Video-Felices los pobres de espíritu

Pastor Manuel Cendales S.
Serie de sermones "Felices"

1. Felices los pobres en espíritu 2. Felices los que lloran
3. Felices los mansos
4. Felices los que tienen hambre y sed de justicia
5. Felices los misericordiosos 6. Felices los de limpio corazón
7. Felices los pacificadores
8. Felices los que padecen persecución por causa de la justicia


ESQUEMA DE LA PREDICACIÓN

"Felices los pobres de espíritu"
Mateo 5.1-3

Mat 5:1-3 Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos.Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo: Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Quisiera a partir de hoy y durante algunos domingos que volviésemos, como lo hicimos años atrás a considerar las enseñas gloriosas y eternas del Señor Jesucristo dadas en la porción del Sermón del monte que clásicamente son llamadas las bienaventuranzas.
Dios nos creo no para que fueran desgraciados, desdichados sino para que fuéramos perfectamente felices.
Tal felicidad no tiene como fuente las bendiciones de Dios, sino a Dios mismo.
La caída, el pecado, trajo dolor, miseria, ruina, enfermedad, muerte. Desdicha absoluta. El hombre busca la felicidad, pero por buscarla no solo de la manera equivocada, sino en el objeto equivocado, añade más infelicidad y angustia a su vida.
Por su estado corrupto, el hombre hace de todo lo que le parezca le puede proporcionar “algo de felicidad” un dios, un ídolo. El hombre incluso llega a hacerse ídolo así mismo. Esa es la razón de su idolatría quiere ser feliz. Algo le dice que necesita a Dios, y en su ceguera espiritual, hace dioses de todo lo que le ofrezca un poco “de gozo”, de alegría. Aunque luego el dolor sea más terrible y profundo. Se asemeja al perro que le cortó la cola y da giros desesperados por mordérsela sin lograrlo, hasta quedar extenuado.

Cristo vino con el fin de restaurar al hombre y volverlo a ese estado de gozo supremo, de felicidad inmarcesible, inextinguible e indescriptible. El salmo uno y dos, que son una síntesis de todos los salmos; dice Dichoso el varón… Feliz el hombre y lo conecta inmediatamente con el corazón de Dios. El salmo uno con su Santidad y el Salmo Dos con el ungido de Jehová.
Es decir, que quien ha sido redimido es, el cristiano, uno que ha nacido de nuevo, que recibió fe ya arrepentimiento, que ha sido sellado por el Espíritu Santo y adoptado como Hijo de Dios debiera ser Feliz. ¿Es usted feliz?
Notemos que cuando Cristo inicia su ministerio público; en la sinagoga toma las Escrituras y lee

Isaías 61:1-3
1 El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;
2 a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados;
3 a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

Dios quiere en lo más profundo de su ser que Usted sea Feliz. De echo, Él es la felicidad, si lo tiene a El lo tiene todo. El no dijo reciban mis bendiciones y viviréis, El dijo buscadme y viviréis…

El no dijo daré vida prospera a los que practiquen la religión cristiana. El dijo YO he venido para que tengan vida y la tengan en plenitud, en abundancia.
El no dijo vengo a mostrarles el camino… El dijo Yo soy el camino…
El no dijo les aplicare la resurrección… El dijo Yo soy la resurrección y la Vida.
El no dijo lejos de vuestra denominación o credo claudicareis… El dijo lejos de mi nada podes hacer.

El punto es este. Que el pecado rompió la intima comunión de Usted con Dios, ese es su melancolía, su desdicha su dolor. El pecado no es la razón de su Angustia existencial, este fue el responsable de la peor de las desgracias, le separó a Usted de Dios.

Hoy es altamente probable que Usted se sienta como el hijo prodigo de la parábola de Jesús, aquel pensó que su gozo estaba en la herencia material, en las dadivas hasta que descubrió que su Felicidad estaba en su Padre. “No soy digno de llamarme hijo” Su pecado le había separado de su Padre, del deleite de su presencia. Cuando lo entendió, ya no le importaba volver como un jornalero, el punto era volver a El.

El Sermón del monte en su conjunto ha sido erróneamente entendido bajo la perspectiva de:
El Evangelio social…. “como deben vivir y los hombres… lo único es aplicarlo y ya.
Como una mera explicación de la ley… Creo que como dice Martyn Lloyd –Jones… explica y expone la ley en algunos puntos pero va más allá.
Los dispensacionalistas afirman que este fue escrito para Israel y nada tiene que ver la Iglesia; por tanto no se aplica a nosotros. Entonces no somos la sal, ni la luz.
Y con respecto al Reino de los cielos… El Reino ya está aquí… aunque aún no ha sido establecido en su plenitud… El reino aquí como dice Lloyd-Jones… es sobre todo algo dentro de nosotros.

Terminemos diciendo que El sermón del monte empieza con las bienaventuranzas y es una descripción del cristiano… Todo cristiano debería ser así. Las bienaventuranzas son una descripción del carácter cristiano. No se puede tener una de las Felicidades y carecer de la otra. Algo importante dice Lloyd –Jones. Estas no son una tendencia natural, solo las puede producir el Espíritu Santo en su Gracia. Hay cualidades naturales que se asemejan a estas descripciones pero no son las cualidades espirituales aquí descritas. Sin embargo estas cualidades cuando son genuinas diferencian entre lo que es un creyente y uno que no lo es. El cristiano y el no cristiano pertenecen a dos reinos diferentes.

Veremos en las bienaventuranzas un orden lógico bien definido.

“Felices los pobres”
Mateo 5.1-3
1 Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos.
2 Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo:
3 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Introducción
Hoy quisiera pedir en comunión con vosotros que de acuerdo a las promesas dadas por Cristo, que donde hay dos o tres en su nombre El estará, que no nos dejaría huérfanos, El por su Espíritu nos predique de nuevo este bello sermón.

Jesús dice:
Capitulo 4 versos 16-17:
16 El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz;
Y a los asentados en región de sombra de muerte,
Luz les resplandeció.
17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

Para mantener el hilo de pensamiento de nuestra introducción es necesario decir que hace referencia así mismo… El dice en Juan Yo Soy la Luz… quien le tiene no esta en tinieblas. El Reino esta cerca porque El es el Rey y donde esta El, el Reino está presente. Esta palabra es real ahora y aquí mismo. El rey y la Luz están aquí.

1. Jesús y las multitudes…

Alguien dijo que las multitudes, las masas no son confiables. Y refiriéndose a Cristo, estas primero, al degustar sus bendiciones, quisieron hacerle rey terrenal, tiempo después gritaban crucifícale. Con todo Cristo se compadece de las multitudes… La razón:

Mat 9:36 Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.

No dijo que no tenían buenos gobiernos…
No dijo que no tenían riquezas y bienes…
No dijo que no tenían pastores… (En plural, alusivo a nuestro oficio). Esta en singular

El desamparo de ellas, la desgracia de ellas, la infelicidad y el caos de ellas es que no lo tienen a El.
El dijo en Juan Yo Soy el Buen Pastor… El Buen pastor su vida da por las ovejas.
Las multitudes de las que constantemente Usted hace Parte, no pueden cantar con voz de Júbilo:
Jehová es mi Pastor… nada me faltara.
Yo soy, el auto existente… El que nada me necesita… Es quien me guía, me cuida, me pastorea…

Mat 5:1 Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos.
2 Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo:

Si bien es cierto estaban las multitudes… El se dirige a sus discípulos…. Quiere paso a paso mostrarles en que consiste la Felicidad y cual es el camino hacia ella. Ya dijimos que Cristo es la Felicidad, es la perla escondida, pero El mismo dijo también Yo soy el camino...
Y quiere hacer sabio al sencillo, pues Cristo mismo es la sabiduría.
Solo los escogidos tenemos el privilegio de ser enseñados por su Propia boca…

Hoy Cristo nos habla, cada palabra, cada acento de este precioso libro, es literalmente voz de Dios. Hoy Cristo por su Escriturase esta dirigiendo a Usted, pobre infeliz, por cuanto la felicidad ha huido de su corazón, o quizá nunca la ha experimentado.
Muchos, a propósito de las fiestas decembrinas que se avecinan, piensan que si tienen muchos regalos, comida, bebida o que se yo… serán felices… Están equivocados.

“Cantan: hay quien tiene todo lo que quiere…
Y sus navidades siempre son alegres….
Hay otros muy pobres que no tienen nada…
Son los que prefieren que nunca llegara…”

Pero no es de lo que Habla Cristo en este pasaje bíblico. Adam y Eva, si en cambio del árbol prohibido, hubiesen comido del Árbol de la Vida, que no era otro que Cristo, hubieran tenido una Fuente dentro de ellos en su interior saltaría, fuente de gozo, fuente de felicidad. La Samaritana buscaba la Felicidad en el amor erótico, cuantos maridos tuvo hasta que fue alcanzada por Cristo. Esa fuente le fue dada, ríos de agua viva, el Espíritu de la Felicidad y la Plenitud.

2. Los pobres de espíritu…
Mateo 5.3
Bienaventurados los pobres en espíritu…

En este pasaje Cristo comienza a trazar un camino hacia la Felicidad Total, plena y Eterna. Digamos que esta es la primera dicha en esta escalera hacia la homeostasis de gozo. Digamos que es la primera y más básica condición para siquiera aspirar a ser feliz.

La palabra usada para pobre es ptojós: que significa mendicidad absoluta, pobreza extrema. Pordiosero. Acurrucarse de pobre. Y para espíritu la palabra es “pneuma” que en este contexto asumen el sentido de “principio vital”.
Ahora podríamos pensar que hay unos seres humanos ricos espiritualmente y otros pobres. Pero lo que Cristo esta es describiendo la condición de todos los hombres mujeres, jóvenes, niños, ancianos) El Profeta Isaías al describir a Israel (incluye a todo Hombre)

Isa 1:6 Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite.

Es decir que la Felicidad esta al alcance solo de aquellos que pertenezcan a este tipo de personas que se saben, son consientes, de poseer nada, y necesitarlo todo. Peor aun, su estado es de descomposición, lopesca en términos económicos, es un pordiosero lleno de llagas, de pústulas y además maloliente.

Juan dice que los milagros que Jesús hizo por El espíritu Santo, eran señales. Ellos guardan luz respecto de este punto. Cristo sano:
Ciegos…
Paralíticos…
Sordos…
Leprosos…
¿Por qué estas enfermedades y no otras? Bien creo que eran alusiones directas a la condición espiritual del hombre, de Israel, de los judíos, de los fariseos, de Usted, de mí.

No es pobreza material… como lo enseñan ciertas sectas… “boto de pobreza”. Tampoco pobreza física, discapacidades o algo así. Este tipo de pobreza, puede o no estar presente. Pero de la que Cristo habla es mejor entendida si la describimos:

Como la incapacidad de un muerto a impartirse vida así mismo….
Como la inhabilidad, el no poder ni querer hacerlo lo bueno….
Como la condición de un enfermo terminal sin cura…

De acuerdo a la Escritura, el hombre no puede resucitarse espiritualmente así mismo… necesita que otro lo haga por Él… Pablo al hablar de la Iglesia en su carta a los Efesios, les dijo que antes ellos eran muertos espirituales…

Ef 2:1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados.

El mismo apóstol en su carta a los Romanos capitulo tres, dice que no hay quien haga lo bueno, no hay quien busque a Dios esto incluye a no judíos, judíos y cristianos. Todos.

3. Pobreza es opuesto a bondad

Mat 9:9 Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió.
Mat 9:10 Y aconteció que estando él sentado a la mesa en la casa, he aquí que muchos publicanos y pecadores, que habían venido, se sentaron juntamente a la mesa con Jesús y sus discípulos.
Mat 9:11 Cuando vieron esto los fariseos, dijeron a los discípulos: ¿Por qué come vuestro Maestro con los publicanos y pecadores?
Mat 9:12 Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos.

Uno de los mayores engaños del corazón, pues engañoso y perverso dice Jeremías, es hacerle creer que Usted es bueno, que por sus obras usted merece el cielo, que El Evangelio Usted no lo necesita, que Usted por su religión ya es poseedor del Reino de los cielos. Pobreza espiritual es comparada aquí con una terrible enfermedad por Jesús.
Notemos que los Fariseos, se creían sanos, ricos espiritualmente. Mejores que otros. He ahí el engaño de vuestro corazón. En este pasaje, el pecado, la impiedad, la maldad, es la enfermedad y Cristo, su perfecta obediencia, su cruz, su sangre y su resurrección son el Medico y la medicina a la vez.
Con ironía Cristo les dice… que ellos se creen sanos…. Ricos… y esa es su perdición, su desgracia, su infelicidad…. “La Mera religión sin Cristo… no solo le aleja más de la Felicidad sino le lleva a la perdición eterna.

Quizás Usted es un cristiano verdadero, pero se cree rico…

Apo 3:17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.
18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.
19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.

Creo que es uno de los pecados más evidentes de la Iglesia contemporánea. Se predican tantos beneficios, “bendiciones” pero tan poco a Cristo. Con su teología de la “prosperidad” Si tienes dinero, Cristo esta contigo dicen. Creo que la mayoría de las personas que reciben este tipo de mensajes siguen muertos en sus delitos y pecados. Solo quieren el los panes y los peces… No necesitan un Salvador… Sin tan o peor de infelices que antes de que les hablara del Evangelio… si es que alguna vez se lo presentaron.

En uno de sus escritos Charles Spurgeon dice que estos se parecen a un mendigo y pordiosero tan andrajosamente vestido que impacto a un pintor quien quiso plasmarlo en su lienzo. El artista invito a su estudio al mendigo para el día siguiente con la promesa que lego de pintarlo le daría una gran suma de dinero. En la mañana del día acordado, se levanto el pordiosero se baño, se puso una camisa limpia y bien planchada que le regalaron y afeitado acudió a la cita. Obviamente el pintor lo rechazo, el quería pintar al sucio y maloliente mendigo y no a este refinado señor.

4. ¿Para quienes es el Reino?
Mat 5:3
3 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

¿Ser felices? Porque…

Sin esta primera cualidad. Pobreza de espíritu es imposible acceder al reino. Es la característica fundamental del cristiano.
Hasta aquí notemos que el comienzo de esta serie de bienaventuranzas, dichas comienza, derrumbando para levantar, hiriendo para luego curar. Cristo fue puesto para caída y levantamiento de muchos… dice la Escritura.
Comienza mostrando nuestra total incapacidad para ser merecedores, poseedores y ciudadanos del Reino a no ser por la Gracia de Cristo.
Esta bienaventuranza refiere a la actitud del hombre consigo mismo. ¿De qué se precia? ¿De qué se puede jactar? Es abandonar la confianza en sí mismo para ponerla en otro… En Cristo.
Pobreza aquí no es tara… limitación mental, intelectual… o menor capacidad o talento… No tiene que ver con apocamiento. No es el temperamento. Ser pobre no es suprimir la personalidad. No es saber poco o nada. Es la condición integral del hombre pecador… Es lo que dijo Isaías:

Isaías 57.15.
Porqué así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.

El camino a la autentica y plena felicidad comienza en el momento que redargüido por El espíritu de Dios Usted es hecho consiente de su lamentable estado. De hecho desde ese momento ya se es feliz. De nuevo Isaías dice:

Isa 29:18-19.  En aquel tiempo los sordos oirán las palabras del libro, y los ojos de los ciegos verán en medio de la oscuridad y de las tinieblas.
19 Entonces los humildes crecerán en alegría en Jehová, y aun los más pobres de los hombres se gozarán en el Santo de Israel.

Como Gedeón… “ha, Señor mío, ¿Con que salvare yo a Israel?
Como Isaías… “Muerto soy”
Como Pedro… “apártate de mí”

Como Pablo “Y para esto ¿Quién es suficiente?”

Jesús dijo que los muertos que escucharan su voz viviría, es Usted uno de los que hoy esta oyendo la voz del Salvador. La única condición a llenar es ser pecador y entonces puede venir a El. ¿Se sabe Usted pecador? ¿Sabe que no es ni tiene nada sino tiene a Cristo? Es consiente de su estado lamentable. Entonces venga a Cristo…. Su reino le pertenece… gratuitamente… solo tiene que creer en su Redención y será, limpio, perdonado… pasara de mendigo a rey y sacerdote.

Sal 69:32-33 
32 Lo verán los oprimidos, y se gozarán.
Buscad a Dios, y vivirá vuestro corazón,
33 Porque Jehová oye a los menesterosos,
Y no menosprecia a sus prisioneros.

La razón es que Cristo vino para compadecerse de los que vienen a Él en tal condición y humillados ante su presencia: Porque son pobres y buscan la felicidad…
Como Bartimeo que dijo rabí, raba, ten compasión de mi…
Como El paralitico de Betesda que le dijo: no tengo quien me ayude…
Como la mujer enferma de Flujo… aunque avergonzada pensó: Si tan solo tocara el borde de su manto:

Alabemos… Si tan solo tocara el borde…