¿Quién controla su mente?

¿Quién controla su mente?

Efe 2:2-3… 
2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,
3 entre los cuales también todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de la mente, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

Hoy seleccione el pasaje de la versión LBLA

Introducción

¡Has escuchado alguna vez que el cristianismo es una alienación o enajenación y que por lo tanto hay que rechazarlo?

Bien permítame en primer lugar  tratar de definir un poco este concepto y luego entraré a exponer nuestro pasaje bíblico para hoy:

El término "alienación" (sinónimo de enajenación) procede del latín "alienus", (etimológicamente, ajeno, que pertenece a otro). El término se aplicaba originalmente a las transacciones económicas en las que tenía el significado de vender o regalar algo a otra persona.

En filosofía, el término fue utilizado por Feuerbach en su obra "La esencia del cristianismo" para explicar el fenómeno religioso como algo que supone para el ser humano la pérdida de sí mismo, la renuncia a su propia naturaleza en favor de la de un ser ajeno (Dios).

Hegel y sus seguidores lo utilizaron con el significado de "extrañamiento", "distanciamiento", para indicar el alejamiento del sujeto respecto a sí mismo en la dialéctica de la objetivación.

Para Marx la alienación supone la pérdida de sí mismo y la conversión en objeto (cosificación), en mercancía, y se da fundamentalmente en el trabajo, ya que el trabajo asalariado, en la sociedad capitalista, es externo al trabajador, es decir, no pertenece a su ser. "En su trabajo, dice Marx, el trabajador no se afirma, sino que se niega; no se siente feliz, sino desgraciado; no desarrolla una libre energía física y espiritual, sino que mortifica su cuerpo, arruina su espíritu. Por eso el trabajador sólo se siente en sí fuera del trabajo, y en el trabajo, fuera de sí."  Además de la alienación del trabajo, Marx se refiere a otras formas de alienación, como la alienación social, política, religiosa y filosófica.

Recuerdo que en tiempos previos,  muy cercanos a mi conversión a Cristo, cuando El por su gracia e iniciativa divina me llamo eficazmente a salvación. Cuando respondí con fe y arrepentimiento, rechazaba el cristianismo histórico y bíblico porque me parecía, conforme a mi pensamiento materialista que era un tipo de alienación. En palabras bien sencillas, algo así como un control de otros hombres ejercido a través de la religión. Me consideraba libre pensador y el solo hecho de suponerme alabando a un Dios que por cierto no podía ver me parecía en palabras claras una estupidez. La religión, me repetía es el opio del hombre.  Me declaraba un libre pensador, nada podía controlar mi mente. Yo soy amo de Yo. Soy mi propio dios y punto.

Que lejos estaba de imaginar que Cristo me regeneraría y daría luz a mi mente que lejos de ser libre estaba absolutamente esclavizada de otros, como veremos hoy.

Efe 2:2-3… 
2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,
3 entre los cuales también todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de la mente, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

En nuestra meditación bíblica de hoy veremos:


  1. Vuestro amo el diablo.
  2. Esclavos de :  los deseos de la carne  Y de la mente.
  3. Un entendimiento embotado

1. Vuestro amo el diablo.
La carta de Pablo a los Efesios es una de las más profundas y que provocan alabanza. El capítulo uno es en sí mismo una oración, una doxología….

Efe 1:2 Gracia a vosotros y paz de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.
Efe 1:3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,
Efe 1:4 según nos escogió en El antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de Él. En amor
Efe 1:5 nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad,
Efe 1:6 para alabanza de la gloria de su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotros en el Amado.

En él, Pablo declara a la Iglesia las Gloriosas cosas que ha alcanzado Dios para nosotros en su Hijo Jesucristo. Y en este segundo capítulo inician informándoles a los creyentes cuál era su real condición antes de nacer de nuevo, de ser creyentes, de creer en Cristo y su Evangelio que son uno solo en sí mismo.

Efe 2:1 Y Él os dio vida a vosotros, que estabais  muertos en vuestros delitos y pecados,

Esa es la condición de una persona sin Cristo. Muerta espiritualmente. Sin comunión con el Dios que le creo. En desgracia. Y como está muerto, no oye, no ve, no entiende. Al inconverso o impío, Pablo también lo llama hombre natural.

1Co 2:14 Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque se disciernen espiritualmente.


No acepta las cosas de Dios, para el son pérdida de tiempo, tonterías; la razón:  no puede ni quiere entenderlas porque se han discernir espiritualmente y ya vimos que está muerto espiritualmente. Ahora bien, en cuanta a la jactancia de tener una mente libre… el libre pensador… ¿o recuerda?  Bien

Efe 2:2… 
2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,


Nos dice que hay un ser malévolo que controla al incrédulo. Su mente y voluntad están cautivas. Es decir está verdaderamente alienado… ¿por quién?  Por el príncipe de la potestad del aire… uno de los títulos dados al Diablo para revelar su carácter y manera de actuar… la palabra griega es ἐνεργέωm energéo ser activo, eficiente: obrar, operar. En resumen el diablo les tiene alienados. Creen que hacen lo que quieren pero en realidad hacen la voluntad del diablo. Esto es lo que dijo Jesús al respecto…

Jua 8:31  Entonces Jesús decía a los judíos que habían creído en El: Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos;
Jua 8:32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.
Jua 8:33 Ellos le contestaron: Somos descendientes de Abraham y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: “Seréis libres”?
Jua 8:34 Jesús les respondió: En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado;
Jua 8:35 y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre.
Jua 8:36 Así que, si el Hijo os hace libres, seréis realmente libres.
Jua 8:37 Sé que sois descendientes de Abraham; y sin embargo, procuráis matarme porque mi palabra no tiene cabida en vosotros1.
Jua 8:38 Yo hablo lo que he visto con mi Padre; vosotros, entonces, hacéis también lo que oísteis de vuestro padre.
Jua 8:39 Ellos le contestaron, y le dijeron: Abraham es nuestro padre. Jesús les dijo: Si sois hijos de Abraham, haced las obras de Abraham.
Jua 8:40 Pero ahora procuráis matarme, a mí1 que os he dicho la verdad que oí de Dios. Esto no lo hizo Abraham.
Jua 8:41 Vosotros hacéis las obras de vuestro padre. Ellos le dijeron: Nosotros no nacimos de fornicación; tenemos un Padre, es decir, Dios.
Jua 8:42 Jesús les dijo: Si Dios fuera vuestro Padre, me amaríais, porque yo salí de Dios y vine de Él, pues no he venido por mi propia iniciativa, sino que El1 me envió.
Jua 8:43 ¿Por qué no entendéis lo que digo? Porque no podéis oír mi palabra.
Jua 8:44 Sois de vuestro padre el diablo y queréis hacer los deseos de vuestro padre. Él fue un homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira.
Jua 8:45 Pero porque yo digo la verdad, no me creéis.



 Estos judíos razonaban igual. Se creían libres pero eran esclavos del diablo.

2. Esclavos de: los deseos de la carne  Y de la mente…
Efesios 2.3
3 entre los cuales también todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de la mente, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás

Notemos que la Biblia misma afirma que el tal no es libre como lo cree. No solo es un títere del diablo sino de propio pecado. Y este revela en deseos: Deseos de la carne y de la mente. Por supuesto que los deseos en sí mismo no son malos. Dios nos creó para que deseáramos. Pero debido  al pecado y su naturaleza esos deseos están torcidos: Es decir que parecen buenos pero en realidad van en contra de la voluntad y moral de Dios. Y donde se originan esos deseos. Bueno aquí nos dice que son de la mente… La palabra carne debe entenderse como la naturaleza pecadora humana- Por esto Pablo recomienda a los creyentes  en esta misma carta:


Efe 4:22 que en cuanto a vuestra anterior manera de vivir, os despojéis del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos.

Ahora esos deseos de la carne… pecaminosos se originan en la mente. De hecho todo la persona esta corrupta por su pecado. Jesús fue claro al referir  donde se originan las maldades…


Mat 15:11 no es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de la boca, eso es lo que contamina al hombre.
Mat 15:17 ¿No entendéis que todo lo que entra en la boca va al estómago y luego se elimina?
Mat 15:18 Pero lo que sale de la boca proviene del corazón, y eso es lo que contamina al hombre.

Si una persona es impía, sin fe, sin arrepentimiento hacia Dios, hacia Cristo, es un esclavo de Satanás y de sus propios pensamientos:

Rom 8:5 Porque los que viven  conforme a la carne, ponen la mente en las cosas de la carne, pero los que viven conforme al Espíritu, en las cosas del Espíritu.
Rom 8:6 Porque la mente puesta en la carne es muerte, pero la mente puesta en el Espíritu es vida y paz;

Notemos que quienes no han recibido a  Cristo y su palabra, solo piensan en las cosas de la carne. Y tal condición es muerte.  Fue lo que dijo Pablo al comenzar el capítulo 2 de nuestro pasaje en cuestión, veámoslo otra vez:

Efe 2:1 Y Él os dio vida a vosotros, que estabais  muertos en vuestros delitos y pecados,

3. Alienados por el diablo y su pecado.


Déjenme terminar con un pasaje que sé que aclara definitivamente el error en que se hallan los hombres sin Cristo… Y es que tiene la mente embotada…están esclavizados alienados…

2Co 4:3 Y si todavía nuestro evangelio está velado, para los que se pierden está velado,
2Co 4:4 en los cuales el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios.

Noten… Si no pueden ver, comprender y por tanto aceptar la Palabra de Cristo es porque… satanás llamado en este contexto …dios de este mundo… el mundo de la maldad…….los tiene cautivos, alienados , enajenados…

Más Jesús dice: 


Jua 8:34 Jesús les respondió: En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado;
Jua 8:35 y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre.
Jua 8:36 Así que, si el Hijo os hace libres, seréis realmente libres.

Arrepiéntase y venga confiado a Cristo quien puede perdonarle y librarle eternamente.

OREMOS………….