“Una Necesaria Respuesta”


“Una Necesaria Respuesta”

TEXTO EN REFERENCIA  

44Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.
 Juan 8.44

Pregunta en cuestión:
Buen día Pastor Cendales, quisiera preguntarle acerca de la diferencia entre herejía y doctrina del error, ya que en la conferencia de semana santa usted lo menciono y saber si en algún libro lo explican. Bendiciones y saludos a su esposa.

La reflexión para el día de Hoy proviene del deseo de dar respuesta a una querida hermana (de quien me reservo su nombre por no estar autorizado a publicarlo) que visito mi Iglesia local durante un seminario donde expuse el tema de la Oración. Y en quien se suscito una duda en razón a que o bien me exprese mal (que es lo más probable) o fui mal escuchado. Pero que a la postre redundo en bendición que espero hoy amado lector pueda Usted recibir. 

La Biblia en general, pero particularmente El Nuevo Testamento al referirse a los falsos profetas y maestros:

2a Pedro 2.
1Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina

Efesios 4.14
… para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,


No parece diferenciar (guardando sus contextos) entre herejía y artimañas del error[1] en lo que respecta a su procedencia maligna y propósito destructivo contra la iglesia. Uno de los nombres reveladores del carácter de Satanás es “Padre de mentira” y en todo caso este es el origen de estas. (Leer Texto referencia)
                                                                                             
Etimológicamente hablando, la palabra HEREJIA, viene del griego αἵρεσις jáiresis; que connota: elección, alternativa, disensión, secta, desunión.[2] HEREJE entonces en un sentido específico es alguien que habiendo sido iluminado por la VERDAD y que disfruto del privilegio de oír la Buena Palabra[3] voluntariamente elige abrazar el error, en contra de la Verdad, lo que por cierto le da el carácter de apostata o uno que ha negado la FE. (A decir verdad, nunca la tuvo verdaderamente)
                                                                                              
La Palabra ERROR; proviene en cambio de la palabra griega πλάνη pláne; que connota desviarse de la ortodoxia o piedad, engañoso, error, extravío. Ahora bien, esta palabra por sí misma no necesariamente indica que quien ande en el error terminara necesariamente siendo un hereje; Ya que en Efesios 4 (cita ejemplar)

Efesios 4.14
… para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,

Pablo dice a los creyentes a los santos, elegidos, que los dones ministeriales[4] fueron dados a la Iglesia para su edificación, perfeccionamiento y unidad de la fe. Por inferencia podemos decir que eventualmente algunos creyentes pudimos estar expuestos a estos errores y hasta militar en ellos por algún tiempo, de manera que aunque escogidos ser “niños fluctuantes” y si niños, inmaduros en cuanto a discernir (por ignorancia o tozudez) entre lo bueno y lo malo.[5]
                                                                                    
Quisiera citar textualmente al Pastor Oscar Arocha: 
                                                                                         
“Diferenciemos su significado: relacionado con este asunto se dan varios casos: Error, divisiones, herejía. El error es una disociación entre lo que se piensa y la Verdad. Un hermano pudiera estar errado, y aun así no se separa de sus hermanos. Las divisiones separan, pero no apartan del Evangelio. Se van a otros lugares y aun así siguen trabajando dentro de la Iglesia. La herejía no hace nueva Iglesia sino ninguna iglesia.

El error mancha las paredes, la división la tumba, pero la herejía socava el fundamento con el fin de tumbar no la pared sino la casa”[6] 

                                                                                          
Bajo todo lo anteriormente dicho, me ha parecido apropiado afirmar que hay diferencia entre la Herejía propiamente definida, y exegesis, doctrinas y aun conductas que un creyente incluso Ministro de la Iglesia, asume y enseña, por algún tiempo como producto del error. Es decir entre herejías y lo que yo llamaría “doctrinas del error”. 
                                                                                                     
¿De dónde entonces la necesarísima y tan amada Reforma del Siglo XVI? ¿No militó Lutero en las “doctrinas del error” por no poco tiempo abrazándolas y adorándolas como la ciertísima verdad hasta el tiempo por Dios establecido para su apropiada iluminación y avivamiento? ¿No es este uno de los motivos principales por los que una de Las Solas de la Reforma es “reformándonos siempre reformándonos”? .De allí mi opinión (como siempre presuntuosa) que ninguna Iglesia local se llamase así misma reformada (como si ya hubiera llegado) sino en reforma. 
                                                                                                   
¿Que nos deja la presente reflexión? ¿No oramos acaso para que la Iglesia contemporánea salga del error? o en palabras más familiares ¿que se Reforme? O acaso actuando como “abogado del diablo” podríamos afirmar que toda iglesia local “no reformada” es necesariamente herética. ¿Son todos los predicadores no confesionales herejes? Yo creo que no. Aunque afirmo que una gran mayoría militan en el error y consecuentemente enseñan “doctrinas del error” por lo cual oro para que lleguen a la Verdad.
                                                                                            
Ahora, desde la otra perspectiva ¿Somos absoluta y finalmente reformados todos los hermanos confesionales? ¿No es verdad que tenemos que aceptar que aun no hemos llegado al fin de la escalera?
                                                                                  
¡Sí!, las Escrituras son inerrantes, las Escrituras, no nosotros. ¿Alguno de los más iluminado y piadoso erudito de la historia de la Iglesia afirmo alguna vez que estaba libre del error?
Si así fuera ¿Por qué el clamor de David?
                                                                          
Salmo 19: 12-13
¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos. Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí; Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión.

  
Nuestro ministerio camino un largo tiempo en “doctrinas del error” hasta que por soberana Gracia, Dios se manifestó alumbrado nuestro entendimiento[7] a quienes estábamos ensoberbecidos pretendiendo tener solos y únicos poseedores de la verdad.

Viene a mi memoria uno de los predicadores más vigorosos de la naciente Iglesia Neo testamentaria: Apolos; hombre educado que había asistido a escuelas Judía y Griega de Alejandría y definitivamente un “apasionado creyente” y además elocuente.  


Hechos 18.24-25
Llegó entonces a Éfeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras. Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan. 
Lucas afirma que era “experto en las Escrituras” (Veterotestamentarios), capaz inteligente y había sido instruido en el Camino del Señor o en la Palabra del Señor, y predicaba, sin embargo solo conocía “el bautismo de Juan” ¿Que enseñaba? Sería una pregunta valida. Simón J. Kistemaker en su comentario a los Hechos dice:     
                                                                             
“Apolos ha llegado a conocer la enseñanza del Camino. Con un deseo ardiente en su corazón, hablaba elocuentemente acerca de Jesús. Era ferviente en espíritu (c.f.Ro.12.11). Todo lo que sabía acerca del Mesías seguía enseñándolo fielmente. La desventaja era que el solo había “conocido el bautismo de Juan”. Juan había proclamado un bautismo de arrepentimiento, no un bautismo de Fe en Cristo Jesús. Aunque Apolos articulaba con fidelidad los hechos acerca de Jesús (su nacimiento, ministerio, muerte y resurrección), no conocía la obra del Espíritu Santo, el progreso del Reino de Dios y el Camino de Dios” 
                                                                                      
De Nuevo ¿Qué enseñaba Apolos? A estas alturas que muestra este pasaje de Hechos 18, ¿Estaba absolutamente exento de error el mensaje de Apolos? Bueno creo que la ignorancia de tantas cosas fundamentales de la doctrina: "no conocía la obra del Espíritu Santo, el progreso del Reino de Dios y el Camino de Dios” no hay duda que afectaba lo sustancial del mensaje del Evangelio. ¿Fue considerado Apolos como un hereje por Priscila y Aquila?, Leamos:
                                                                                            
Hechos 18.26-28
Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios. Y queriendo él pasar a Acaya, los hermanos le animaron, y escribieron a los discípulos que le recibiesen; y llegado él allá, fue de gran provecho a los que por la gracia habían creído; porque con gran vehemencia refutaba públicamente a los judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús era el Cristo. 

   
El texto bíblico nos dice que no; sino que con Gracia le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios. Y corregidos los errores, le animaron a seguir y llegó a ser su ministerio (el de Apolos) de gran provecho para la Iglesia. ¿Cuántos “Apolos” puede haber hoy, que literalmente ignoran?

¿Les aplaudimos? Absolutamente no. Pero es nuestro deber antes de llegar a conclusiones erradas y condenarle, exponerles más clara y exactamente “El Camino de Dios” ¡Oh Dios, cuanta necesidad de “Priscilas y Aquilas”! Si no hubiese sido así, que alguien hubiese venido a sacarme del error jamás hubiese conocido la Verdad en la Dimensión que la conozco. Si alguien no hubiese expresado hacia mí la paciente misericordia de Dios, ¿dónde estaría hoy?   

  
Verdad es que aun en su misericordia Dios nos permite ver y oír a hombres que consideramos verdaderos creyentes militando en “ciertos disparates” que a nuestro entender no es conforme a ciencia. Y sin embargo sabemos que nos es imposible descalificarles absolutamente.[8] Si bien, es nuestro deber condenar el error, aun así es menester no juzgar a nadie antes de tiempo: 
                                                              
1ª Corintios 4.5
5Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios. 

      
Volviendo a nuestro Texto en Referencia:    
      
Juan 8.44
44Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

      
Nuestro amado Salvador, confirmando que solo hay dos linajes espiritualmente hablando en esta tierra, El de Dios, sus Hijos en Cristo y los hijos del diablo, establece una notoria señal del linaje malvado. Así como su padre, el diablo, no ha permanecido en la Verdad, sino que eligió la mentira, haciéndose el padre de la herejía, así también sus hijos hacen.

Hay muchos herejes por ahí cuya herejía es evidente, y es nuestro deber no solo combatir la herejía, sino al hereje mismo  
    
2ª Timoteo 2:
Más evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad. Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto, que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos. Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.
    
Sin embargo, así mismo, no hay duda. Hay quienes se hallan enseñando y viviendo doctrinas propias del error, en la ignorancia, y es nuestra oración que estos sean alumbrados, y viniendo al conocimiento apropiado vivan y enseñen la verdad.
   
Solo para terminar, querida hermana perdóneme mi discapacidad pedagógica si al oír mi enseñanza le pude ser tropiezo, la presente respuesta si bien es para usted, no así lo es la vehemencia que le acompaña, perdóneme si aproveché la ocasión para que muchos reflexionáramos en esto. Espero no haber incrementado sus dudas.

Por lo demás, es nuestra oración que hagamos la tarea completa Exhortemos, Edifiquemos y Consolemos[9] en el Amor de Cristo. Dios conoce los suyos y estos oímos su voz. Algunos más pronto y otros más lentamente (este es mi caso).

Oremos para que la Verdad triunfe, no que haya posibilidad de que falle, sino porque la oración es uno de los medios de la Gracia para alcanzar aquello que nos fue prometido, porque Orar es nuestra obligación, nuestra necesidad, pero por sobretodo nuestro deleite. 


     
Pr. Manuel Cendales S. 
palabraprofetica@hotmail.com



1 Para ejemplo solamente dos citas.
2 Diccionario DRAE.
3 Hebreos 6.4-8
4 Apóstoles, Profetas, Evangelistas, Pastores y Maestros.
5 Hebreos 5.11-14
6 Pastor de la Iglesia Bautista de la Gracia en Santiago Republica Dominicana, exponiendo su primer sermón en el taller para  pastores “DENUNCIANDO LOS FALSOS MAESTROS” dado en la Iglesia Comunidad Cristiana Reedificando en Bogotá Colombia. En Agosto del 2009.
7 Efesios 1.15-18
8 Mateo 13.24-30
9 1ª Cor 14.1-2