El Estado: “Un caso de Conciencia”

El Estado: “Un caso de Conciencia”
 El Estado: “Un caso de Conciencia”

El Estado: “Un caso de Conciencia”
Con el fin de comunicar apropiadamente el sentido que quiero dar a la presente reflexión; quiero advertir que escribo este blog en circunstancias que imprimen a mi conciencia cierto afán por disertar sobre el tema: Tales como que en mis país en este instante se avanza en una carrera hacia la presidencia, competencia que a través de los medios de comunicación se evidencia como desleal de algunos de los que compiten, mezclando verdad y mentira sobre su oponente más acérrimo, de tal forma que hay un sabor ambiguo. Por otro lado multitud de correos que a diario llegan a nuestro e-mail (palabraprofetica@hotmail.com) de diferentes creyentes con posturas y comentarios poco Bíblicos aunque razonablemente motivados ya por los delitos y pecados que denuncian sobre este o aquel candidato, tomando partido abierto y polarizado por otro candidato al cual en su afán se niegan a ver sus particulares pecados. Otros motivos más tristes aun, como que algunos de los “profetas bajo unción” aseguran que Dios les mostró que el nuevo presidente será el candidato de sus preferencias. Reuniones preelectorales de muchos pastores con candidatos que a su turno prometen representar los intereses de la “Iglesia” (sin saber a ciencia cierta que o quien es ella) En fin, una muestra de la tamaña ignorancia que hay en el sector de la Iglesia protestante visible [1] en cuanto al tema del Estado. Un rechazo voluntario a ver lo que al respecto dice la Escritura.

El Estado: “Un caso de Conciencia”
El titulo dado al presente blog fue inspirado en la práctica puritana: “Los puritanos sonprecisamente famosos por su predicación pastoral. Ellos tomaban lo que denominaban “casos de conciencia” y los trataban en sus sermones; y al abordar estos problemas estaban resolviendo los problemas personales particulares de aquellos que los estaban oyendo[2]

Por supuesto, no pretendo sermonear pero si tocar este tema por causa de conciencia.

En primer lugar, si Dios es soberano, lo es sobre todas las cosas y también sobre la política, por ser la Biblia la Palabra de Dios y el principio de la Fe cristiana hemos de recurrir a ellas para guiarnos en nuestros criterios y actividades políticas. Quisiera no ser mal interpretado, no pretendo presentarle un partido o candidato político; más bien una vista general de cómo la Escritura ve el Estado y bajo la perspectiva de Dios y su bendito carácter revelado, es decir indudablemente, con la ética bíblica. No quiere decir que todas las ideas políticas del cristiano hayan de provenir exclusivamente de la Biblia, pues Dios tiene dos libros para revelarse Las Escrituras y la naturaleza con todos sus elementos historia, biografía humana etc.
                                                                      
El Estado: “Un caso de Conciencia”

Cinco son las principales jurisdicciones gubernativas que a mi entender expresan la Escritura y que si bien están correlacionadas son autónomas en sí mismas. La Familia, La Iglesia, El Estado, las Escuelas y Las organizaciones comerciales y sociales. 

El Estado no es el reino de Dios [3], es una entidad propia de la Gracia común de Dios que se origina no en la evolución humana, o tradición o costumbre de una tribu o acuerdo humano alguno, ni tampoco del desarrollo de la civilización. Sino que El estado es algo natural proveniente en primer lugar del impulso social implantado por Dios en el Hombre. Desde su creación el hombre fue creado con un sentido gregario [4].Aun así este sentido de cohesión social sería insuficiente sin un gobierno organizado para alcanzar propósitos definidos.

El Estado: “Un caso de Conciencia”
Por tanto el Estado por definición “es una comunidad política que radica en un territorio determinado, que se organiza bajo una forma de gobierno específico, y que es reconocido como supremo por el pueblo. El Estado se distingue de la sociedad en si por el hecho que presupone un gobierno. Además de tener un gobierno propio, la sociedad ha de orar en un territorio determinado. Una banda de gitanos, aunque llegue a tener su rey, no constituye un Estado; El Estado ha de tener siempre un dominio territorial propio.[5].

Luego el Estado es intrínseco al hombre por creación. Es decir fue hecho con un sentido relacional y gubernativo.

Génesis 1.26-28
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.
                                                                                                     
El Estado: “Un caso de Conciencia”

A esto es lo que muchos teólogos llaman el mandato cultural. Como dice Meeter si el hombre no hubiese caído en este sentido, permanecería: “En un mundo sin pecado el hombre tendrá la obligación de desarrollar en su plenitud la imagen de Dios, y al mismo tiempo incrementar a un grado máximo su tarea cultural. Además de las tareas individuales, se darán también tareas de asociación y de familia[6]. Y todo ello bajo un sentido de liderazgo o gobierno. Ya que gobernar es inherente a la deidad, y la criatura (hombre) es su imagen y semejanza bajo su gobierno. Éste a su vez gobierna la baja creación y en ese buen propósito lo hace en y bajo gobierno simultáneamente. No está por demás decir que aun en las esferas espirituales tal gobierno es evidente:
                                                                                                                        
 Colosenses 1.15-16 
El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. 
El Estado: “Un caso de Conciencia”

Siguiendo el pensamiento de Meeter, al hombre caer bajo pecado, el Estado en su gobierno viene a cumplir otras funciones como:“tener autoridad para estatuir leyes sobre los delincuentes, y requiere de tribunales para exponer y decidir la ley, y policía para lograr el cumplimiento de los códigos[7].



Romanos 13.1-4
Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. [8] 

Como quiera que El Estado no es absoluto, por ejemplo, no gobierna la Iglesia, La Familia etc; pues su función esencial es el “bonum commune naturale” En otras palabras su autoridad se limita a la esfera natural del bien común. Volviendo a Meeter “No puede inmiscuirse en asuntos espirituales, ya que no puede controlar la religión del corazón del hombre- y que en ocasiones se denomina conciencia-. En este aspecto con razón se ha llamado a la conciencia “el límite de la autoridad del Estado[9] Y por inferencia no puede ni debe decir a los Padres como educar a sus hijos salvo en lo que atañe a su esfera de autoridad, como tampoco determinar absolutamente las directrices educativas de las Escuelas, o de Asociaciones Comerciales o Filantrópicas salvo en aquellos puntos que regulan su relación con el ciudadano y/o el Estado y/u otras sociedades similares. Pues todas estas entidades tienen fines establecidos por Dios a la luz de la Escritura que constriñen sus conciencias y el Estado antes de serles tropiezo ha de facilitar tales tareas.
                                                                                  
El Estado: “Un caso de Conciencia”
                                                                            
El Estado no tiene la responsabilidad de predicar el Evangelio, solo facilitar su tarea a la  iglesia. De allí que los creyentes hemos de orar por un gobierno donde la libertad de conciencia sea claramente establecida y respetada, tanto en su constitución como en sus tres brazos gubernativos que se desprenden de Romanos 13 como uno de los pasajes más claros y concisos en el tema. Es decir, el Legislativo, el ejecutivo y el Judicial y tal como Calvino lo expresa ha de velarse porque mantengan una sana, necesaria e imprescindible autonomía.
                                                                                         
La Iglesia es el Reino de Dios en la tierra, si bien hemos de ir en contra de identificar El estado con El Reino de Dios, iremos “en segundo lugar, contra aquella noción que supone que entre ambos no se da una relación mutua. Dice Calvino [Aunque esta clase de gobierno es distinto de aquel Reino interno y espiritual de Cristo, con todo bajo ningún aspecto los hemos de considerar totalmente independientes el uno del otro]10
                                                                                                                         
El Estado: “Un caso de Conciencia”
Por definición bíblica no debiera haber un Estado ateo. Sin embargo recordemos que el mismo es una expresión de la Gracia Común y tal gracia es particular a los impíos. Por ello no es necesario que un Estado absolutamente sea Teocrático a la manera de la Antigua Nación de Israel bajo pacto Mosaico, para que los principios bíblicos para el tal cumplan su propósito. Todo gobierno es siervo de Dios sea democrático, aristocrático, Autoritario o Monárquico. 
                                                                                                                            
 2ª Crónicas 36.22-23
Mas al primer año de Ciro rey de los persas, para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, Jehová despertó el espíritu de Ciro rey de los persas, el cual hizo pregonar de palabra y también por escrito, por todo su reino, diciendo: Así dice Ciro, rey de los persas: Jehová, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos de la tierra; y él me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está en Judá. Quien haya entre vosotros de todo su pueblo, sea Jehová su Dios con él, y suba. 

Y en este sentido Dios cumple finalmente lo que se ha propuesto como Bondadoso y Bienhechor para con su Iglesia. Muchos creen que el modelo gubernativo ideal (me incluyo) es el democrático; sin embargo la Historia nos cuenta que la iglesia no solo ha sobrevivido, y mucho más que eso, se ha desarrollado y progresado bajo regímenes totalmente antagónicos probando que Dios tiene el control sobre el mundo y su historia[11] así como los Estados. 
 
El Estado: “Un caso de Conciencia”
Ahora bien, cuando enfrentamos elecciones (como en mi país las presidenciales) somos proclives a pensar cuál de todos los impíos[12] (eso son todos nuestros candidatos en Colombia) podrá ser el mejor, y en un sentido es nuestra responsabilidad elegir a aquel que más se acerque al ideal bíblico siendo a saber: “Que tenga conciencia que se debe a Dios y a su Palabra como norma de vida y gobierno” Sin embargo la misma historia universal y nacional nos cuenta que no en pocas ocasiones son puestos al frente los que más lejos o nada tienen en común con el ideal bíblico. De allí una de las principales tareas de la Iglesia expresadas por Pablo a su joven discípulo:
                                                                   
 1a Timoteo 2.1-2
Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias,por todos los hombres; 2por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad.
 
                                                                                    
Orar en todo tiempo, sin cesar. Esto sin perjuicio de la libertad de conciencia que tenemos para identificarnos con este u otro partido político o candidato, que ojala tenga temor de Dios- pues este es el principio de la sabiduría-[13] y recordando lo que así mismo dice el proverbio:

Proverbios 29.2
Cuando los justos dominan, el pueblo se alegra;
Más cuando domina el impío, el pueblo gime.
                                                                                                                    
Evitando conformarnos a este siglo de contiendas y debates electorales desleales donde quien más deshonre al otro probablemente “reinará” propio de un corazón Maquiavélico[14], sino que luchando lícitamente[15] recordemos ese atributo garante y suficientemente confiable para nosotros, su Pueblo, su Iglesia, los que invocamos a Cristo no solo como Salvador sino también como Señor:

Daniel 2.21
El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y
la ciencia a los entendidos. 


El Estado: “Un caso de Conciencia”

Pr Manuel Cendales S.
palabraprofetica@hotmail.com


1 Martin Lutero distingue la Iglesia visible, de lo que Él llama “La Iglesia escondida” que es la que verdaderamente lo es, conoce a Dios y es conocida por Dios. Pues a su juicio hay épocas en las que la que se llama Iglesia de Cristo, es precisamente aquella que se opone a Cristo y llama herejes a los que profesan la Verdad Bíblica como en su caso durante la Reforma. Así que visible es usado aquí en el sentido más benevolente y como Lutero lo dice “bajo la norma del amor” que cree que todo bautizado en aguas es creyente. Si bien bajo la “norma de la FE” hay serias dudas. Léase capítulo VII de su libro “La Voluntad Esclava” pág. 95ss. Editorial La Aurora.
2 Martyn Lloyd Jones. La predicación y los predicadores. Pág. 40. Editorial Peregrino.
3 Pilato le respondió: ¿Soy yo acaso judío? Tu nación, y los principales sacerdotes, te han entregado a mí. ¿Qué has hecho? Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. Juan 18.35-36
4 gregario, ría. (Del lat. gregarĭus). adj. Dicho de un animal: Que vive en rebaño o manada. Sentido natural del hombre a asociarse y vivir en sociedad.
5 La Iglesia y el Estado H. Henry Meeter. THE EVANGELICAL LITETATURE LEAGUE
6 Ibídem.
7 Ibídem.
8 Léase en los dos  blogs inmediatamente anteriores a este (Parte Baja ) al  Dr. Samuel Waldron quien hace un comentario a la Confesión de Fe de Londres de 1.689.En el tema de “El Gobierno Estatal” o “Autoridad Civil”
9 Ibídem. Pie de página 6.
10 Ibídem
11 Salmo 93
12 No justificados conforme a la norma de Fe bíblica.
13 Proverbios 1.7
14 Maquiavélico, ca. adj. Perteneciente o relativo al maquiavelismo. || 2. Que sigue las doctrinas del maquiavelismo. || 3. Que actúa con astucia y doblez. Diccionario DRAE.
15Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente. 2ª Timoteo 2.5