¿Debemos los cristianos temer a la muerte?

¿Debemos los cristianos temer a la muerte?
En memoria de todos los creyentes que han muerto…. Y los que sin duda moriremos… antes del regreso de Cristo.

  Pr. Manuel Cendales S

 Texto referencia Hebreos  2:14-15
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 Así que, por cuanto los hijos participan de carne y sangre, El igualmente participó también de lo mismo, para anular mediante la muerte el poder de aquel que tenía el poder de la muerte, es decir, el diablo, y librar a los que por el temor a la muerte, estaban sujetos a esclavitud durante toda la vida.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Introducción:
Mientras subía las escaleras  del Instituto Nacional de Cancerología y me diría hacia la habitación 405 en la sección de enfermos terminales, mi alma turbada luchaba debatiéndose en medio de  muchos pasajes bíblicos que agolpaban mi mente. ¿Qué decirle a Diana, la jovencita  a  la que el cáncer había invadido su cuerpo? Juan 14 pasaba vertiginosamente por mi mente, Juan 11.25. Al llegar a la  habitación me encontré con una frágil pero muy jovial damita, su madre y una enfermera que  tomaba sus signos vitales. Fue en ese momento cuando, gracias a que venía semanas atrás preparando sermones sobre Juan 1, procurando responder entre otras preguntas ¿Por qué se encarno el Verbo?, vino a mi mente nuestro pasaje en referencia (Hebreos 2.14-15)

Luego de saludar y presentarme le pregunte a Diana cual era su mayor temor en ese instante, a lo que ella respondió: “Tengo miedo a morir”. Y le dije tierna pero autoritativamente “tú vas a morir”. Cuando digo autoritativamente, me refiero a que tal afirmación  provenía de la sentencia Bíblica, esa firmeza que viene de la convicción de la inerrancia e infalibilidad Bíblica:

… está decretado que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio .Heb 9:27b  

”… y añadí inmediatamente “todos vamos a morir”… es ineludible. Hoy, mañana, en un mes, en un año, pero esa es una realidad ineludible. Quizás yo primero que tu. Ahora mismo –le dije- hay millares de personas enfrentando esa realidad ineludible.

Al contrario de lo que el pensamiento helénico asume como fe( la mentalidad helénica  lleva a pensar que tener  fe es vivir de ilusiones)  que invita  a una mentalidad evasiva, una filosofía fantasiosa y un rechazo a contemplar apropiadamente la realidad, la Escritura no solo es   inerrante sino que absolutamente veraz y no evade aquellos temas, que aunque “duros” ,  son trascendentales y explican la realidad de la vida humana: su gloria (como quiera que fue constituida a  imagen y semejanza de su creador :Dios), su   fragilidad, su aflicción, su  decadencia por causa del pecado y su ineludible encuentro con la muerte.   Como dijo cierto pensador “EL hombres es entre todas las creaturas el único que sabe que va a morir” sin embargo, mientras viva y pueda evadirá siquiera pensar en ello. La razón es solo una “Un literal terror a la muerte”.


La presente reflexión está dedicada a la memoria de los hermanos John Stott, uno de los teólogos contemporáneos que dio Dios  a la Iglesia como maestro y quien deja un gran legado literario- teológico. Y Less Thompson fundador del Ministerios Logoi. Juntos coincidieron en la necesidad de la formación doctrinal bíblica de la Iglesia, y cada uno con sus dones y talentos procuraron llegar a la mayor cantidad de creyentes a fin de instruirlos en el conocimiento de Dios, su Palabra y su Gloria.
Parte de este blog constituye lo que ese día predique a Dianita. Bien, trataremos de responder al menos al menos tres preguntas y  cerraremos con una afirmación Gloriosa.

1.    ¿Por qué  lo imperativo de la muerte?

No hay duda que desde el Edén hasta hoy el hombre en general vive bajo el imperio de la muerte. Sea piadoso o impío una misma cosa ha de sucederle:

Todos van a un mismo lugar. Todos han salido del polvo y todos vuelven al polvo. Eclesiastés 3:20.

Si bien, la vida espiritual ganada por Cristo para los creyentes incluye una vida integral (cuerpo-alma) de manera Eterna, la misma Escritura afirma que la muerte física es un paso ineludible para creyentes e incrédulos, justos e impíos.

¿Quién sabe que el aliento de vida del hombre asciende hacia arriba y el aliento de vida del animal desciende hacia abajo, a la tierra? Ecl 3:21

….entonces volverá el polvo a la tierra como lo que era, y el espíritu volverá a Dios que lo dio. Ecl 12:7 .

El predicador llama al espíritu aliento aludiendo al soplo de Dios quien de esta forma impartió vida la barro constituyendo así al hombre. Su cuerpo material ha de regresar al barro.

Ahora ¿de dónde la imperiosidad de morir? , de la Palabra de Dios. En el edén Dios dio órdenes imperiosas al hombre y advertencias del mismo carácter, particularmente respecto de su prohibición de comer del árbol del la ciencia del bien y del mal

…pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás. Génesis  2:17.

El día que comas ciertamente morirás… La condición una obediencia perfecta para vida o una la transgresión, aunque fuera una sola, para muerte.  Recordemos que , de acuerdo  a los primeros capítulos de  del libro de Génesis, en  lo que respecta a la relación con Dios, la comunión con su creador y benefactor, el disfrute y beneficios de su Gloria, todos estos  fueron perdidos para todos y cada uno de los seres humanos en Adán (cabeza federal, representativa).  Pues en Adán todos pecamos.


…por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios Rom 3:23,

A esto la biblia llama muerte espiritual. Pablo afirma que la paga del pecado es muerte. Peor aún, añádale, no  un aniquilacionismo[1]  eterno,  que sugiere que con la muerte física el hombre deja de existir, sino una  condenación Eterna. Es decir que para el incrédulo, quien rechaza la Gracia de Cristo, a su muerte física añade una segunda muerte, la condenación eterna [2] . Cuando Dios afirmo… el día que peques  morirás  (paráfrasis mío)…. Sentenció  dos cosas en una sola voz: muerte espiritual y muerte física. Su dilación (la de Dios) graciosa de la muerte física (no insofacto) de Adán  y Eva en el Edén es explicada por su Decreto que incluye de la raza humana constituir un pueblo perfectamente santo para si en Cristo

Y el Señor Dios dijo a la serpiente: Por cuanto has hecho esto, maldita serás más que todos los animales, y más que todas las bestias del campo; sobre tu vientre andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y su simiente; él te herirá en la cabeza, y tú lo herirás en el calcañar. Génesis  3:14-15

Es decir El Señor difiere la muerte física a muchos años de vida física (Ej. Matusalén) mas no ilimitados.  Hoy ese tiempo de vida física en promedio ha descendido vertiginosamente debido al incremento de la maldad (no tengo duda). La razón de su paciencia en ejecutar la sentencia en la raza humana es porque Dios no cambia [3]  y tampoco olvida su Plan Eterno que incluye no solo salvar a muchos (los que creen) sino encarnarse en una Virgen a fin de, El mismo, pagar el precio de la salvación de estos muchos. Y en Génesis 3.15 Dios revela ese plan a Adán.

Mas allá de todo esto, debemos entender que   la muerte   no entró al mundo por culpa de Dios, el imperio de la muerte inicio con la transgresión de Adán. Por eso Pablo hace responsable a Adán y en él a todos los hombres de ser responsables  del presente estado de la humanidad lo que incluye su desgraciado final:

Rom 5:12  Por tanto, tal como el pecado entró en el mundo por un hombre, y la muerte por el pecado, así también la muerte se extendió a todos los hombres, porque todos pecaron;


Allí está la respuesta a nuestra pregunta. ¿Por qué lo imperioso de la muerte?  Por cuanto la paga del pecado es la muerte [4]  y esta entro en este mundo como justicia a la desobediencia del hombre. De Adán, en su simiente, se extendió a todos los seres humanos. ¡Nacemos condenados a morir!

Dianita, le dije a nuestra convaleciente del cuarto 405, la enfermedad es el primer signo de muestra mortalidad. La enfermedad, aun una simple gripa, nos recuerda que somos pecadores y que hay una sentencia (voluntad divina imperativa por tanto infrustrable e irresistible) que pesa sobre todo hombre cristiano o no.   El Salmista inspirado e iluminado por Dios lo dice con vehemencia:

¿Qué hombre podrá vivir y no ver la muerte? ¿Podrá librar su alma del poder del Seol? (Selah) Sal 89:48   
Es una pregunta que debiéramos hacernos y hacer a los hombres constantemente.  El momento de las honras fúnebres de cualquier persona es una tremenda oportunidad para preguntarles esto a los sobrevivientes.


2.    ¿Debemos los cristianos temer a la muerte?


Heb 2:14-15
 Así que, por cuanto los hijos participan de carne y sangre, El igualmente participó también de lo mismo, para anular mediante la muerte el poder de aquel que tenía el poder de la muerte, es decir, el diablo, y librar a los que por el temor a la muerte, estaban sujetos a esclavitud durante toda la vida.

                 
¿Esclavos de que sino del temor a morir? Esclavos de la paranoia y angustia de personas que en su conciencia saben que han pecado contra Dios y su encuentro con El en el mas allá les depara castigo.
Una de las principales razones de la encarnación del Verbo Eterno [5]  (Cristo nuestro Salvador) está relacionada con “el temor a la muerte”. Dios habito entre nosotros, haciéndose uno de nosotros (Emanuel)
Fue  al Gólgota, murió en la cruz para mediante su muerte, sustitutiva, expiatoria, anular el acta que había contra los creyentes de todas las generaciones pasadas y porvenir;  Vencer a Satanás “padre del pecado y de todos los que practican el pecado”[6]  y librarnos no solo de la muerte, sino del temor a ella que esclaviza.

Nuestro temor (natural) a la muerte es saludable si tiene como fundamento nuestra manera de vivir para Cristo... por lo demás ya nada podrá separarnos de su Amor... ni siquiera la muerte misma. Hemos de procurar (en la Gracia) vivir aquí y ahora como sabemos por la Biblia viviremos allá y después.

…así también Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvación de los que ansiosamente le esperan. Heb 9:28    

Noten que aquellos que hemos recibido salvación por la sola Gracia de Dios, justificados gratuitamente mediante la Fe (otro regalo de Dios) tenemos una cualidad evidente y que es dada por el Santo Espíritu sin duda, una pacifica pero a la vez ansiosa espera de ver regresar a nuestro Salvador. Ahora bien, podemos ver a la luz de este pasaje y su contexto que tal paz ante la expectativa de muerte es porque confiamos en sus promesas. Notemos además, en este texto que no todos tienen esta esperanza si bien son muchos.

Permítanme citar  a uno de los más conocidos puritanos:

 “… Algunos dicen que si Cristo murió por todos, entonces hay motivos para que todos los hombres obtengan consuelo de su muerte. A esto contestamos que el consuelo pertenece solamente a los creyentes (Heb.6:17-18). Los incrédulos están bajo la ira de Dios (Juan 3:36). Los creyentes no pueden obtener ningún consuelo por extender la muerte de Cristo a aquellos que permanecen bajo la ira de Dios.


….En un tiempo de prueba y tentación que un hombre trate de consolarse a sí mismo con el siguiente argumento: Cristo murió por todos los hombres. Yo soy un hombre. Por lo tanto Cristo murió por mí. ¿No le contestaría su propio corazón que este razonamiento es falso? ¿No hay millones de hombres a quienes Dios no se ha revelado así mismo? ¿Cuál consuelo hay en esto?
 
Dr. John Owen [7]    

Para  narcotizar esta desesperanza  los impíos, no queriendo tener en cuenta a Dios y su revelación ( La Biblia) de su mente reprobada inventaron el Materialismo siendo uno de sus hijos   el Nihilismo [8]  que dice que la vida humana no tiene futuro, que la vida no tiene sentido, que no vida después de la muerte a lo que Luis María Ansón [9]  responde:

Si el ser es un ser para la nada, si el nihilismo es la verdad, si después de la muerte no hay nada mas alla, ¿para que seguir viviendo? ¿Por qué no el suicidio?.

Pero la razón por la que han inventado estas filosofías evasivas es porque no quieren siquiera pensar que tendrán que dar cuentas de todo lo que hagan, mientras moren en este cuerpo mortal, al Glorioso Creador. Dije a nuestra enferma en  cuestión:  Usted es joven, solo Dios sabe la fecha de su muerte, quizá hoy, quizá en cincuenta años, pero el tiempo que le resta por vivir ha de vivirlo sabiendo que Dioos le demandara responsabilidad de todas sus obras :

….Porque Dios traerá toda obra a juicio, junto con todo lo oculto, sea bueno o sea malo    Ecl 12:14

.Yo dije en mi corazón: al justo como al impío juzgará Dios, porque hay un tiempo para cada cosa y para cada obra. Eclesiastés 3:17.

….Alégrate, joven, en tu mocedad, y tome placer tu corazón en los días de tu juventud. Sigue los impulsos de tu corazón y el gusto de tus ojos; mas sabe que por todas estas cosas, Dios te traerá a juicio. Ecl 11:9

Desde la juventud el hombre debiera ser consciente de la muerte y de su responsabilidad ante Dios de sus obras, buenas o malas, pues el Juicio Final que cierra el presente siglo [10]  malo fue incluso, en no pocas ocasiones advertido por Jesús en los evangelios.

De nuevo, volviendo a la damita, objeto de nuestras oraciones (Dianita), le dije:   a piadosos e impíos acontece lo mismo, son infectados por bacterias, atacados por cáncer o  muertos en accidentes o hechos violentos, su tiempo de estar en esta tierra está limitado por Dios a fin de que la maldad no perdure eternamente [11]   . En el caso de los de los creyentes,  el morir físicamente antes del regreso de Cristo busca sin duda llenarnos a la presencia de Dios en espíritu y estar e gloriosa e inefable espera de la resurrección de sus cuerpos  para que sean de gloria, incorruptibles y sin relación ninguna con el pecado.

 Pues sabemos que la creación entera a una gime y sufre dolores de parto hasta ahora.  Y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, aun nosotros mismos gemimos en nuestro interior, aguardando ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo. Rom 8:23 -24

 Por tanto afirmo que el miedo a la muerte es saludable si incentiva nuestro corazón a vivir una vida más santa, que agrade verdaderamente a Dios. Es decir que  provenga de un no querer   enfrentar la muerte hasta estar seguro que ha culminado la carrera, ha hecho la tarea por Dios planeada. Que lleva “renta[12] al dueño  de los talentos  para que a su regreso no lo castigue como siervo infiel.



3.    ¿Se deleita Dios con la muerte de los hombres?....
Recapitulemos diciendo que tanto justos como injustos (todos los seres humanos) estamos conminados a morir indefectiblemente. Pero como ve Dios la muerte del impío:

¿Acaso me complazco yo en la muerte del impío--declara el Señor DIOS--y no en que se aparte de sus caminos y viva? Ezequiel 18:23….
Dios no quiere que ninguno perezca. Pero por su pecado la muerte es un fin inevitable. Ahora bien,  no solo la física, sino la peor, la que constituye castigo eterno.  Pero vemos que Dios no está complacido, feliz por ello en ninguna manera. Con respecto del justo la Biblia dice:

Sal 116:15  Estimada a los ojos del SEÑOR es la muerte de sus santos.

¿Cómo, pues, llega la muerte a ser preciosa a su vista?....sin que destructora de sus obras? … La muerte no daña a sus santos, sino que sus santos dignifican la muerte.  La muerte no quita nada de la felicidad de sus santos, sino que sus santos añaden lustre a la vileza d la muerte. Si hay gloria preparada para los que mueren en el Señor, mucho más serán glorificados los que mueren por el Señor. Sir Richard Baker. [13]

No, Dios no se alegra en ningún sentido de la muerte de sus hijos, pero al morir esperando en El, fieles hasta el fin, santificados, como vino nuevo, su Gloria (Cristo en ellos) resplandece y (si me lo permiten) santifica lo que por naturaleza es menos despreciable, vil. No hay duda es que han menospreciado sus vidas hasta la muerte. Gritan a voz en cuello:

  ¿Donde esta, oh muerte, tu victoria?   ¿ Donde, oh sepulcro, tu aguijon  ? 1Co 15:55

4.    ¡No seamos como los que no tiene Esperanza!

Pero no queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como lo hacen los demás que no tienen esperanza1Ts 4:13.  

Proseguí mi exposición Bíblica a nuestra afligidita Diana y le dije, el temor, en sí,  conlleva castigo [14] , los que hemos creído en Cristo, sabemos que, como todos los demás seres humanos debemos enfrentar la muerte, sin embargo, creemos en la resurrección de los muertos, en el juicio de Dios  y en la vida perdurable que es Cristo. Una de las razones del temor es la desesperanza que proviene de la Ignorancia y esta, es a su vez, propia de los incrédulos o los inmaduros espirituales (niños en Cristo).
                
                                     
Pablo le escribe a los tesalonicenses en momento en que muchos eran asesinados por su Fe en Cristo. Muertos a causa del Evangelio. Sumado a que estaban  recibiendo el ataque falsos maestros que negaban la resurrección y si la resurrección no es real, si Cristo no resucitó, Pablo le dice a los corintios, en otra de sus cartas, si Cristo no resucito, somos  “los más dignos de lastima [15]   porque estamos muertos en nuestros delitos y pecados. Y la gente más desesperada (sin esperanza) de toda la humanidad. Mas Cristo se levantó de los muertos.
 
                                       
Es natural tener miedo a ese paso por la separación temporal de aquellos que amamos y con los que tenemos una común salvación, pero el temor a la muerte que proviene de la incertidumbre de lo que será,  incertidumbre llena de desesperanza; es propia de los incrédulos  Dice el reformador, en su comentario  a los hebreos, a nuestro texto referencia, dice:

Más si alguno no puede tranquilizar su mente ante el pensamiento de la muerte, sepa el tal que ha adelantado muy poco en su fe cristiana; pues el mucho temor proviene del ignorar la Gracia de Cristo, y también de la incredulidad. 


                                                              

Así que la muerte no solo significa la separación del alama y el cuerpo, sino también el castigo que nos impone un Dios justiciero, el cual incluye la perdición eterna; porque donde hay culpabilidad ante Dios, allí aparece el infierno. [16]

Volviendo a nuestra damita: Dianita-le dije- Cristo participó de carne y sangre para redimir a todos los que con fe y arrepentimiento invocamos su nombre. Ciertamente moriremos pero descansamos en las promesas de nuestro Mesías:

Jesús le dijo: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá, Juan  11:25.

Como dijo Job ante tanta aflicción y sin perder en absoluto su fe, don de Dios:

Yo sé que mi Redentor vive, y al final se levantará sobre el polvo. Job 19:25. 

Por la fe previó  la resurrección de Cristo, garante de su propia resurrección.

Aunque El me mate, en El esperaré; pero defenderé mis caminos delante de Él Job 13:15 .

¿A qué se refería con esperar sino a su propia esperanza de resurrección para gloria eterna? Como dice cierta canción contemporánea al respecto de Cristo resucitado:

No está en una cruz clavado
Ni en una tumba sepultado
El ha vencido la muerte
El Maestro vive hoy



Finalmente:
Conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado, sino que con toda confianza, aun ahora, como siempre, Cristo será exaltado en mi cuerpo, ya sea por vida o por muerte.  Pues para mí, el vivir es Cristo y el morir es ganancia. Filipenses 1:20 -21
                                                     
El apóstol Pablo nos muestra, bajo la perspectiva de nuestro encuentro, cara a cara con nuestro Señor y Salvador, cual debe ser nuestra entonación, visto, panorámico y sentimiento hacia la muerte, siendo que hemos sido adoptados como Hijos del Eterno en  El Amado, en Cristo. Mientras que para el impío es una expectación de juicio, de desgracia y desesperanza.[ “Como escribe Paul Tillich: Porque somos culpable y morimos como tales” lo mismo expreso de manera equivalente , R. S. Candlish: “El hombre muere, no como creatura sino como criminal” y Emilio Brunner remacha: No es el hecho deque el hombre muera lo que constituye “el salario del pecado” , sino que muera como muere, en temor y agonia, con la ansiosa incertidumbre de lo que le espera más allá de la muerte, con una mala conciencia o el temor de un posible castigo….] Jose Grau.

Por contraste Pablo,  nos dice que si  sin ver, (por la Fe), vivir es Cristo, morir se constituye ganancia pues el creyente verá a su Dios, creador, Salvador y Maestro Jesucristo.

No quisiera dejar en suspenso lo que ocurrió con nuestra jovencita de la habitación 405: A pesar que ha sido enviada a convalecer en su casa, sigue su camino hacia la meta, con Cristo, llena de esperanza, lo cual incluye la posibilidad de un acto providencial extraordinario divino [17]  que le devuelva la salud, sin embargo sabe que como Lázaro, quien fuera resucitado por Jesús [18] , quien  luego volvió a morir, ella tarde o temprano vera Cara a Cara a su Maestro.


Manuel Cendales S.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 1 ¿Qué Es el Aniquilacionismo? Baker’s Dictionary of Theology dice que las palabras vienen del Latín, nihil, significando nada, y «expresa la posición de aquellos que sostienen ese algo, sino del todo, que las almas humanas dejarán de existir después de la muerte» (p.43-44). Podría tomarse una de las cuatro formas principales:

A. Todos los hombres dejan de existir conjuntamente al morir. Esta es la posición del materialista que cree únicamente en la materia.
B. Todos los hombres dejan de existir al morir, pero los justos serán resucitados al final del tiempo. Los Testigos de Jehová sostienen esta visión. Para ellos, el sepulcro es el único infierno.
C. Únicamente los perdidos dejarán de existir al morir. A los justos se les dará el don de la inmortalidad cuando sean redimidos, por tanto, ellos sobreviven a la muerte. Esta es la enseñanza de los Cristiadelfianos.
D. Ambos, los salvos y los perdidos están inconscientes entre la muerte y el fin del tiempo cuando el salvo será hecho inmortal y el perdido será destruido, consumido, quemado, y dejará de existir para siempre. Los Adventistas del Séptimo Día son los principales proponentes de esta doctrina.
Orton Wiley, en su Teología Cristiana, dice que el aniquilacionismo «sostiene que las almas de los impíos serán castigadas con la destrucción, lo cual es interpretado que significa aniquilacionismo.» La forma más popular en los tiempos modernos es la «inmortalidad condicional,» la cual sostiene que el «don de la vida eterna» es la restauración de la inmortalidad que fue confiscada cuando pecamos. «Por tanto, en la resurrección, ambos, los justos y los impíos aparecerán ante Dios, pero únicamente aquellos que tengan el don de la inmortalidad entrarán en Su reino eterno. El impío, no siendo inmortal, será aniquilado. Algunos sostienen que esto ocurre inmediatamente; otros, que habrá un período más largo o corto de sufrimiento — pero todos enseñan que finalmente el impío dejará de existir» (Christian Theology, p. 360-361).                   
 
2 Apocalipsis  20:14  Y la Muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda: el lago de fuego. Apocalipsis  21:8  Pero los cobardes, incrédulos, abominables, asesinos, inmorales, hechiceros, idólatras y todos los mentirosos tendrán su herencia en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

3 Malaquías 3.6 Porque yo, el SEÑOR, no cambio; por eso vosotros, oh hijos de Jacob, no habéis sido consumidos.
 
4Romanos 6.23
 
5Juan  1:1-5  En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.  El estaba en el principio con Dios.   Todas las cosas fueron hechas por medio de El, y sin El nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En El estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron.  ….. Juan 1:14  Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.

6Juan 8:44  Sois de vuestro padre el diablo y queréis hacer los deseos de vuestro padre. El fue un homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira. 1Jn 3:10  En esto se reconocen los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo aquel que no practica la justicia, no es de Dios; tampoco aquel que no ama a su hermano.
 
7VIDA POR SU MUERTE Una versión simplificada y abreviada de la versión clásica en ingles, La Muerte de la Muerte, en la Muerte de Cristo por el Dr. John Owen, 1616-1683.
 
8El nihilismo, del latín nihil (nada) e ismus (doctrina, movimiento, práctica de) es una "actitud" filosófica, puesto que no es una tendencia filosófica estrictamente definida, de negación de todo principio, autoridad, dogma filosófico o religioso.
 
9 Luis María Anson Oliart [pronunciado Ansón]1 , nacido en Madrid el 8 de febrero de 1935, es un periodista y escritor español. Preside el suplemento El Cultural de El Mundo y el periódico *El Imparcial. Es miembro de la Real Academia Española, donde ocupa el sillón "ñ" minúscula. Está casado con Beatriz Balmaseda Arias-Dávila y tiene tres hijas: Leticia, Marta y Beatriz. Es hermano de Rafael Anson. Se trata de uno de los periodistas más relevantes de la España contemporánea[cita requerida]. La ideología de Anson oscila entre una fidelidad histórica a la monarquía y un liberalismo conservador[cita requerida]. Es. Wikipedia.org
 
10 (eón= periodo de tiempo indefinido)
 
11 Génesis  3:22-24  Entonces el SEÑOR Dios dijo: He aquí, el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, conociendo el bien y el mal; cuidado ahora no vaya a extender su mano y tomar también del árbol de la vida, y coma y viva para siempre. Y el SEÑOR Dios lo echó del huerto del Edén, para que labrara la tierra de la cual fue tomado. Expulsó, pues, al hombre; y al oriente del huerto del Edén puso querubines, y una espada encendida que giraba en todas direcciones, para guardar el camino del árbol de la vida.
 
12Mateo 25.14-32
 
13 Tomado de “El Tesoro de David. C.H. Spurgeon tomo II.
 
141Jn 4:17-18 En esto se perfecciona el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio, pues como El es, así somos también nosotros en este mundo. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor involucra castigo, y el que teme no es hecho perfecto en el amor.
 
15 1a Cor 15.16-26
 
16 Epístola a Los Hebreos. Juan Calvino.
 
17 Providencia Extraordinaria llamó  el Dr. Martyn Lloyd- Jones a los milagros.
 
18 Juan 11.40-43