¿Por qué nuestra obstinación?

Pr Manuel Cendales S.
¿Por qué nuestra obstinación?
(Las doctrinas de la Gracia)


Texto referencia  Efesios  2:8-9 
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;  y esto no de vosotros,  pues es don de Dios; no por obras,  para que nadie se gloríe.



Hace unos días leyendo lo concerniente a las Doctrinas de la  Gracia[1] (llamadas también los cinco puntos del Calvinismo),  Mientras preparaba esta clase de escuela dominical  que por razones del programa  discipular  tenemos en nuestra Iglesia local, me vino a la memoria la pregunta que hace algún tiempo  me hizo un bienintencionado creyente al observar nuestra respetuosa, graciosa, pero firme defensa bíblica de las mismas, y quien aduciendo todas las controversias, debates,  y persecuciones de las que  suelen ser objeto todos los que como nosotros sostienen las mismas como doctrinas claves y/o medulares de la fe cristiana, preguntó con manifiesta incomodidad: ¿Por qué vuestra obstinación?   -añadiendo  inmediatamente-   sería más fácil   olvidar el asunto y dar la espalda a esas diferencias doctrinales, vea que la teología divide, no sea terco deje esa obstinación.



Así que con tal recuerdo  y la certidumbre de que  hoy  una brizna de la Gloria de Cristo ya se vislumbra, el sonido de las Solas; Sola Escritura, Sola Fe, Solo Cristo, Sola Gracia y Solo la Gloria a Dios ya hace eco en muchos ministerios, y saber que preciosos hermanos en diferentes  lugares y circunstancias dan la batalla presentando con mansedumbre defensa de las razones de su fe,  traigo esta sencilla reflexión, con la esperanza de que quienes la lean no  hallen a un pésimo escritor (pues eso me considero) o a un tozudo fanático[2] que lleno de orgullo se defiende con los dientes porque sólo quiere ganar el debate un leguleyo[3] buscapleitos que se recrea en las discusiones bizantinas[4], sino un sencillo expositor bíblico que en otro tiempo era desobediente a Dios, pero ahora ha alcanzado misericordia (Romanos 11.30).


Antes de  intentar siquiera adentrarnos en este, tan glorioso, tema; me veo en la obligación de informarles (y  recordarles a quienes me conocen) que cualquier reflexión, por superficial que pudiera ser ( a causa de mis limitaciones) , sobre Dios, su revelación, su gracia y su economía (entiéndase como forma de actuar) en cuanto a la salvación de pecadores debe tener como fuente primaria  y canon final las Santas Escrituras, las cuales son divinamente inspiradas de una manera orgánica[5] y plenaria [6], además de ser inerrantes [7], infalibles[8] y suficientes [9].

Teniendo esto en mente, permítame recurrir a mi esquema personal  que uso para organizar mis sermones y presentar el texto en referencia bajo cinco enunciados:

      Porque…
      Por Gracia…
      Por la Fe…
      Sin mérito humano…
      Para la Gloria de Dios…


1.  Porque…

Texto referencia  Efesios  2:8-9 
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;  y esto no de vosotros,  pues es don de Dios; no por obras,  para que nadie se gloríe. 

Como dijo el simpático predicador puntualmente “exponer un texto sin contexto es un pretexto”. El apóstol Pablo conecta  la porción de la carta que antecede, con esta conjunción causal (que expresa la causa o motivo de lo expresado)….porque…; Así que veamos en  primerísima instancia su contexto inmediatamente anterior, en donde el apóstol nos dice que el milagro asombroso de la regeneración del creyente, primer evento en el Ordo Salutis (orden de la salvación),  apunta directamente a la exaltación de La GRACIA de DIOS.

...para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Efesios  2:5



Dios quiere mostrar las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con ciertos pecadores (mas adelante hablaré de esto) para la exaltación de su GRACIA; es decir, que la Salvación de los creyentes tiene como un primerísimo propósito destacar, no  al que ha sido objeto de semejante milagro regenerativo (2:1),  o su testimonio, o su cambio de estilo de vida, (en otras palabras la Iglesia),  sino “Las riquezas de la Gracia del Señor”.  Es decir que la obra de la cruz de Cristo, no tiene como fin en sí mismo salvar al pecador que viene a Cristo con Fe y arrepentimiento, sino algo mayor que esto, que ya de por si es Glorioso, a saber: LA ALABANZA DE LA GRACIA DE DIOS;  que Usted y yo asombrados, maravillados al sernos revelado semejante misterio alabemos a nuestro Salvador. LA GRACIA ES LA PROTAGONISTA CENTRAL.


Ahora bien, debe Usted saber, querido lector, que las Doctrinas de la Gracia, que no fueron por cierto invención de Juan Calvino, sino doctrinas medulares que atraviesan de “pasta a pasta”  la Biblia han sido  llamadas así históricamente, porque los piadosos hombres que indagaron en los Santas Escrituras hallaron que estas verdades,   expuestas no solo en este versículo por mi elegido en esta ocasión, sino en grandes porciones de la Escritura tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, son  el alma de la genuina Adoración y todas ellas fueron diseñadas por Dios para exaltar la Gloria de su Gracia.

Ésta es una de las más fuertes razones de la obstinación de un Calvinista, reformado o proclamador de las Doctrinas de La Gracia. Porque los cinco puntos: depravación total, elección incondicional, expiación limitada, llamamiento eficaz y preservación de los Santos, dirigen al pueblo de Dios hacia ese objetivo.LA ALABANZA DE SU GRACIA.




2.   Por Gracia.

 Texto referencia  Efesios  2:8-9 
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;  y esto no de vosotros,  pues es don de Dios; no por obras,  para que nadie se gloríe.


En segundo lugar, el texto bíblico nos señala la GRACIA DIVINA  como la fuente de donde proviene el inmerecido regalo (pues eso es gracia) de la salvación de los escogidos (como veremos luego). En el contexto anterior más amplio, al comienzo del capítulo 1, Pablo aclara el misterio de la elección del creyente. Afirma que ésta no se llevó a cabo por algún mérito que pudiera tener el escogido:


…según nos escogió en él antes de la fundación del mundo,  para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo,  según el puro afecto de su voluntad, Efesios 1:4-5


Pues  tal elección la hizo Dios antes de siquiera crear algo o a alguien. Antes de la fundación del mundo… esta afirmación paulina  tiene como objeto, sin duda, despojar la mente humana de cualquier idea de méritos, cualidades o buena voluntad en aquellos que son objeto de esa gracia. Ahora ¿Por qué Dios lo hizo así? Es decir ¿predestinar  a pecadores, sin que siquiera aun fueran,   para que fuesen santos y sin mancha? Bueno, porque Él es Dios, soberano, no recibe consejo de hombres por muy teólogos que pretendan ser (1.5), lo hizo según el puro afecto de su voluntad…; es decir, por divino beneplácito.  El es Dios y lo sabe, y lo disfruta. A pesar de la criatura pecadora y necia que niega su existencia, Él sigue siendo Dios; El apóstol nos indica el por qué para luego decirnos el  para qué:


…para alabanza de la gloria de su gracia,  con la cual nos hizo aceptos en el Amado, Efesios 1:6 


De nuevo vemos que quiere hacer notoria su GRACIA, cuya característica es dar al que nada merece, a fin de que la alabanza sea para Él… 


 Tuya es la alabanza en Sion,  oh Dios,
 Y a ti se pagarán los votos. Salmo 65:1

Si negásemos por ignorancia, por orgullo o terquedad la depravación total del hombre cuyo postulado es que: el hombre no está enfermo por el pecado y puede y quiere pedir ayuda; sino que está muerto en sus delitos y pecados (2.1-3) y no quiere ni puede pedir ayuda ni ayudarse en ninguna manera,   la alabanza seria para el hombre y no para Dios. Más, volviendo al contexto ¿Qué dice la escritura?

Pero Dios,  que es rico en misericordia,  por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados,  nos dio vida juntamente con Cristo  (por gracia sois salvos), Efesios 2.4-5


Así que, tanto la doctrina de la depravación total del hombre como la de elección incondicional, exaltan la Bendita Gracia de Dios. Negarlo sería querer opacarla.


3.      Por fe.

Texto referencia  Efesios  2:8-9 
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;  y esto no de vosotros,  pues es don de Dios; no por obras,  para que nadie se gloríe.


 He escuchado en no pocas ocasiones, que algunos bienintencionados hermanos  firman que si el pecador  “tiene que creer” para ser salvo, allí hay mérito del hombre. Este tiene que y puede creer; es decir, que de alguna manera el hombre coopera con su salvación tomando una decisión de ir creyente y arrepentido a Cristo. Si el hombre tuviese esa libertad y capacidad de acudir por sí mismo al llamado del Evangelio, querría por lo menos decir dos cosas a saber: Que el hombre nace en bondad y que puede libremente y por su propia voluntad acudir a Cristo; más de nuevo, que dice la Biblia (nuestro canon):

He aquí,  en maldad he sido formado,
 Y en pecado me concibió mi madre. Sal 51:5 

Como dice la Escritura en otro lugar, el impío peca desde que se halla en la misma matriz de su madre [10], no nace bueno, por ello…no hay uno bueno… [11] Y su voluntad es esclava de su naturaleza pecadora. Es lo que dijo el Señor Jesucristo:


…y conoceréis la verdad,  y la verdad os hará libres. Le respondieron: Linaje de Abraham somos,  y jamás hemos sido esclavos de nadie.  ¿Cómo dices tú: Seréis libres? Jesús les respondió: De cierto,  de cierto os digo,  que todo aquel que hace pecado,  esclavo es del pecado. Y el esclavo no queda en la casa para siempre;  el hijo sí queda para siempre. Así que,  si el Hijo os libertare,  seréis verdaderamente libres. Juan 8:32-36 


Tal como lo dice Martin Lutero respecto del ser humano y su naturaleza pecadora, “su voluntad es determinada” (esclava) por su naturaleza[12], es decir, pecar y siempre pecar y sólo si El Señor por su buena voluntad le liberta vendrá a libertad.

Ahora bien, ésa libertad viene en un orden; La elección dada desde la eternidad, el llamamiento a través de la  proclamación del Evangelio, el cual afirma que Cristo murió no a favor de todos los hombres (universalismo), sino como la Biblia lo afirma una y otra vez y en diferentes maneras y que yo resumo en el siguiente verso:

Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS,  porque él salvará a su pueblo de sus pecados. Mateo 1:21 


Cristo murió por un pueblo que escogió para sí. En la Biblia como lo dice Edwin Palmer: “Debido a que el Padre ha amado a algunos desde la eternidad envió a su Hijo para que muriera por ellos. Lleno de amor, el Hijo no perdió a ninguno de los que el Padre le dio (Juan 6.39), sino que llevo sobre si la maldición por sus ovejas, por su pueblo, por su Iglesia, por su esposa”[13]


Notemos que en cada nombre dado en la Biblia a los escogidos denota “delimitación”, no en cuanto al alcance de la redención (si mil mundos hubiera y en cada uno de ellos una Iglesia de Cristo, la obra de la cruz sobrepasaría tal necesidad), ni tampoco en cuanto a su suficiencia, su redención es por todos y cada uno de los elegidos y de carácter eterno; su delimitación se dirige a quienes beneficia o si prefiere a cuantos beneficia y la respuesta es sólo a los escogidos, leámoslo:

Y sabemos que a los que aman a Dios,  todas las cosas les ayudan a bien,  esto es,  a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció,  también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo,  para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó,  a éstos también llamó;  y a los que llamó,  a éstos también justificó;  y a los que justificó,  a éstos también glorificó. Romanos  8:28-30



Este par de versículos son el resumen más condensado y a la  vez  claro de las doctrinas de la Gracia. Conocidos por Dios de antemano (pensados y amados  por Dios para salvación) por tanto predestinados; llamados con Llamamiento Eficaz al que no pudieron realmente resistir, dotados sobrenaturalmente con fe y arrepentimiento (dones divinos) reciben justificación por confiar en la obra de Cristo exclusiva a su favor (…de los que creen) entran a ser santos y mediante la misma Gracia Dios se encarga personalmente de que perseveren hasta el fin (…sin desprecio de la responsabilidad del creyente en mantenerse firme en la fe); es decir, no hay elegidos que apostaten.

Quizás pueda pensar que  es un  pequeño número de cristianos que heredaran el Reino de los Cielos; nada más alejado de la realidad, el profeta Isaías al referirse a los escogidos dice:

Verá el fruto de la aflicción de su alma,  y quedará satisfecho;  por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos,  y llevará las iniquidades de ellos. Isaías 53:11 


La palabra que es traducida como “muchos” corresponde a la palabra hebrea rab que traduce abundancia, excesiva; millares y millares de creyentes.

Volviendo a nuestro texto referencia dice:

Texto referencia  Efesios  2:8-9 
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;  y esto no de vosotros,  pues es don de Dios; no por obras,  para que nadie se gloríe.

Notemos que la Fe es un medio de GRACIA por el cual el hombre que ha sido regenerado, consciente de su necesidad de justificación,  corre a Cristo. Pero no es una fe que el hombre posea, sino que es don de Dios… y no sólo la Fe, sino el arrepentimiento mismo es regalado al escogido a fin de hacer completa su salvación:

¿Y piensas esto,  oh hombre,  tú que juzgas a los que tal hacen,  y haces lo mismo,  que tú escaparás del juicio de Dios? ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad,  paciencia y longanimidad,  ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento? Romanos  2:3-4


¿Nota Usted, respetado lector, que LA GRACIA DIVINA brilla por doquier? No, no creo que puedan decir que los cristianos Calvinistas, reformados o Bíblicos seamos obstinados en estos asuntos; tendrían que decir, a riesgo de ofenderle, que Dios es el Obstinado con LA GLORIA DE SU GRACIA, pues toda la Escritura persiste en ello.

4.  Sin mérito humano

Texto referencia  Efesios  2:8-9 
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;  y esto no de vosotros,  pues es don de Dios; no por obras,  para que nadie se gloríe.



Uno de los riesgos y/o pecado de no anunciar estas verdades de la GRACIA, es atribuirle algún mérito al ser humano, y si es por meritos ya no sería por Gracia; no hay duda que esta es la dicotomía planteada a lo largo  y ancho de las cartas paulinas; por ejemplo, la dirigida a los Gálatas a quienes llamo insensatos al pretender menguar la GLORIA DE LA GRACIA del SEÑOR, ya que al confiar en sus obras negaban implícitamente esa preciosa Gracia.

 ¡Oh gálatas insensatos!  ¿Quién os fascinó para no obedecer a la verdad,  a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado? Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley,  o por el oír con fe? ¿Tan necios sois?  ¿Habiendo comenzado por el Espíritu,  ahora vais a acabar por la carne? Gálatas 3:1-3

El apóstol les recuerda que el medio por el cual recibieron al Espíritu Santo, (beneficio que proviene de la cruz sólo para los creyentes), fue la fe. Y este es, como ya vimos, sólo un medio de la GRACIA.

Que su respuesta positiva al Evangelio (llamamiento eficaz) fue obra de Dios en ellos y no de ellos mismos.

¿Dónde,  pues,  está la jactancia?  Queda excluida.  ¿Por cuál ley?  ¿Por la de las obras?  No,  sino por la ley de la fe. Concluimos,  pues,  que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley. Romanos  3:27-28


Sería insensato y jactancioso de nuestra parte, a fin de evitar controversias, persecuciones, rechazos o vituperios atribuirle en alguna manera o medida a nuestra salvación cooperación nuestra. TODO ES DE GRACIA.

5.   Para la Gloria de Dios.

Texto referencia  Efesios  2:8-9 
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;  y esto no de vosotros,  pues es don de Dios; no por obras,  para que nadie se gloríe.

Notemos que todo el argumento de Pablo hasta nuestro versículo en referencia cierra con  un…para…  Los argumentos de Pablo tienen un fin, exaltar la Gloria de La Gracia de Cristo y humillar al hombre y toda idea propia del orgullo humano que quiera gloriarse en la capacidad del impío en hacer algo bueno; la razón es que Pablo quiere que demos toda la Gloria al que es Digno. 

A fin de que seamos para alabanza de su gloria,  nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo. Efesios 1:12 


El objeto de todo el propósito divino, es que Dios reciba alabanza de su Gloria y no ha de permitir que nada se interponga entre Él y su Gloria; Él es celoso de su Gloria y diseñó el plan perfecto, justo, santo y amoroso para que su Pueblo reciba Salvación y a ÉL sea La Gloria por los siglos de los siglos amen. 


Manuel Cendales S.

--------------------------------------------------------------------------------
[1] Depravación Total del hombre/ Elección incondicional/ Expiación Limitada/Llamamiento irresistible/ Perseverancia de los Santos.
[2] fanático, ca. (Del lat. fanatĭcus). adj. Que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones, sobre todo religiosas o políticas. U. t. c. s. || 2. Preocupado o entusiasmado ciegamente por algo. Fanático por la música. Diccionario DRAE.
[3] leguleyo, ya. (Del lat. legulēius). adj. Nic. discutidor. || 2. m. y f. Persona que aplica el derecho sin rigor y desenfadadamente. || 3. Nic. Persona que hace gestiones ilícitas en los juzgados. Diccionario DRAE.
[4] Una discusión bizantina es una conversación en la que las partes en liza discuten sobre un tema sin mucha relevancia, pero con características muy sutiles y ambiguas. Es decir, una discusión bizantina es algo más que un diálogo de besugos pero, no mucho más. El origen de este dicho descansa en los concilios y reuniones de la primera iglesia ortodoxa griega, que se celebraban en Bizancio. En estas reuniones, los temas a discutir eran tan dados a interpretaciones y teorías como el sexo de los ángeles, dónde van los niños que fallecen sin bautizar, sin son inocentes, o si Jesucristo se reía.
[5] EL Espíritu Santo sobre los escritores de la Biblia en una forma orgánica, cual órganos suyos, pero en armonía  con las leyes de su ser interior. Él le uso tal cual ellos eran. El los iluminó, ayudó, dominó, y los guió para que escribieran las palabras adecuadas y sin embargo les dio libertad de que pusieran en sus escritos la huella de su propio estilo y vocabulario.
[6] La Biblia enseña que cada parte de la misma es inspirada por Dios. La biblia es verbalmente inspirada por Dios.
[7] Léase el comentario de Sam Waldron a la Confesión de Fe de Londres de 1689. Capítulo I
[8] Léase el comentario de Sam Waldron a la Confesión de Fe de Londres de 1689. Capítulo I
[9] Léase el comentario de Sam Waldron a la Confesión de Fe de Londres de 1689. Capítulo I
[10] Salmo 58.3
[11] Romanos 3.10-18


[12] Léase Obras de Martin Lutero.La voluntad determinada. Volumen 4. Editorial La Aurora.
[13]  Doctrinas Claves. El Estandarte de la Verdad.

¿El diablo su Exegeta de cabecera?

¿El diablo su Exegeta de cabecera?
Tomada de: Primera nota. Revista Palabra Profética. Marzo 2011



Para poder explicar y hacerle comprensible el porqué del título de la presente nota editorial se hace necesario empezar por definir los dos roles principales a que designó el Señor aquellos que apacentamos. Durante los albores de la Iglesia primitiva se presentaron ciertos inconvenientes al seno de la Iglesia, los griegos murmuraban contra los hebreos, alegando que sus viudas eran desatendidas en lo que respecta a la ayuda material, lo cual llevó a los doce apóstoles a definir tales roles claramente:

Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. Hechos 6:2-4


He colocado en negrillas las dos principales labores del obrero de Dios, infaltables, insustituibles e invaluables a la hora de apacentar la grey y glorificar a Dios. No cabe duda que cuando un pastor y maestro dedica una buena parte de su tiempo (la mayor) a estas se siente profundamente satisfecho consigo mismo, optimista y realizado en lo que respecta a su labor – no es para menos- podrían decir que son los momentos más gloriosos y donde se siente más confiado y seguro.

Pero, ¿qué diría Usted si le dijera que esos momentos, cuando Usted está a solas con Dios ya orando de rodillas, ya sumido en la meditación de las Escrituras, son las más peligrosos? Probablemente Usted respondería: El Señor es mi refugio… mi Castillo Fuerte…. mi Protector… y claro, esto en palabras claras es cierto. Pero se hace necesario que recuerde que “engañoso y perverso es el corazón”[1] y que es simpleza… …olvidar las “acechanzas del diablo” [2] el anda rondando[3]. Permítame mostrarle que muchos siervos incluso en la misma presencia del Dios vivo, esto es Cristo, fallaron al olvidar esta realidad.

MALDITA SEGURIDAD DE SU CAPACIDAD. 
Se puede dar cátedra sobre la doctrina de la “depravación total” del hombre impío, de su pecar y solo pecar, de la total incapacidad de éste para hacer el bien y olvidar que tal incapacidad persiste, si bien de manera remanente, persiste en el creyente: 

Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Romanos 7:18-19 

Juan Calvino en su comentario a este pasaje dice: “Necesitamos aceptar así también lo que sigue: Que (Pablo) hace el mal que no quiere, porque los creyentes tienen la carne, que no solo les impide un avance rápido, sino que les obstaculiza haciéndoles tropezar y fracasar”[4].

Pablo viene a mostrar su absoluta dependencia de Cristo para hacer lo bueno cuando dice versículos más adelante:

¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Romanos 7.24-25 


Notemos cuan poca confianza pone en su propia humanidad y cuan dependencia de Cristo en su “querer como hacer” [5] el bien. 

Recordemos que le profeta Jeremías nos da una pista en esto cuando declara lo dicho por Efraín:
“conviérteme, y seré convertido, porque tú eres Jehová mi Dios” Jeremías 31.18b. 


Debido a su estudio teológico, experiencia pastoral, o años de consejería se puede creer “un profesional[6] y hacer de la Oración y la meditación de la Palabra una rutina que mate. Se es proclive a olvidar de donde le saco el Señor. Acuérdate de estas cosas, oh Jacob, e Israel, porque mi siervo eres. Yo te formé, siervo mío eres tú; Israel, no me olvides. Isaías 44:21

Para tratar de cerrar este punto permítame citar las palabras de John MacArthur: De modo que no hay personas intrínsecamente calificadas. Dios mismo debe salvar a los pecadores, santificarlos y luego transformarlos de descalificados en instrumentos que puede usar. Los Doce eran como el resto de nosotros; fueron seleccionados de entre los indignos y los descalificados. Eran, como Elías, hombres sujetos “a pasiones semejantes a las nuestras” (Santiago 5.17). No alcanzaron las más grandes alturas del servicio porque hayan sido de alguna manera diferentes de nosotros. "Su transformación en vasos de honra fue únicamente obra del Alfarero[7]


SU PECADO PRESENTE EN LA ORACIÓN

Mientras predicaba una serie de sermones sobre el Sermón del Monte y al llegar al tema de la oración, inevitablemente hube de re-consultar hombres piadosos que nos han dejado un legado exegético en este tema entre los muchos sobresalen dos que han sido determinantes en mi comprensión del Ministerio y su relación con la oración: el primero Martyn Lloyd –Jones quien advierte de la necedad de olvidarse de su condición pecaminosa al momento de orar.
El afirma que: … la imagen más elevada que se puede formar de un hombre es cuando se lo ve de rodillas delante de Dios… Ahora bien según nuestro Señor el pecado es algo que nos afecta tan profundamente que incluso cuando nos dedicamos a esa actividad, está con nosotros para tentarnos…Para formarnos una idea exacta del mismo y comprenderlo, debemos ver a algún gran santo, algún hombre fuera de lo corriente en su devoción y dedicación a Dios… el “yo” lo está asediando. Y la tentación para él consiste en pensar acerca de si mismo, en realidad adorarse así mismo en vez de adorar a Dios… el pecado es algo que nos sigue incluso hasta la presencia misma de Dios.

Notemos que se puede estar un largo tiempo postrado delante de Dios centrado en sí mismo y no en la Gloriosa persona de Nuestro Dios. Como los hipócritas descritos por Jesús. 

Si tiene duda repase “la oración del Fariseo y el publicano” y hallará una forma incorrecta de orar y otra que en verdad agrada a Dios.
He aquí el ojo de Jehová sobre los que le temen, Sobre los que esperan en su misericordia.  Salmo 33:18 

Dios nos espera superhombres en su presencia – solo existen en la imaginación- Dios espera hombres totalmente desvalidos, sin fuerza, cansados, con dudas y temores que son consientes de su incapacidad. Recordemos aquella frase célebre: “Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar, te enseña a que hagas cuanto puedes, y a que pidas lo que no puedes". San Agustín. ¿Y qué hemos de pedir como conviene? No sabemos… sino que el Espíritu nos viene a auxiliar en nuestras flaquezas” [8]. ¡Qué humillante para el carnal orgullo esta realidad! Somos los brazos, los pies, los ojos, la boca; el cuerpo de Cristo, solo eso y nada más. Sin menosprecio de tan gloriosa verdad pero también sin ínfulas y prepotencia. Quienes predicamos somos tanto o mucho más débiles que el más débil del rebaño. Tanto que nunca hallaremos razones por las cuales Cristo nos puso en tal honra. Y no las hallaremos porque no las hay Solamente su Bendita Gracia.

EL DIABLO SU EXEGETA DE CABECERA

Durante los primeros días de diciembre del 2010 estuve en Medellín recibiendo enseñanzas del Dr. R.C. Sproul Jr. quien en una de sus conferencias advertía al predicador que estuviera alerta al momento de interpretar las Sagradas Escrituras (tarea que necesariamente tiene que realizar siempre el predicador) ya que cuando se sienta en su escritorio para hacer exégesis el diablo se sienta con él para ayudarle. Esto afirmaba recurriendo a Génesis capitulo tres donde la serpiente –Santanás- le ayudaba a comprender una nueva dimensión del Palabra de Dios a la primera pareja humana. 
Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Genesis 3:1-5

Como dije al comienzo de esta nota editorial, creerse libre de las artimañas del diablo solo porque está en su tiempo devocional o peor en su tiempo de preparar el sermón es un error mortal. La primera acción desde el edén del maligno es torcer las palabras de Dios. Lo ha hecho desde entonces a lo largo de la historia de la humanidad. El tiene la ventaja de sobrevivir generación tras generación hasta que venga el juicio. El error del creyente es ignorar o menospreciar las Escrituras (la historia sagrada) y todo lo que ellas afirman que ha hecho este malvado personaje usando hombres para el tal fin.
Es necesario observar el “quehacer” maligno no es tan peligroso en las esferas del pecado grosero tal como el adulterio, la ebriedad o la violencia ya que por su propio peso es reconocido y rechazado por el creyente. 
“Si uno quiere verdaderamente entender algo acerca de la naturaleza de Satanás y de sus actividades, lo que hay que hacer no es moverse en los estratos más bajos de la vida; si uno quiere saber algo acerca de Satanás hay que ir al desierto donde nuestro Señor paso cuarenta días y cuarenta noches. Esa es la imagen verdadera de Satanás cuando lo vemos tentando al mismo Hijo de Dios” [9]

La batalla descrita en Mateo  4 es de dimensión exegética. Versos invocados por Satanás pero dándoles un sentido (tarea exegética) torcido y para su propia gloria. Y Cristo-hombre, manteniendo el espíritu del texto bíblico no solo en su sentido gramatical, sino histórico y teológico. No se engañe, la batalla no es solo cumpliendo el rito de orar y estudiar la Biblia “religiosamente”. La exégesis no es solo un arte (don) es también una ciencia con leyes y principios. Y si se atrevió a tanto con El mismísimo Dios, ¿Qué le hace pensar que el diablo ahora mismo no está sentado a su lado?

SUS POSIBLES FLAQUEZAS

Creo que debemos combatir el pecado que mora en nosotros sin menosprecio de la diaria batalla con el enemigo de las almas. Bien, creo que Satanás no viene personalmente a confundirme a mí, el se ocupa personalmente de personas muchísimo más piadosas. Pero no hay duda que envía demonios para tal fin. Eso es lo que nos advierte Pablo en su 1ª carta a Timoteo:
Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; 1ª Timoteo 4:1

¡Maestros de doctrina! Demonios que manejan mejor (o peor) la hermenéutica y la exégesis para fines oscuros y terribles. Este es el origen de las herejías y las sectas. Cuidado con hacer de la oración y la meditación bíblica una rutina profesional. 

“Pensemos, comprendamos la Verdad, “aferrémonos a la doctrina”. La oración puede ser bastante inútil y vacía. La Biblia tiene mucho que decir sobre la oración y sobre como deberíamos orar. En un sentido, la oración no es sencilla puede llegar a ser difícil. En ocasiones la oración es una excusa para no pensar, una excusa para eludir un problema o una situación. ¿Acaso no estamos familiarizados con ello en nuestra propia experiencia? A menudo hemos tenido dificultades y hemos orado a Dios para ser liberados, pero mientras tanto no hemos corregido lo que debíamos en nuestras vidas. En lugar de enfrentarnos con el problema, y hacer lo que sabíamos que debíamos hacer, hemos orado. Señalaría que en una situación como esta; nuestro deber no es orar, sino enfrentarnos a la Verdad, enfrentarnos a la doctrina y aplicarla. Entonces tendremos derecho a orar, y no hasta entonces” [10]

Permítame terminar enumerando algunas de sus posibles flaquezas en esta batalla exegética a saber:
1. Ignorancia o limitaciones de su comprensión gramatical y literal del texto Bíblico

Tantas clases de idiomas hay, seguramente, en el mundo, y ninguno de ellos carece de significado. Pero si yo ignoro el valor de las palabras, seré como extranjero para el que habla, y el que habla será como extranjero para mí 1ª Corintios 14:10-12 

2. De la misma manera desprecio del contexto histórico del pasaje a interpretar, no solo para verificar el uso de palabras y dichos en su apropiada contemporaneidad sino para saber exactamente lo que quiso decir el autor bíblico.

… en el año primero de su reinado, yo Daniel miré atentamente en los libros el número de los años de que habló Jehová al profeta Jeremías, que habían de cumplirse las desolaciones de Jerusalén en setenta años. Daniel 9:2

3. Limitaciones del sentido teológico por ignorancia de las doctrinas medulares que sostienen el todo de la verdad Bíblica como por ejemplo Canoníca, Ética Bíblica, Salvación, La Trinidad, El Decreto de Dios, Exégesis e interpretación de las Escrituras, Eclesiología, Escatología etc. En resumen TEOLOGIA, eso que algunos asegura que divide la Iglesia –pero rotundamente no a la genuina—. TEOLOGIA palabra que bien comprendida en español significa conocer a Dios.

Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Juan 17:3
Hermano: prepárese no sea que el diablo sea su exegeta de cabecera.


Pr Manuel Cendales S.



[1] Jeremías 17.9
[2] Efesios 6.11
[3] 1ª Pedro 5.8
[4] Epístola a los Romanos. Pág. 187. Libros desafío.
[5] Filipenses 2.13
[6] Leer “Hermanos, no somos profesionales” de John Piper.
[7] “Doce Hombres comunes y Corrientes”. Betania-Caribe.
[8] Romanos 8.26
[9] El Sermón del Monte. Tomo II pagina 27.D. Martyn Lloyd-Jones. El Estandarte.
[10] I Juan, Martyn Lloyd Jones, obediencia, Oración, pecado, virtud pág. 20-21.


Aspectos Ministeriales de la labor del Pastor

Aspectos Ministeriales de la labor del Pastor
Conferencista: Dr. Noé Acosta

Invitados: Señores Pastores y líderes con proyección Ministerial
Entrada Libre
Subtemas:
  • La Fe
  • La Familia.
  • La oración
  • La predicación
  • El pastoreo
  • La administración eclesial.
Fecha: sábado, Marzo 12 del 2011
Horario: 10 am a 2pm
Lugar: Calle 122 # 15-09 piso sexto Bogotá- Colombia 
Tel: 3005698537

Refrigerio gratuito

Invita :
GTC
Gospel Through Colombia

En el amor de Cristo,

Manuel Cendales S.