra propia conciencia. Como dice Pablo:
                                                                                                 
Por tanto, yo os protesto en el día de hoy, que estoy limpio de la sangre de todos porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios. 
Hechos 20.26-27 
                                                                                                                      Volviendo a la pregunta inicial ¿Es la iglesia de Cristo exclusiva? La respuesta, una vez expuesta esta reflexión es: ¡Sin la menor duda! Está compuesta por hombres, mujeres, jóvenes y niños que eran esclavos del pecado y fueron comprados por la Divina, Gloriosa y Eterna Sangre de Cristo; si eso no es “Exclusivo” ¿ qué más podría serlo?
                                                                                                                               
Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres. 
1ª Corintios 7.23
                                                                                                                                  
Manuel Cendales S.
palabraprofetica@hotmail.com



[1] El Imperio Gnóstico contraataca y Verdad bíblica, Mentiras paganas. Dictada por el Dr. Peter Jones en Bogotá en Junio del 2005. En la Iglesia cristiana Renacer y auspiciada por El Instituto Bíblico Reformado de Colombia.   
[2] EL Paganismo con fachada de religión verdadera.
[3] Un asesor de Hilary Clinton dijo: “Necesitamos un nuevo Mito”.
[4] Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28.19-20.
[5] Del diccionario Strong en español.
[6] Nominal. (Del lat. nominālis). adj. Perteneciente o relativo al nombre. || 2. Que tiene nombre de algo y le falta la realidad de ello en todo o en parte. Diccionario DRAE.
[7] Este es uno de los muchos pasajes bíblicos que indican tal exclusividad. Los muchos dirán… pero no todos…
[8] Hechos 2.37-38
[9] Pastor,  exitoso evangelista  y fundador de la  Iglesia Presbiterana Redentora en Nueva York.
[10] THE REASON FOR GOD. En español En   defensa de Dios Timothy Keller.  Grupo  Editorial Norma. Págs. 39-40.