¿Por qué…los de limpio Corazón?

Pastor Manuel Cendales S.


¿Por qué…los de limpio Corazón?

Texto en referencia:
____________________________________________________________________
Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Mateo 5.8
____________________________________________________________________


En la última temporada en mi iglesia local vengo predicando una serie de sermones que he titulado FELICES, tratando, por segunda vez en los últimos años, de recorrer todo el sermón del monte. Esta serie tiene como base las “Bienaventuranzas” con las que nuestro Señor y Salvador da inicio al sermón.                                                                       

Coincido con aquella opinión histórica de los piadosos hombres que profundizaron en el tema y que concluyen que el sermón del monte es la descripción del carácter no de unos especiales creyentes, sino de todo cristiano. El Reino de Dios “en nosotros”.
                                                             

Las Bienaventuranzas son el camino seguro de felicidad eterna que emprende todo hombre que regenerado por el Espíritu Santo. Comienza por saberse “pobre de espíritu”, “llorando” su condición pecadora, bajo tal circunstancia tiene en poco el ser humillado, no se ofende por cuanto ahora es “manso”. Un “hambriento y sediento” de aquella justicia que no confía en sus propias obras (pues son inmundas) sino que espera por la fe en aquella alcanzada por su Salvador cuyo clímax fue la Cruz. Aquel que ha sido consolado y saciado. Ese que habiendo sido recibido en misericordia aprendió por el Espíritu de Dios a ser “misericordioso”.
                                                                                   

Quisiera profundizar mucho más en cada una de las “preposiciones” anteriores, sin embargo, quisiera ir al punto que dio lugar a nuestra presente reflexión “Felices los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”. ¿Por qué…de Corazón?
                                                                          

1. Un rotundo no al intelectualismo.
                                                                                 

Permítanme decirlo de otra forma. Quisiera que notáramos que hay un énfasis planeado, dirigido, intencionado de parte del Señor no hacia el intelecto per se, no a la voluntad, sino al corazón Creo que hay dos extremos sumamente peligrosos en cuanto a asumir la Fe cristiana se refiere. 
                                                                                 

El primero, es no darle ningún crédito al intelecto y asumir la “clásica postura” de desdeño frente a la importancia de la doctrina invocando equivocada y descontextualizadamente a Juan cuando dice: 
                                                                               

Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas. 1a Juan 2:20
                                                                                 

Noten que fuera del contexto pareciera que tener la “unción”-que refiere al Espíritu de Dios- niega la necesidad de prepararnos intelectualmente, de ignorar la importancia del conocimiento apropiado de la doctrina con el artilugio “que el creyente ya lo sabe todo”
Y pareciera que el apóstol Juan confirmase esta “extraña forma de interpretación” versículos más adelante:
                                                                             

Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él. 1a Juan 2:27.
                                                                                        

Si esta interpretación fuera correcta la “epistemología[1] de Juan se derrumbaría pues el mismo está enseñando a otros. Está instruyendo a la Iglesia. Contradiciendo lo que estos extraños intérpretes dicen que su carta enseña.
                                                                                     

Por otro lado no es lo que indica el contexto del pasaje. En los versículos 21 y 22 Juan les dice, a los destinatarios de su carta, que les ha escrito estas cosas a pesar que ellos ya las sabían. Al respecto Kistemaker dice:
                                                                              

“Juan escribe que los creyentes no son ignorantes sino que conocen la verdad, reconocen al Hijo y permanecen en El y en El Padre. Ellos deben tener bien en claro que hay personas que están tratando de extraviarlas del camino de la verdad de la palabra de Dios” [2] .
                                                                                

Esto es a lo que se refiere cuando dice que no tienen ya necesidad que se les enseñe. El Espíritu Santo ya se lo ha enseñando usando otras oportunidades, otros maestros- probablemente Pablo-, otras circunstancias. 
                                                                         

El segundo extremo es atribuirle al intelecto un papel de supremacía en cuanto a la Fe y vida cristiana. Lamentablemente el péndulo de la “cristiandad contemporánea” protestante oscila de tal manera que o está en el primer extremo o en éste. El del intelectualismo.
                                        
                                                                          

En filosofía, se denomina intelectualismo a la postura de quienes dan al intelecto preeminencia frente a lo afectivo y frente a lo volitivo. Por extensión, a cualquier exageración del papel del intelecto. ” [3] .
                                                                               

Ciertamente Dios hizo al hombre y le doto' de inteligencia porque quiere revelarse al hombre de una manera inteligente. Recordemos que al explicar a sus discípulos “la parábola del sembrador” dijo textualmente:
                                                                            

Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino. Mateo 13:19.
                                                                

Pero tal comprensión, si bien pasa por la mente ha de ser llevada al corazón. Leamos lo dicho por el rey Salomón en sus Proverbios:
                                                                                           

Hijo mío, no te olvides de mi ley,
Y tu corazón guarde mis mandamientos;
Porque largura de días y años de vida
Y paz te aumentarán.
Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad;
Átalas a tu cuello,
Escríbelas en la tabla de tu corazón;
Y hallarás gracia y buena opinión
Ante los ojos de Dios y de los hombres.
Fíate de Jehová de todo tu corazón,
Y no te apoyes en tu propia prudencia. Proverbios 3:1-5
                                                                                   

Permítame  citar al Dr. Martyn Lloyd-Jones, un hombre piadoso de corazón y fe reformada cuya obra teológica y exegética arroja mucha luz a la comprensión del texto sagrado:
                                                                          

Tenemos que volver a recordar que la fe cristiana no es en último término una cuestión de doctrina, o comprensión, o intelecto, sino que es un estado del corazón. Agrego inmediatamente, sin embargo, que la doctrina es absolutamente esencial; la comprensión intelectual es absolutamente esencial, vital. Pero no es solo esto. Tengamos siempre cuidado de no contentarnos con solo asentir intelectualmente a la fe o a un número dado de preposiciones. Tenemos que hacerlo así, pero que terrible es detenerse ahí. Cuando las personas han tenido solo interés intelectual en este terreno a menudo han sido maldición para la Iglesia. Esto se aplica no solo a la doctrina y a la teología. Se puede tener un interés puramente mecánico por la Palabra de Dios, de modo que ser tan solo estudioso de la Biblia no quiere decir que todo vaya bien[4] .


De nuestro pasaje en referencia: Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Mateo 5.8, dice Lloyd-Jones “No alaba a los intelectuales; lo que le interesa es el corazón
                                                                    

Notemos, para cerrar este punto, que Dios nos constituyo en nuestro fuero interior en tres dimensiones inseparables, igualmente prepodederantes y que jamás –dije bien- jamás se separan en el continuo y cotidiano “quehacer” del alma humana. Intelecto, afectos y voluntad. 
             

2. Busca por dentro.
                                                  
Si bien, la palabra para corazón en griego es καρδία –kardía- que connota pensamientos o sentimientos (mente). La primera intención es aludir al interior del hombre, su interioridad integral. En palabras del Dr. Martyn Lloyd –Jones: “…según el uso común bíblico esta palabra corazón significa el centro de la personalidad. No quiere decir tan solo la sede de los afectos y las emociones. Esta bienaventuranza no quiere indicar que la fe cristiana sea algo básicamente emotivo, no intelectual o perteneciente a la voluntad. En absoluto. Corazón en la biblia incluye las tres cosas[5].
                                                           

Buscar por dentro seria una frase apropiada. Además que sintoniza correctamente con aquello de que el tema principal del Sermón del monte, es el carácter del cristiano, el reino de Dios “en nosotros”-los creyentes por supuesto-.
                                                                 

Otra razón, sin duda primordial, del por que'…los de limpio corazón, es porque el mismo Señor a lo largo de toda la Escritura insiste que hay esta la raíz del problema humano, esto es el pecado. En el Antiguo Testamento encontramos muchas porciones textuales al respecto:
                                      

En Génesis 6 Dios mismo afirma que el problema del hombre es que lleva el mal por dentro. 
                                                               

Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Genesis  6:5
                                                                     


Notemos que Dios no atribuye los pensamientos al intelecto meramente, como algunos podrían pensar sino al Corazón. Depravación total. Corrupción radical. Todo su fuero interno esta corrupto por tanto toda la persona espiritual-material.

El salmista por ejemplo al amonestar a Israel y recordarle a su generación la importancia de preservar y ensennar la Palabra de Dios a sus hijos, les insiste en  cual fue la base del problema por el cual tantos perecieron bajo el juicio divino en el pasado y afirma:
                                                                  

Pues sus corazones no eran rectos con él,
Ni estuvieron firmes en su pacto. Salmo 78:37
                                                                  

Pero como para no alargar esta pequeña reflexión. Cuando vino el excelso e inerrante intérprete de la Escritura, pues esta su propia palabra y voluntad, El Señor Jesús dijo a los judíos y por implicación hoy a nosotros: 
                                                                

¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. Mateo 12:34
                                                             

Notemos, insisto, que el hombre es bueno (justo) o malo (impío) según sea su corazón. De donde inferimos que el cristianismo no es un mero sistema de pensamiento (o filosofía). Tampoco un sentimiento compulsivo [6] . Judas lloro su traición a Cristo pero eso no quiso decir que se hubiera arrepentido. Ni por supuesto que la voluntad sea autónoma e independiente del intelecto y los afectos sino que tal como lo muestra Martin Lutero [7] esta obedece a la naturaleza (justa o impía) del individuo. Esto es lo que podemos entender del siguiente texto expresado por Jesús:
                                                                    

El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. Mateo 12:35
                                                                      
3. Un rotundo No al ritualismo
                                          

Pretendiendo hacer claridad en lo que significa el término ritualismo- si prefiere, lo que quiero decir con ritualismo- me encontré con una sorprendente definición en el internet a saber:
                                                   

Ritualismo m. Secta protestante inglesa que da gran importancia a los ritos y tiende a acercarse al catolicismo[8] .
                                                                

Pues si bien tengo que confesar que no profundice en el por qué de esta definición, es, sin embargo, la idea esencial de lo que quiero comunicar. 
                                                           

Para ser puntual, en primer lugar, invocando otra vez el comentario del Dr. Lloyd – Jones, como él, yo creo que en el texto referencia, ...Felices los de limpio corazon... históricamente hablando, Jesús alude a los fariseos. “La gran acusación que siempre les hizo fue que se interesaban por la apariencia externa de las cosas y no por lo de adentro. Desde el punto de vista externo aparecían irreprochables. Pero por dentro estaban llenos de rapacidad y maldad[9] . 

                                                                

En segundo lugar, en otras ocasiones el divino Maestro acusó a los fariseos de cambiar la ley de Dios por tradiciones de hombres particularmente en el tema ritual, en el caso que sigue el “lavamiento de las manos”
                                                                     

Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo:
Este pueblo de labios me honra;
Mas su corazón está lejos de mí.
Pues en vano me honran,
Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.
Y llamando a sí a la multitud, les dijo: Oíd, y entended:
No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre. Mateo 15:7-11.
                                                    

Volviendo a la iglesia contemporánea y su péndulo de oscilación ¿no le parece que es altamente probable que caiga en esta práctica por no entender a que se refería el Señor con esto del corazón?
                                                       

Finalmente: Los de Limpio corazón
                                               

Manteniendo en este último texto de Mateo cabe preguntarnos ¿de dónde proviene la infelicidad humana? Ya que en nuestro texto en referencia… Felices los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios…  Cristo está indicando el único camino seguro hacia la felicidad real y permanente afirmando que lo se requiere no es un mero “cambio de pensar (Intelecto)” o “afectiva (actitud) positiva” sino radicalmente un cambio de corazón:
                                                             

Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero el comer con las manos sin lavar no contamina al hombre. Mat 15:18-20

Para terminar recordemos que cuando David cometió uno (de sus muchísimos [10] ) pecados, quizás el más execrable ya que lo llevo' al asesinato, que fue su adulterio con Betzabe, el que desembocó en la muerte del esposo de 'esta: Hurias Heteo. En su oración de arrepentimiento, el rey  no pidió…. Señor dame una actitud positiva o cámbiame mi manera de pensar, sino que pidió de manera urgente:

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
Y renueva un espíritu recto dentro de mí. Salmo 51:10.

Manuel Cendales S.



[1] En Palabras sencillas La epistemología “es la razón del porque creo lo que creo”
[2] Simón Kistemaker. Comentario al Nuevo Testamento pág. 225.
[3] http://es.wikipedia.org/wiki/Intelectualismo
[4] El Sermón del Monte. Tomo Uno. Pag145. El Estandarte de la Verdad
[5] El Sermón del Monte. Tomo Uno. Pag146. El Estandarte de la Verdad.
[6] Dicho de una persona, que padece necesidad irrefrenable de realizar determinados actos; Dicho de un acto, realizado por una compulsión irrefrenable; "La compra compulsiva comparte algunos rasgos con las conductas adictivas (se les llama también adictos a comprar o «shopaholics»), particularmente ...
es.wiktionary.org/wiki/compulsivo
[7] Recomiendo lea “La voluntad esclava”. Obras de Martin Lutero. Volumen 4. Editorial LA AURORA.
[8] http://www.wordreference.com/definicion/ritualismo
[9] El Sermón del Monte. Tomo Uno. Pag145. El Estandarte de la Verdad.
[10] Recomiendo que lea “El rey pastor”. Lecciones de la vida de David. Por Roger Ellsworth.Editorial Peregrino

¿Conductismo o Evangelismo?

Pastor Manuel Cendales S.
 ¿Conductismo o Evangelismo?    
Tomado de "Primera Nota"  Editorial de la Revista Palabra Profética. Mes Mayo 2010
Texto en referencia
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.  


----------------------------------------------------------------------------------------------     
No es mi propósito polarizar la predicación contemporánea, y podría responder afirmativamente que hay muchas gamas de desaciertos en el sermón actual, que lejos de llevar a Cristo a sus prosélitos –tales predicadores-  los empujan a alejarse cada vez más del Señor. Sin embargo, la Biblia  vehemente y enfáticamente  polariza entre justo e impío,   caliente y frío, Cristo y Belial, La verdad y la mentira.  ¡No dice que hay verdades a medias!


Una muy buena pregunta que debería hacerse la iglesia -particularmente los que desarrollan la Gloriosa tarea de predicar- en relación con su labor y el fruto de la misma seria: ¿Estoy conductizando o Evangelizando? Porque son dos cosas no sólo diferentes sino totalmente opuestas al deseo de Dios, según lo expresan sus Santas Escrituras. Permítame tratar de definirle de la manera  más sencilla posible “Conductismo”:


“ Corriente de la psicología inaugurada por John B. Watson (1878-1958) que defiende el empleo de procedimientos estrictamente experimentales para estudiar el comportamiento observable (la conducta), considerando el entorno como un conjunto de estímulos-respuesta, el enfoque conductista en psicología tiene sus raíces en el...   funcionalismo y en la teoría darwiniana de la evolución, ya que ambas corrientes hacían hincapié en una concepción del individuo como un organismo que se adapta al medio (o ambiente)”.“Para el Conductismo la Psicología debe ser ciencia eminentemente práctica, sin nada de introspección, y teniendo como objetivo la predicción y el control de la conducta. El hombre no es otra cosa que la suma de condicionamientos habidos.   Negó la existencia de cualesquiera caracteres o facultades innatos.    Quien lea el ensayo de Watson citado se dará cuenta inmediatamente de la influencia ejercida sobre el conductismo por la experimentación con los animales. El aprendizaje que se verificaba en un ratón adiestrado al recorrer un laberinto parecía consistir en la adquisición de una serie de movimientos más que de nociones.”  (1)

El conductismo es una extensión del evolucionismo, que considera  que el  hombre es un animal superior, pero animal al fin y al cabo. Ahora bien,  ¿No es el conductismo el método de enseñanza por excelencia en muchas comunidades cristianas?                                                                                                                 


El  tipo de sermón conductista en su fase más simple,   mediante estímulos, que van desde   sencillos a complejos, enarbola  lemas reiterativos tales como; “aleluya, gloria a Dios, amén”, “éste es el año de la cosecha”, “Dios hará de ti una nación” o a través de himnos o cánticos espirituales específicos que han sustituido la adoración por una especie de declaraciones que en nada difieren de las “barras bravas del Fútbol rentado” y que abuchean con el fin de alcanzar un avivamiento; A otro nivel son  sermones llenos de exigencias de  buena conducta (legalistas),  y presentando la Biblia (Palabra de Dios), como una especie de libro de leyes fijas y permanentes que de ser aplicadas  obtendrán invariablemente el mismo resultado (2+2=4), con ideas centrales tales como “ayuna  y vencerás”, “confiesa y recibirás”, “cree y tú y tu casa serán salvos”. Estas estereotipadas predicaciones buscan  indefectiblemente una cosa: que el “pueblo de Dios”, como el ratoncito del laberinto (conductizando), responda a sus intereses, que en muchas ocasiones, sólo buscan saciar el voraz apetito de poder, honra y riquezas de estos predicadores.


 Ahora, cierto es que éste  primer nivel de conductismo también lo predican personas sinceras, que aman el cuerpo de Cristo, pero que desconocen no sólo las Escrituras y sus doctrinas, sino las estrategias del diablo, encubiertas mediante  hombres malvados y de antemano condenados que introducen a la Iglesia doctrinas de demonios. (2)  Cerremos esta primera parte con esta breve idea de conductismo:


“Los antecedentes filosóficos del conductismo se basan en el determinismo o realismo científico. Sostiene que el hombre es la combinación de su herencia genética y de su experiencia en la vida, excluyendo variables filosóficas tales como "intencionalidad innata', "alma" y otros elementos” (3)



Tales sermones niegan implícitamente la voluntad y el alma humanas, y si el evangelio es esencialmente predicado para Salvar el alma ¿Cómo alcanzar a los perdidos? Ciertamente, no es sólo cambiando su conducta, es necesario que nazcan de nuevo.

Queridos obispos, el “conductismo cristiano” presenta  una  segunda fase más compleja, y que sin embargo, aunque  se viste de “conocimiento” busca el mismo objetivo: generar conducta y nada más.

Como respuesta a los primeros conductistas del siglo XIX, surgió una corriente que pretendía conocer mejor el alma humana y que no creían necesitar  apelar a la Biblia, La  Palabra Divina; que desconocieron abiertamente al Padre de las almas quien verdaderamente conoce y ama el alma humana, Dios. Tal corriente fue “encabezada  por psicólogos alemanes como Wertheirmer, Kohler, Koffa y Lewin. El desarrollo de esta línea cognoscitivista fue una reacción contra el conductismo de Watson Holt y Tolman rechazaron fuertemente conceptos de condicionamiento y enfatizan desde su punto de vista que los individuos no responden tanto a estímulos sino que actúan sobre la base de creencias, convicciones actitudes y deseos de alcanzar ciertas metas, esta posición es conocida como conductismo-cognoscitivista” (4)




Pareciera ser la corriente apropiada y verdadera, pero confía que la  mera creencia (Firme asentimiento y conformidad con algo) y el deseo son suficientes, rechazando  lo que dijo el Señor; “... no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia...” (Romanos 9.16)

Bajo esta línea de predicadores, se hallan incluso hombres eruditos que le han dado el pedestal al conocimiento, que piensan   erróneamente, que el solo conocimiento de las grandes doctrinas, la moral de Dios  y  su bendita ley serán suficientes para  cambiar al hombre; y a la verdad, al igual que el grupo de lo que he llamado “la primera fase” logran cierta transformación, sólo que de una manera externa y superficial, llevando al pueblo a lo que el apóstol llama una “fe fingida”, pero para explicarlo, permítame presentar otra  definición de conductismo, que por más corta no deja de ser profunda y beneficiosa para nuestra exhortación:

“Orientación metodológica que estudia el comportamiento sobre las relaciones de estímulo y respuesta y a partir de la conducta y de las reacciones objetivas, sin tener en cuenta la consciencia, que es considerada un epifenómeno” (5)


Noten, sin tener en cuenta la conciencia.  ¿Es importante la conciencia en la evangelización? Y ¿Qué es conciencia según la Biblia?

Conciencia viene de una palabra griega Συνείδησις  suneídesis “conciencia moral”. Es decir esa área del alma que indica al individuo que existe una ley divina y que le revela su estado frente a las demandas de justicia de ésta.  Pablo, preocupado por las falsas doctrinas le  ruega a Timoteo que se quede en Éfeso para que mande que no se enseñen doctrinas diferentes ¿Por qué las veía diferentes?



Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida, de las cuales  cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería, queriendo ser doctores de la ley, sin entender ni lo que hablan ni lo que afirman. 
1ª Timotea. 1.5-7



Bueno, no hay duda de que el propósito de tal  mandamiento es que la predicación, apelando no a la conducta o al mero intelecto, apele a la conciencia y dé como resultado que los profesantes fueran el fruto de la Fe sobrenatural que otorga Dios a sus escogidos y no el resultado de una construcción interna meramente cognoscitiva y psicológica; es decir, una especie de autosugestión.


Trayendo a colación nuestro pasaje  referencia de la  presente nota editorial ( 2ª Tim. 3.14), Pablo insta a Timoteo a persistir (deseo + voluntad) en lo que has aprendido (conocimiento no meramente intelectual sino fruto de la iluminación del Espíritu por la predicación ungida del genuino Evangelio; El de Cristo crucificado, en el cuál la sabiduría humana no es el fundamento) (6) y te persuadiste ; una clara apelación a la introspección que el conductismo niega; un llamado a la  conciencia que da testimonio al corazón (7) , la que generalmente por el pecado es mala, está cauterizada o en el mejor de los casos debilitada (8) y requiere de la graciosa y misericordiosa operación, nada menos , ni nada más, que del  GLORIOSO DIOS, del Espíritu Santo.


Todo esto en relación a los receptores de este tipo de “mensaje chatarra” pero  y ¿Qué de los que predican tales “doctrinas” y aplican métodos meramente conductistas que por su propia naturaleza  producen gente “religiosa” , con conductas externas cual lápidas blanqueadas? No hay duda que se han hecho “obreros desaprobados que no usan bien la Palabra de Verdad”.
                                                                                          


Al mismo Timoteo, Pablo insiste que la clave del Evangelio es ir al corazón del pecador (¡y los creyentes también pecamos!).


Manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos, de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar 1ª Tim. 1.19-20

Y  no hay duda de que el propósito es mantener FE y una buena conciencia, aspectos  de los que hombres réprobos como Himeneo y Alejandro carecían, los hábitos y el conocimiento per sé , nada son, si nuestro mensaje no va al corazón. 

Permítame terminar con una cita del libro “Cuando no se disipan las tinieblas(9) que nos permitirá de una manera ilustrada aplicar esto a nuestras almas:


“El rey Carlos le preguntó a John Owen, el más importante contemporáneo y teólogo puritano de Bunyan, por qué había ido  a oír a un manipulador inculto predicar (refiriéndose a Bunyan)... respondió: Voluntariamente cambiaría mi conocimiento por el poder de ese (Bunyan)...   de tocar los corazones de los hombres.”



Manuel Cendales S.

palabraprofetica@hotmail.com

(1) http://www.espaciologopedico.com/
(2)  Judas 4; 1ª Tim.4.2
(3) http://dipromepg.efemerides.ec/teoria/t1.htm
(4) http://dipromepg.efemerides.ec/teoria/t1.htm
(5) Epifenómeno. m. Psicol. Fenómeno accesorio que acompaña al fenómeno principal y que no tiene influencia sobre él. Diccionarios DRAE
(6) 1ª Cor.1.18-21 ss ; 1ª Cor 2.1-5
(7) Romanos 2.15;
(8) 1ª Cor. 4.4;1ª Tim. 4.2; 1ª Cor. 8.7
(9) Editorial Portavoz. John Piper.Pag. 21        
Puedes dejarnos tu comentario sobre este blog 

¿Por qué no te callas?

Pastor Manuel Cendales S.
¿Por qué no te callas?


Pasaje en referencia:
Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. Isaías 53:7


Al leer la pregunta con que se titula este articulo algunos podrían pensar que estoy invocando la célebre frase que el rey de España dirigió hace algún tiempo al presidente de Venezuela, cuando éste último no paraba de proferir palabras vehementes y llenas de ofensas y sarcasmos contra sus contradictores. Mi respuesta seria: no exactamente. ¿Pero no es verdad que, en pocas ocasiones es la actitud ( la del mandatario venezolano) que asume el creyente cuando es vituperado o abusado por razones de su fe o principios bíblicos que sostiene? Hemos de reconocer que la conciencia del creyente oye constantemente esa misma frase imperativa, ya no de labios de un rey terrenal, sino del Rey de reyes y Señor de señores; Ojalá la obedecieran, traería sanidad y paz las almas de quienes como creyentes, hijos de Dios, sufren a sus enemigos quienes con odio, opresión, mentira, malicia y toda suerte de patrañas pretenden sin éxito (no lo lograran) detener el buen, agradable y perfecto propósito de Dios para sus vidas.

Quisiera empezar la presente reflexión con algunas preguntas que me propongo responder a la Luz de las Escrituras.
  • ¿Por qué relieva el profeta Isaías el hecho de qué Cristo calló?
  • ¿Por qué calló Jesús cuando era objeto de tanta injusticia?
  • ¿No era esta una oportunidad en la que Cristo pudiera destruirlos con el poder de su boca?
  • ¿Cuál debe ser la actitud del creyente frente las injusticias que sufre?
  • ¿Por qué no te callas?
Creo que si logramos dar mediana luz bíblica a estos asuntos, Usted que se considera afrentado y traicionado en su fe hallará consuelo, descanso y fortaleza para continuar en la batalla como buen soldado de Cristo:


Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. 2ªTimoteo 2:3.


No existe ningún verdadero cristiano que no atraviese constantemente periodos de angustia, generalmente como consecuencia del pecado- Ese no es el caso en el que nos queremos hablar- más bien cuando es vituperado injustamente. Esa angustia que viene como tiniebla al corazón, y nubla la mente, oscuridad cuyo objetivo es llevar al desespero y pecado. Tal como lo expresa Elihu, el más sensato amigo de Job:


“Porque nosotros no podemos ordenar las ideas a causa de las tinieblas. Job 37:19.


Angustia que, lamentablemente en no pocas ocasiones, es traducida en actitudes, actos, pero particularmente en palabras que, a la postre, en cambio de mitigar aumentan el dolor y la pena. Peor aún, palabras que buscan vengarse del prójimo, que son contra éste, pero sobre todo contra Dios, por cuanto no provienen de un corazón que reposa, descansa, confía en Dios. En su voluntad decretada, en su Palabra.


El pasaje en referencia nos permite ver al siervo sufriente. Ningún pasaje como este (Isaías 53) en la Biblia nos muestra tan vívidamente la obra expiatoria de Cristo en la cruz, su mansa actitud y carácter. Las de un hombre santo frente a las tan “eternamente condenables” injurias e injusticias de sus “trasquiladores”.


1. ¿Por qué relieva el profeta Isaías el hecho de qué Cristo calló?


No hay duda que Isaías, en su énfasis, buscaba alumbrar el entendimiento de los Israelitas en la interpretación de la ley, muy especialmente en aquello de “ojo por ojo y diente por diente” que interpretaba y aplicaba tan literalmente sin comprender el amoroso y misericordioso espíritu de la misma.
                                                                 
                                                                    
Por otro lado la figura del “cordero pascual” personificado o como anti-tipo o cumplimiento del “animal ceremonial y representativo”, es decir Cristo, El Mesías, el que debía morir por los pecados de su pueblo. Es por ello que Juan el bautista lo presenta al comienzo del ministerio público mesiánico como “El Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. No pudo existir una mejor analogía que la de un cordero llevado al matadero para ilustrar la humildad y mansedumbre silenciosa y de ninguna resistencia al sacrificio y vituperio de nuestro Cristo.


2. ¿Por qué calló Jesús cuando era objeto de tantas injusticias?


Bueno, porque su inocencia debía hablar por sí misma. Sujeto a todas las autoridades esto incluye las civiles debían acatar las decisiones de la misma. Su juicio fue el más perverso de la historia humana. Las pruebas que de El se conocían, los testimonios de terceros y el suyo propio eran de bondad, misericordia, integridad sin mácula y amor tan claras que eran contundentemente elocuentes para llamarlo justo. Pero contrataron falsos testigos para condenarlo. Incluso el mismo Poncio Pilatos no hallo razón en Él para condenarlo.


Esta porción nos muestra al Mesías en su dimensión humana. Si bien Hebreos 7.27 nos dice que Él se ofreció así mismo, nadie le quito la vida sino que Él la puso. Aquí nos dice que se sometió a ser llevado, a la manera que una oveja es llevada por sus degolladores. El Hombre 100% profeta, sacerdote, y ofrenda a la vez sin dejar de ser 100% Dios.


Esta fue la obra del hombre, para ser ejemplo de sus escogidos, de cómo confiar en el eterno plan de Dios y callar ante su sabiduría. De cómo descansar no en su propia justicia sino la del Creador, y esperar en sus cuidados en silencio. Su silenció es, para Isaías, más allá del carácter santo y manso del Señor, el silencio del que sabe que “todo ayuda para bien” , del que entiende que tal sufrimiento es parte del plan de Dios, y en últimas tiene por prioridad vivir y morir para la Gloria de Dios.


Tras la injusticia de los hombres se hallaba en acción la justicia de Dios que es en Cristo para Salvación. Hay una prefigura, o ilustración si prefiere, de esta realidad en el Libro de Ester (A.T.). Aman (figura de Satán) prepara la horca para Mardoqueo (figura de Cristo). La razón es que odia al pueblo de Dios porque no recibe veneración de él y especialmente quiere ver muerto a Mardoqueo. La injusticia preparada por el enemigo de Dios y su pueblo termina siendo el medio de justicia usado por Dios para destruir a Aman. Lo justo de Dios detrás de la injusticia de los hombres. ¿No fue este mismo principio que proclamó José al reencontrarse con sus hermanos quienes quisieron matarlo y lo vendieron como esclavo?


3. ¿No era esta una oportunidad en la que Cristo pudiera destruirlos con el poder de su boca?


No hay duda que el silencio amoroso, paciente y compasivo de Jesús con sus detractores tiene que ver con el propósito de su primera venida (redentora). En su segunda venida (Juicio) Cristo vendrá en el resplandor de su gloria y sin relación con el pecado (Ya no vendrá como oveja, sino león de la tribu de Judá) para Juzgar y matar con el poder de su boca a sus enemigos:


… el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida;2Ts 2:8b


Pero en el contexto de nuestro pasaje referencia el profeta Isaías habla de su venida expiatoria, venida llena de Gracia y de Verdad. El apóstol Juan en su evangelio la describe como “una venida de amor”




Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. Juan 3:16-17.


Cuando su boca se abrió fue llena de Gracia y Verdad, gracia para sus enemigos (todos los hombres y no solo quienes lo crucificaron), por cuanto todos pecaron y están destituidos de la Gloria de Dios. ¿No cree Usted que frente a los vituperios y mentiras que se levantaron contra Cristo, Él hubiera podido, si hubiera querido, llamar sus ángeles para que destruyeran no solo a esa generación sino toda la raza humana? Pero calló por amor de Usted (Si en verdad es creyente).


Aun cuando le preguntaron cosas gloriosamente ciertas y dignas de expresar calló. No queriendo sin duda ser tropiezo para el amoroso plan del Padre,


Más Jesús callaba. Entonces el sumo sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios viviente, que nos digas si eres tú el Cristo, el Hijo de Dios. Mat 26:63.

Jesús, pues, estaba en pie delante del gobernador; y éste le preguntó, diciendo: ¿Eres tú el Rey de los judíos? Y Jesús le dijo: Tú lo dices. Y siendo acusado por los principales sacerdotes y por los ancianos, nada respondió. Pilato entonces le dijo: ¿No oyes cuántas cosas testifican contra ti? Pero Jesús no le respondió ni una palabra; de tal manera que el gobernador se maravillaba mucho. Mat 27:11.




4. ¿Cuál debería ser la actitud tuya frente a las injusticias que recibes?


Bueno, he escuchado muchas respuestas algunas hilarantes e hirientes. Unos podrían decir “el que se mete a redentor muere crucificado” o la más usada en Colombia por muchos cristianos “manso pero no menso” como justificación de responder mal por mal, venganza propia. Pablo al hablar de la vida nueva en Cristo nos dice lo primero tener en cuenta:


Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo. Efe 4:20


Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo dijo el mismo apóstol en otro lugar. Nuestra actitud tiene un modelo a seguir: Cristo Jesús. Nuestro modelo no es la iglesia, ni siquiera los pastores, es Cristo. Aprended de mí que soy manso y humilde afirmo el Maestro. No es una línea o modelo eclesial o denominacional, por bíblico que parezca quien nos debe regir, la última palabra nunca la tendrán los hombres por santos que sean y/o se muestren, Cristo es la primera y la última. El Alfa y la Omega, el principio y el fin.


Es verdad que cuando enfrentamos el vituperio, el abuso, el menosprecio y humillación injusta de parte de nuestros enemigos, que en no pocos casos son hermanos en la fe (¡sorprendentemente!)… yo mismo lo he experimentado… Nos vemos tentados a maldecir, a murmurar y a estar abiertamente en desacuerdo con el decreto de Dios (cosa que nunca hicieron hombres santos como José e infinitamente menos Jesús). Como si tales circunstancias estuvieran fuera del control de Dios… también he pasado por esto.
Nuestro viejo hombre se queja contra los enemigos (lo más natural –diría alguien-) contra Dios y su bondadosa voluntad. Quizás debiéramos recordar que Nehemías hace memoria de como el malvado Balac contrata a Balaam para maldecir al pueblo de Dios y afirma:


…por cuanto no salieron a recibir a los hijos de Israel con pan y agua, sino que dieron dinero a Balaam para que los maldijera; mas nuestro Dios volvió la maldición en bendición. Nehemías 13:2


Cada vez que el ataque venga y la incertidumbre propia de nuestra maldad dude de cómo actuar hemos de invocar lo dicho por el mismo Señor Y Salvador:


Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros. Mat 5:11-12


Nuestra reacción más inmediata es defendernos, justificarnos nosotros mismos, parlotear y vociferar contra el que consideramos enemigo, pero la divina orden es “¡Sean Felices!” ¿Por qué? Bueno porque así sabremos que estamos en el camino correcto. En el estrecho, en el que transitaron los santos profetas de Dios. Pero además… hay otra motivación… Porque nuestro galardón es grande en los cielos


5. ¿Por qué no te callas?


Una de las enseñanzas que más ha impactado en los últimos años mi vida es la de Santiago y muy particularmente con el tema de la boca. Santiago afirma y confirma lo dicho por el proverbista que el sabio es más sabio cuando calla que el necio cuando habla. Callar es propio de sabios. Los necios gritan, vociferan en descontrol, no saben que hay un Dios:
                              
¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz. Santiago 3. 13-18


Jesús no abrió su boca… enmudeció… Y no abrió su boca… Las razones hemos de recordarlas:
  • Su inocencia había de hablar por Él.
  • Confiaba plenamente en el plan del Padre.
  • Esperaba absolutamente en la justicia de Dios y no la de los hombres.
  • Pero sobre todo calló y aun calla de amor….

Canta, oh hija de Sion; da voces de júbilo, oh Israel; gózate y regocíjate de todo corazón, hija de Jerusalén. Jehová ha apartado tus juicios, ha echado fuera tus enemigos; Jehová es Rey de Israel en medio de ti; nunca más verás el mal. En aquel tiempo se dirá a Jerusalén: No temas; Sion, no se debiliten tus manos. Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos.Sofonías 3:14-17


Este fue el silencio redentor de Cristo. Y en esta profecía dice que a sus escogidos:


Le ha apartado de sus juicios…
Ha echado fuera sus enemigos…
Que un día no volverá a ver el mal…
Que pierda el temor…
Que no se debiliten sus manos…



¿Por qué no te callas? Él Gran Dios y Salvador está en medio de su pueblo. Se goza de alegría por lo que alcanzó con su ministerio mesiánico y calla… si aun calla de amor…
Si cierra sus labios oirá el estruendo de su voz, de su palabra de sus promesas y será consolado y fortalecido.


Manuel Cendales S.


palabraprofetica@hotmail.com

[1] Juan 1.29
[2] Lucas 23.4
[3] Deuteronomio 18.15
[4] Hebreos 5.
[5] Hebreos 5.
[6] 1Co 11:1