¿LA VERDAD Vs EL GOZO?

Pastor: Manuel Cendales
¿LA VERDAD Vs EL GOZO?

Debido a la necesidad que se presentó en la Iglesia que co-pastoreo de tratar con profundidad el tema sobre la iglesia; me ví precisado a preparar una serie de sermones, cuyos títulos de los mismos (suelo ponerles titulo) empezaban por “comunidad” “La comunidad del cordero”, “la comunidad del pacto” etc. Pensando en lo que sería el sermón de este próximo día del reposo, vino a mi memoria cierto libro cuyo tema central es LA CRUZ DE CRISTO (a decir verdad éste es su título) donde John Sttot, su autor, al referirse en uno de sus capítulos a la Iglesia del Señor la llama literalmente; “LA COMUNIDAD DE LOS CELEBRANTES”, me vino como anillo al dedo, -pensé- en razón a que el tema central del mensaje trata con el GOZO de DIOS en su Iglesia. Nuestra iglesia local ha experimentado, a partir de nuestra continua aplicación del lema “reformándonos, siempre reformándonos” una serie de seminarios a lo largo de los últimos cinco años a fin de alcanzar la liturgia ideal que agrade plenamente al Señor(aún no lo logramos) a pesar de nuestros pasos agigantados pasos con una membresía consecuente con esto. Hemos escuchado a los que se consideran hoy los mejores expositores en estos temas, incluyendo a Frank Garlo, en el tema de la adoración y recientemente el conocido predicador Oscar Arocha. Lo cierto es que hay una peligrosa y extrema dualidad en lo que refiere a los afectos; y particularmente al gozo y su sincera manifestación en nuestros cultos públicos. Durante no pocos años, contemplé con tristeza cómo la Iglesia liberal pretendiendo enfatizar en este tema; al no predicar la centralidad de la Cruz y los beneficios eternos de la misma para la Iglesia, no vive, no experimenta en ella naturalmente el Gozo del Señor, ya que éste solo está presente en el pecador regenerado y arrepentido y justificado por la obra de la cruz; éstos predicadores liberales, insisto, negándose a aceptar el Evangelio tal como está revelado en las Santas Escrituras y obviamente no viendo la realidad de tal fruto, el cual es manifiesto aún en las tribulaciones más tremendas del pueblo de Dios:

Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia” Colosenses 1.24

Recurrieron estos ilustres personajes a técnicas grupales, sicología aplicada y toda suerte de estrategias para fingir lo infingible; la alegría espiritual, de una iglesia que bien dijimos antes, no debe ser de plañideros o lamentadores, sino de genta que celebra; gente alegre. Pués bien, lo que vimos hasta hoy son verdaderos espectáculos circenses; shows de todo tipo, musicales, de comedia (pues algunos de los expositores de este género de mensaje no escritural son verdaderos comediantes) y no faltaron quienes se atrevieron a incluir en sus liturgias, escenografías propias de Hollywood; mundanalizando la Iglesia; ya de por sí mundana, por la ausencia del viejo evangelio de la cruz de Cristo.

ESTAD SIEMPRE GOZOSOS!!!!!
1ra tesalonicences 5:16.

Las consecuencias totalmente funestas, por supuesto; El nombre de Dios blasfemado, gente seudo-cristiana y la que quizás si es creyente, adorando con el modelo de los profetas falsos de Baal que enfrento Elías. Ahora bien, como era de esperarse y así debía de ser, indefectiblemente esto llevó a una reacción santa de parte de quienes identifican la Fe perfecta y genuinamente bíblica; la sana ortodoxia, la iglesia de confesión histórica y de hermenéutica depurada y totalmente científica. El rechazo a tales aberraciones no se podía hacer esperar…
Sin embargo; ¿cuantas veces por querer quemar la mala hierba se termina incendiado el sembrío? No lo digo porque este a favor de aquellos Empresarios, humanistas y sicoterapeutas “cristianos” más bien porque así como es verdad que el mensaje contemporáneo en lo … lo general; y en la mayoría de la Iglesia “profesional”, (esta mayoría es liberal) esta lejos tampoco lo son; no es menos cierto que muchos bien intencionados hermanos, en su celo tan apasionado rayando en el desvarío ; no dudo que con santas razones, y que critican esto de aquellos “promotores de espectáculos”; han renunciado inconscientemente (con seguridad) a aplicar la preciosa e invaluable hermenéutica por la que propenden a fin de verificar si por algún lugar de la Escritura, Dios ha llamado a su iglesia una amargada, sin vida, fría, carente de emociones y sobre todo lejos de ser “LA COMUNIDAD DE CELEBRANTES”, pués estigmatizan todo aquello que les huela a júbilo y expresión alegre, en el culto debido al Señor y Dios. Y en ese celo, que a mi humilde y quizá no muy autorizado juicio, no es conforme a ciencia, queman con el fuego de sus bocas y plumas en su santa “ortodoxa- inquisición” a todos aquellos que, en la libertad doctrinal en lo que no hay dogma, proceden a exteriorizar comedida y juiciosamente pero sin pena, pues no hay de que avergonzarse, sus afectos más santos, por su bendito Salvador, con la presunción (venida de prejuicio) que cualquier tipo de expresión emotiva, es mundana y condenable. En los salmos para empezar ( y con estos sé que no hay mayor discusión en cuanto a lo beneficioso de entonarlos en nuestra adoración pública) se lee:

“Y a tus moradas.4Entraré al altar de Dios, Al Dios de mi alegría y de mi gozo; Y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío” Salmo 43:4

Creo que, nadie que justificado de su maldad entre a la presencia de Dios, pueda quedarse impertérrito; sin ningún tipo de afectos.

Salmo 16.11b En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre”

No hay duda que este salmo no habla de “rumbas sensuales” o de alegría proveniente del actual espectáculo circense eclesial; pero no niega tampoco ni siquiera por implicación que tal gozo sea carente de afectos o con afectos pero vedados de expresar de manera reverente y amorosa.

Algunos podrían insistir no sin validas razones bíblicas que la primera experiencia ante el Dios vivo debe ser temor y una sensación de debilidad tal como aconteció con Isaías y Ezequiel a su turno; pero el Divino Salvador; Cordero Inmolado del nuevo pacto ; Señor y Salvador (no esta por demás decirlo) al iniciar su ministerio Redentor cita a Isaías y no propiamente para hablar de experiencias terribles del profeta sino con clara y directa alusión al gozo, alegría, jubilo por tan gloriosa Salvación:

Isaías 61
1El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; 2a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; 3a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

Oleo de gozo en lugar de luto!!!

¡Manto de alegría en lugar de espíritu angustiado!

La orden que el profeta dice que fue dada desde el trono celestial y atañe a los redimidos fue: Denles gozo en cambio de espíritus y rostros sombríos; que se alegren y puedan decir como Pablo “afligidos pero no angustiados”

No; no es que les prediquemos positivismo; o expongamos solo aquello que nos parece positivo de la Escritura; es algo más intrínseco (íntimo, esencial) El evangelio per sé es gozo, júbilo, alegría no solo espiritual, como algunos sugieren quiere decir: desconectado de los afectos. Es un gozo integral, pues el hombre como imagen de Dios, no lo es solo espiritualmente, lo es integralmente cuerpo y alma. Y esto implica necesariamente, intelecto, afectos y voluntad.

El creer en el evangelio, a pesar de hacernos objetivo militar de Satanás, el mundo y el pecado, lo cual conlleva a aflicciones y tribulaciones nunca (dije bien) nunca dice que tales tribulaciones sean infligidas y mucho menos propias de aquellos momentos de reposo y celebración propios del culto de adoración pública este momento es lo más parecido al cielo, o si prefiere por aquello de la puntualidad escatológica; al Reino Venidero.

Y si tenemos en cuenta que tal celebración se efectúa el día que según la ley moral se llama día de reposo; consagrado para nuestro descanso tanto físico como espiritual y no hay duda que con el fin de que en tan sagrado día, las heridas recibidas en la batalla sean vendadas, sanadas, sin duda, para luego ser fortalecidas, para enfrentar otra semana de pelea mientras regresa el Señor.; La Alegría debe ser, entonces, el estado natural de celebración. ¿Deberíamos pensar que todo lo anterior ha de ser motivo de una sobredosis de parquedad y desafección extrema?

Cuántas veces hemos iniciados nuestros preciosos cultos con pasajes como este:

Salmo 122 1Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos.

Es verdad que alegría no es sinónimo de irreverencia, tampoco de tratar con liviandad la adoración Pública. Pero no por ello podemos decir que en este contexto la Palabra hebrea samákj deje de significar regocijo y por implicación celebración alegre. No estoy promoviendo un modelo de adoración diferente al de la Escritura todo lo contrario, a que reverentemente y con orden a la luz de la revelación divina (la Biblia) cristalicemos aquello que la misma sana doctrina establece:

2ª Corintios 3. 17Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.

Solo el pecado flagrante (Que se está ejecutando actualmente. || De tal evidencia que no necesita pruebas || En el mismo momento de estarse cometiendo un delito, sin que el autor haya podido huir) tiene la maldita cualidad de nublar nuestro gozo... y mucho más, de robarnos por lo menos temporalmente la paz; recordemos la solicitud pronunciada delante de Dios por el rey David luego de su arrepentimiento:

Salmo 51 12Vuélveme el gozo de tu salvación, Y espíritu noble me sustente.

Ahora bien, creo que todos los creyentes que reconocemos la Biblia como autoridad podemos decir que ésta, nos lleva a la sana certidumbre de que la presencia de Dios manifiesta (no su mero atributo de omnipresencia) en deferente y gloriosa comunión para con su Iglesia se hace evidente cuando ella se halla reunida en celebración santa y culto de exaltación al Alto y Sublime, (1 Reyes 8.10…/ Éxodo 40.34… Números 16.19…)

Salmo 16:11 “…En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre…”

Si lo anterior es cierto, como lo creo, ya que no existe para un genuino creyente tiempo de mayor alegría y expectación de júbilo como cuando sale hacia la casa del Señor para (en santa reunión; en armonía con sus hermanos) tener un encuentro maravilloso con la Divina Trinidad.

Por favor, no me mal interprete. Yo sólo quisiera que fuéramos siempre a la Biblia con un corazón enseñable y ansioso de siempre reformarse. Por último sólo recordemos que Fue Cristo quien dijo: “Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”; por supuesto del pecado y de la amargura y tristeza propias del mismo. Si consideramos las Escrituras como la Verdad; tal verdad es el Evangelio de las buenas nuevas. “Santa iglesia del Señor; La Verdad no puede quitarnos el gozo que la misma nos ha traído.”




Pastor Manuel Cendales S.
palabraprofetica@hotmail.com