“EL INDULTO NO ES DIVINO”

EL INDULTO NO ES DIVINO

“EL INDULTO NO ES DIVINO”

“EL INDULTO NO ES DIVINO”
Si la definición correcta de la palabra indulto es una medida de gracia por la que la autoridad competente perdona total o parcialmente una pena impuesta en sentencia firme  a alguien, sin otra mediación para tal perdón que la “buena voluntad” de tal autoridad, “gracia”, o “filantropía” hacia el criminal (pecador), dejando sin castigar el crimen (pecado) lo cual más que verse justo, aparece como un premio e incentivo para que el  malandrín  continúe su carrera de impiedad y ser entendido como “pasar por inocente al pecador” sin que este realmente lo sea,  tenemos que decir enfáticamente que en ninguna manera Dios concede  indulto al impío.

El  “indulto”, tal como lo hemos definido, si bien es aplicable y hasta, para algunos,  plausible en cualquier estamento de la sociedad,  no es contemplado en El Evangelio ni en los principios bíblicos establecidos para la aplicación de la justicia divina  a los  pecadores sobre los que pesa la pena de muerte.

"El alma que pecare,  esa morirá…" Ezequiel 18:20ª  

Y no solo física sino muerte eterna. Bíblicamente hablando, tal muerte se le llama la 2ª Muerte
"El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.  El que venciere,  no sufrirá daño de la segunda muerte." Apocalipsis 2:11 


La aplicación de la justicia de Dios es evidente a lo largo de la historia de la humanidad,  Dios no ha cambiado 
Jehová es tardo para la ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable… Nahúm 1:3ª.

A diferencia del indulto, El Señor ofrece un camino de Salvación al pecador no con base en sus obras, pues este está   incapacitado para lo bueno, pero tampoco que la maldad de este se quede sin ser castigada.

El Evangelismo contemporáneo se equivoca fatalmente al presentar un Dios que es solo Amor olvidando que es Justo y que todas sus perfecciones están asentadas, permeadas y nutridas de su Santidad. Qué significaría sino esto lo expresado por el profeta al ver la Gloria de Dios:
"Y el uno al otro daba voces,  diciendo: Santo,  santo,  santo,  Jehová de los ejércitos;  toda la tierra está llena de su gloria Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba,  y la casa se llenó de humo.Entonces dije:   ¡Ay de mí!  Que soy muerto;  porque siendo hombre inmundo de labios,  y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos,  han visto mis ojos al Rey,  Jehová de los ejércitos." Isaías 6:3-5 

EL INDULTO NO ES DIVINO

Y eso que Isaías era uno de los hombres más nobles y piadosos de su época pero frente a la Santidad y Justicia de Dios se vio literalmente muerto.

“EL INDULTO NO ES DIVINO”
Note usted, que el Espíritu justiciero de Dios jamás dice “borrón y cuenta nueva”, como algunos indoctos interpretan, torciendo la doctrina divina; todo lo contrario, la teología Paulina establece claramente que el perdón de Dios no consiste en hacerse el de la “vista gorda” frente a las fechorías de los perversos y darles un golpecito en la espalda diciéndoles: “No hay problema, perdón y olvido”; por el contrario, casi todas sus epístolas, pero sobretodo en la dirigida a los Romanos, el Apóstol aclara varios principios de cómo Dios aplica su justicia:

1.    La Culpabilidad Comprobada

“EL INDULTO NO ES DIVINO”
En los primeros capítulos de la epístola, Pablo, haciendo las veces de fiscal universal, segmenta a la humanidad en tres grupos: Los no judíos (gentiles), los judíos (pueblo mesiánico) y la iglesia misma de Cristo (constituida por creyentes tanto judíos como gentiles), en la cual él (Pablo) se incluye y decreta que todos somos culpables ante el divino Juez, y por tanto, la sentencia es “muerte” física y eterna por supuesto:

"¿Qué,  pues?  ¿Somos nosotros mejores que ellos?  En ninguna manera;  pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles,  que todos están bajo pecado. Como está escrito: No hay justo,  ni aun uno…   por cuanto todos pecaron,  y están destituidos de la gloria de Dios." Romanos 3:9 -10.
Para capítulos más adelante reafirmar lo ya mencionado en el Antiguo Testamento "Porque la paga del pecado es muerte…"   Romanos  6:23ª  

2.    La Alternativa del Perdón


Que los hombres podrían vivir por medio de la Ley, eso, si no violan  uno sólo de los principios de la misma, “porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos”. Santiago 2:10, y sabemos que esto es imposible, sin embargo, el transgresor tiene otra alternativa, recibir justicia mediante la fe en Jesucristo. Su elección ser: ajusticiado por la ley cuya pena es el castigo eterno o ser justificado por la fe en el Salvador. Cristo, el eterno   sustituto de todos los que se acojan a su gracia. (Cita)
"Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe,  como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá." Romanos 1:17.

EL INDULTO NO ES DIVINO

No que haya dos justicias. La justicia que es por la ley dice que el pecador debe morir. Cristo, llevando sobre si el castigo del pecado de su Pueblo, le ofrece gratuitamente el perdón a quienes no solo creen lo que El es (Dios-Hombre) sino lo que El hizo (expiar sus pecados).Y a lo que les ha llamado (ser santos hijos de Dios).

3.    Cristo, Justicia, Redención, Justificación


Lo que quiere decir es que siendo culpable el pecador, cree y se acoge a la justicia que es en Cristo Jesús. La que proviene de haber recibido inmolación el Cordero de Dios, su ajusticiamiento o la penalidad que es muerte eterna, llevando sobre si el castigo del criminal (pecador) que por la Fe se acoge a esta Gracia del Divino Salvador.
Como lo lee, así es: Cristo recibió el castigo de la ira justa de Dios por los perversos que creen en Él. “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados”. Isaías 53:5

EL INDULTO NO ES DIVINO

Notemos que no es un indulto, es justicia sustitutiva. ¡Alguien tiene que pagar su  pecado! ¿No le parece? De lo contrario la justicia seria injusticia. "Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados,  el justo por los injustos,  para llevarnos a Dios,  siendo a la verdad muerto en la carne,  pero vivificado en espíritu." 1 Ped 3:8


4.    Los que no se acogen a la gracia


Todos ellos, los que rechazan la gracia, verán la ira de Dios en el juicio final y su sentencia es ir a parar al infierno. Algunos se ríen porque aun están vivos y confiados que irán al cielo por un supuesto indulto y otros creen que Dios alcahueteara sus impiedades en razón a que hasta hoy no han recibido castigo. No, no es que Dios les alcahuetee, sino que toma su tiempo. A éstos los llama incrédulos, pues no han creído en su oferta de justicia y gracia en la cruz.

“EL INDULTO NO ES DIVINO”
Muchos falsos predicadores ofrecen “otro evangelio” {1}, uno de los tantos falsos que hay. Le dicen paz al pecador…no habiendo paz… {2}  Curan superficialmente la herida. Animan con sus mentiras  al malvado para que siga en sus sendas de muerte. Con un anti bíblico universalismo (que enseña que Cristo murió por todos los hombres se arrepientan o no, vivan como vivan) estos maestros del indulto solo tienen un fin: comerciar con estas infelices almas cuyo destino es inevitablemente la muerte. Pedro nos ilustra al  respecto:

"Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo,  como habrá entre vosotros falsos maestros,  que introducirán encubiertamente herejías destructoras,  y aun negarán al Señor que los rescató,  atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones,  por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas.  Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda,  y su perdición no se duerme." 2Pe 2:3.

“EL INDULTO NO ES DIVINO”
Estos malvados ya llenan los púlpitos de la mayoría de las “comunidades cristianas” en el mundo entero. Y tienen más seguidores que los que predican el verdadero Evangelio. ¿Sabe Usted cual es la tesis de esos malvados traficantes de almas? Que Dios no puede castigar a nadie, que El es demasiado compasivo, que EL es solo Amor. Que en ultimas todos los que lo invoquen con sus labios irán al cielo ¡Solo por decir Jesús es Dios!  …¿Qué dijo el mismo Señor al respecto? "Este pueblo de labios me honra;  Mas su corazón está lejos de mí." Mateo 15:8 

Piensan y así hacen creer a la gente que Dios tomará livianamente sus maldades, que El, dicen, “…es comprensivo…” y los perdonará  de cualquier manera o mejor, mediante indulto. A lo cual Pedro responde:


Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron,  sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad,  para ser reservados al juicio; y si no perdonó al mundo antiguo,  sino que guardó a Noé,  pregonero de justicia,  con otras siete personas,  trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos; y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra,  reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente…". 2Pe 2:4.

Se engañan y engañan a sus prosélitos con sus exposiciones no bíblicas, sino presuntuosas y llenas de filosofías de hombre. Notemos por contraste {3} lo que dice del piadoso, del que se ha acogido a la justicia que es en Cristo, del que sabe que su pecado fue castigado en su Salvador divino, este mismo autor escritor bíblico:
"y libró al justo Lot,  abrumado por la nefanda conducta de los malvados (porque este justo,  que moraba entre ellos,  afligía cada día su alma justa,  viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos),sabe el Señor librar de tentación a los piadosos,  y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio." 2Pe 2:7-9.

Y echando mano de nuevo a la Escritura ya no Pablo o Pedro o Santiago, sino   Juan, quien en sus “Revelaciones” {4},  afirma de, no solo de los maestros del indulto, sino también de los presuntos indultados:
“pero  los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos, tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre; que es la muerte segunda”. (Apocalipsis 21:8)


EL INDULTO NO ES DIVINO

¡Si!, Jesucristo perdona y olvida nuestra maldad, pero cuando venimos arrepentidos de todo corazón y dispuestos a cambiar nuestro camino violento, por camino de paz, y nos acogemos a su obra justiciera, reconociendo que somos reos de muerte, mas en su gracia hay oportunidad.

A la luz de esta verdad bíblica permítame invitarle a pensar en algunas aplicaciones:
En primer lugar que todo hombre es pecador y por lo tanto pesa sobre él una sentencia de muerte. La cual sin duda será ejecutada por el Legislador y Juez.

Segundo: que todos los incrédulos, los que han rechazado la justicia que es Cristo Jesús, en ninguna manera serán indultados sino que como dijo el Señor Jesucristo “…ya están condenados…”{5}

Tercero: Que es necesario predicar como dijo Pablo… A Cristo y a este crucificado… Es porque el  indulto es una patraña de Satanás por lo que sin duda la Biblia afirma en boca del último profeta veterotestamentario Juan el Bautista:

"El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él,  y dijo: He aquí el Cordero de Dios,  que quita el pecado del mundo." Juan 1:29.

El fue ese “chivo expiatorio”. Hecho maldito y ajusticiado al llevar nuestros pecados (los de su Iglesia, los creyentes) a la cruz. "Mas él herido fue por nuestras rebeliones,  molido por nuestros pecados;  el castigo de nuestra paz fue sobre él,  y por su llaga fuimos nosotros curados." Isaías 53:5.

EL INDULTO NO ES DIVINO

Notemos “El castigo de nuestra paz fue sobre él” Nuestro perdón y reconciliación con Dios  están asentados sobre el hecho de que nuestros pecados ya fueron castigados en nuestro amoroso y eterno Salvador.

Finalmente sería muy importante, en estos tiempos de decisiones, que las naciones que nos “denominamos” cristianas, tuviésemos en cuenta los principios, cuando de establecer paz con los criminales. No, no puede ser perdón y olvido; debe ejecutarse un juicio por sus malas acciones y una sentencia, y a quienes muestren voluntad y arrepentimiento y se vuelvan de sus malos caminos, aplicarles una alternativa de gracia, sobre la base de que son culpables y condenables, según Dios guíe a los gobernantes, pues éstos, imperfectos o no, son autoridades legítimamente establecidas por Dios.

“Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella”. Romanos 13:1.

“EL INDULTO NO ES DIVINO”
El omitir un procedimiento legal para los transgresores de la ley, es ir en contra del fundamento del derecho, y abre puertas para que más hombres réprobos la violen.
“Porque yo Jehová soy amante del derecho, aborrecedor del latrocinio para holocausto; por tanto, afirmaré en verdad su obra, y haré con ellos pacto perpetuo”. Isaías 61:8. No, la paz no puede ni debe alcanzarse a cualquier precio. Veamos: Dios prefirió ajusticiar a su hijo Jesús en la cruz que violar las normas establecidas por Él mismo, y la paz eterna para sus escogidos, tuvo un precio justo; la sangre de Jesucristo.

“EL INDULTO NO ES DIVINO”
Para todos aquellos que providencialmente lean esta reflexión, pero especialmente para quienes viven de acuerdo a su propia justicia y no la  de Dios fueron escritas estas palabras dichas por Pablo a la Nación de Israel, la que no entendió este sencillo Evangelio y para todos los hombres que quieren vivir conforme a sus injusticias:
"Hermanos,  ciertamente el anhelo de mi corazón,  y mi oración a Dios por Israel,  es para salvación. Porque yo les doy testimonio de que tienen celo de Dios,  pero no conforme a ciencia. Porque ignorando la justicia de Dios,  y procurando establecer la suya propia,  no se han sujetado a la justicia de Dios; porque el fin de la ley es Cristo,  para justicia a todo aquel que cree." Romanos 10.1-4.

Manuel Cendales S.

{1}  No que haya otro…Gálatas 1.7
{2}  Cita…Jeremías 6.14
{3}   Forma de sintaxis bíblica.
{4}  Apocalipsis.
{5}  Juan 3.18